No erreis

Predicas Cristianas

Lo que conversamos y la forma en la que actuamos están íntimamente ligados y esto se pone de manifiesto con el tiempo. Lo que conversamos es como la gota que golpea la piedra hasta destruirla.

Al principio parece que no hacen nada las conversaciones que no edifican, las murmuraciones, los cuestionamientos. Pero al cabo de un tiempo terminan destruyendo la fe de quienes participan.

Leamos la palabra de Dios en 1 Corintios 15:32-34

Anuncios

Si como hombre batallé en Éfeso contra fieras, ¿qué me aprovecha? Si los muertos no resucitan, comamos y bebamos, porque mañana moriremos. No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres. Velad debidamente, y no pequéis; porque algunos no conocen a Dios; para vergüenza vuestra lo digo

El habla humana es un don divino

El habla humana es un don divino, porque “toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variaciónSantiago 1:17. Pero muchas veces no lo valoramos como es debido.

Esto hace que no nos demos cuenta que las conversaciones pueden consolidar amistades, resolver malentendidos, animar a los deprimidos, fortalecer la fe y enriquecer la vida espiritual, o que también pueden hacer todo lo contrario.

Pues “hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada; Mas la lengua de los sabios es medicinaProverbios 12:18. Pero, “el labio veraz permanecerá para siempre; Mas la lengua mentirosa sólo por un momentoProverbios 12:19.

Los siervos y siervas de Dios

Los siervos y siervas de Dios debemos tener conversaciones que curen y edifiquen, no que hieran y derrumben. Debemos usar la lengua para alabar al Señor tanto en lo público como en nuestras conversaciones privadas. Por lo tanto, debemos aprender a medir bien lo que decimos. ¿Por qué?

Porque: “yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenadoMateo 12:36-37. Es decir, somos responsables ante Dios de nuestras palabras.

Anuncios

Cuando el Señor nos dice: “No erréis”, es, por ejemplo, porque cuando participamos de conversaciones vanas, cuando participamos de esas charlas que no edifican estamos errando.

Este error nos lleva a ejecutar acciones erradas, que terminan corrompiendo las buenas costumbres, destruyendo la fe, y el ánimo de seguir al Señor.

Esto es algo que lo vemos en aquellos que hablaron mal de la iglesia, y que terminaron sin congregarse y apartados de Dios. Por lo tanto:

ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentesEfesios 4:29.

Un buen siervo de Dios sabe que la mejor forma de hacer lo que el Señor nos manda es entablando conversaciones espirituales:

Anuncios

porque de la abundancia del corazón habla la bocaMateo 12:34.

Y lo espiritual es lo importante para nosotros. Pero quizás sin darnos cuenta nuestra vida y nuestros pensamientos se han centrado en cosas secundarias.

Nuestra prioridades

Si ese es el caso, debemos cambiar nuestras prioridades para mejorar nuestras conversaciones y nuestra vida.

Y esto pido en oración, que vuestro amor abunde aún más y más en ciencia y en todo conocimiento, para que aprobéis lo mejor, a fin de que seáis sinceros e irreprensibles para el día de Cristo, llenos de frutos de justicia que son por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de DiosFilipenses 1:9-11.

Así también debemos tener cuidado con las conversaciones internas. Es decir, lo que hablamos en nuestro interior.

Anuncios

Esos pensamientos que vienen del diablo y que se nos presentan como nuestro propio criterio, que nada tiene que ver con Dios, pero que terminan determinando tu comportamiento en una conversación, o a la hora de sembrar una palabra, semilla que puede ser de fe si eres ferviente en el Señor, o de destrucción si sembramos nuestro criterio o pensamiento fuera de Dios.

Relaciones personales

Este concepto también lo debemos aplicar en nuestras relaciones personales. Es por lo que debemos tener siempre en cuenta no solo lo que hablas, sino también con quién te juntas a hablar. Porque aunque esto no parezca importante, lo será en tu forma de actuar.

Si te juntas con gente del mundo a hablar sus cosas, debes tener mucho cuidado y estar firme en el Señor pues de otra manera terminarás actuando como ellos.

Acerca de Reenier Gonzalo Prado

Siervo de Jesucristo, proclamando la palabra de Dios a través de mensajes cristianos.

Ver también

Predicas Cristianas

Vencer el orgullo

Predicas Cristianas Escritas.. Muchas veces dejamos que el orgullo ponga rencor nuestra vida de creyente al creernos dueños de la razón y eso nos dificulta el crecimiento..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *