Inicio / Predicas cristianas / Hijos de Dios

Hijos de Dios

Predicas Cristianas

Introducción 

En la Biblia encontramos ejemplos que dejan marcado el estilo de vida que deben vivir los hijos de Dios, y la gran importancia de su posición. Ya que ser un hijo de Dios implica madures espiritual y responsabilidad de servicio.

De manera que ser un hijo de Dios implica ser una persona que pertenece y sirve a Dios. Una persona que ha madurado espiritualmente, que está relacionada con la palabra de Dios de Dios. Y sobre todo que ha entendido que es una persona que representa Dios en el mundo. Por lo tanto su testimonio debe ser acorde con la vida cristiana.

Ser un hijo de Dios implica no solo tener un título, ni solo tener derechos, ni solo actividades en la iglesia. Ser hijo de Dios implica un cambio de la actitud de nuestro corazón, de tal manera que sin ese cambio podemos ser hijos de Dios conforme lo establece Juan 1:12, pero no vivir como tal haciéndonos parte de la parábola del Hijo Pródigo.

Leamos la palabra de Dios

1 Timoteo 6:11-21Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre. Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cual asimismo fuiste llamado, habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos. Te mando delante de Dios, que da vida a todas las cosas, y de Jesucristo, que dio testimonio de la buena profesión delante de Poncio Pilato, que guardes el mandamiento sin mácula ni reprensión, hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo, la cual a su tiempo mostrará el bienaventurado y solo Soberano, Rey de reyes, y Señor de señores, el único que tiene inmortalidad, que habita en luz inaccesible; a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver, al cual sea la honra y el imperio sempiterno. Amén. A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos. Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos; atesorando para sí buen fundamento para lo por venir, que echen mano de la vida eterna. Oh Timoteo, guarda lo que se te ha encomendado, evitando las profanas pláticas sobre cosas vanas, y los argumentos de la falsamente llamada ciencia, la cual profesando algunos, se desviaron de la fe. La gracia sea contigo. Amén

Anuncios

Revelación de Dios como Padre

Es indispensable tener la revelación de Dios como Padre para alcanzar la plenitud de la vida que Dios quiere que tengamos como cristianos e hijos de Dios. Eso es uno de los propósitos de la palabra de Dios.

Revelarnos a Dios para que le conozcamos más profundamente, a fin de ver nuestros pecados y que busquemos la salvación a través de Jesucristo. Revelación que también implica responsabilidades como es el andar en las buenas obras, “porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellasEfesios 2:10. Y vivir para hacer Su voluntad, buena, agradable y perfecta.

El problema es que muchos en el Cuerpo de Cristo, a pesar de que se dicen hijos de Dios porque “a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de DiosJuan 1:12, no tienen una idea correcta de lo que es y significa la paternidad de Dios. Creen que Jesús es el bueno pero el Padre es un padre severo. ¿Y nosotros hemos comprendido esta paternidad en su total dimensión y vivimos como hijos de Dios?

Los discípulos

Los discípulos también pasaron por esto, y como no lo habían entendido le dijeron que les mostrara al Padre. A lo que Jesus les contesta que el que le hubiera visto a Él había visto al Padre, porque todo lo que Él hacía y decía, no era por sí mismo sino porque era lo que Él veía hacer y decir al Padre. Es decir, que lo bueno de Jesús es exactamente como es el Padre, y no el padre severo y castigador que muchos creen que es.

Esa falta de entendimiento también lleva a ver que el ser hechos hijos de Dios, no necesariamente implica que vivamos como hijos. Entonces necesitamos hacernos dos preguntas, la primera es: ¿Soy realmente un hijo de Dios? Y la segunda es: ¿Estoy realmente viviendo como un hijo de Dios?

La Parábola del Hijo Pródigo

Si recuerdan, en la Parábola del Hijo Pródigo, Lucas 15:11-32, los dos eran hijos y recibieron una herencia. El primero recibe la herencia se va de la casa, la desperdicia y cuando está en crisis recién piensa. “En la casa de mi padre hasta los jornaleros tienen abundancia de pan y yo aquí, padeciendo hambre. Volveré a mi padre y le diré: Ya no soy digno de ser tu hijo, hazme como uno de tus jornaleros.”

Era hijo, pero no entendía lo que significaba. Pensaba que el padre lo recibiría como jornalero, y el que tiene mentalidad de jornalero siempre está esperando una recompensa por su trabajo. En otras palabras, hace las cosas por algo y no porque ama al Señor, entonces no puede ser hijo de Dios.

Anuncios

El otro hijo mayor también recibe la herencia que le corresponde. Pero cuando ve que el padre hizo una fiesta para recibir de nuevo a su hijo, le reclama que siempre había trabajado para él pero que nunca le había dado un cabrito para disfrutarlo con sus amigos.

A pesar de que ya había recibido la parte de la herencia que le correspondía, este tampoco entendía lo que significaba ser un hijo. Pues no pudo disfrutar de la herencia porque funcionaba en base a merecimientos. También hacia todo esto por un salario. Este hijo también tenía mentalidad de jornalero, por lo que nunca valoró la herencia. Quien no valora la herencia eterna, que es la salvación, no puede ser un hijo de Dios.

Mentalidad de jornaleros

Los dos tenían mentalidad de jornaleros, uno desperdicio su herencia con actitud egoísta, y el otro ni la usó ni la disfrutó. Esto pasa con muchos cristianos que no pueden disfrutar de ser hijos. No disfrutan la salvación, la redención, salud, prosperidad, abundancia.

Debido a la mentalidad de jornaleros viven bajo la esclavitud de la ley, pensando que no es la voluntad de Dios que sean prósperos y tengan abundancia. O pensando que Dios es un padre que se deleita viendo que sus hijos viven en enfermedad y en el desierto, y viven con el marco de esas limitaciones.

La fe es el fundamento de la vida cristiana, espiritual, ministerial, pero también humana. La fe es la defensa que debe sustentar a cada cristiano en la batalla de la vida terrenal. Pero también es la que le guía al triunfo y nos confirma cada día que..

en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro” Romanos 8:37-39.

Anuncios

Por la fe el cristiano vence al mundo

Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. ¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?1 Juan 5:4-5

Por la fe el cristiano es sostenido, pues “hubiera yo desmayado, si no creyese que veré la bondad de Jehová. En la tierra de los vivientesSalmo 27:13, y por la fe se alcanza buen testimonio, “porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos. Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veíaHebreos 11:2

Y una de las cosas en que mostramos nuestra fe es no permitiendo que nada pueda ocupar el lugar de Dios en nuestra vida, donde uno de los serios peligros para un hijo de Dios es el amor al dinero. Es necesario mantener una vida dependiente de Dios, por medio de la fe, para no fracasar en el ministerio que nos ha dado.

La ganancia de los hijos de Dios

Debemos tener claro que la gran ganancia de los hijos de Dios es espiritual. La ganancia espiritual es mucho mayor que la recompensa terrenal, que es pasajera.

porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto. Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores1 Timoteo 6:7-10

Acerca de Pastor Jose R. Hernandez

Educación cristiana: Maestría en Teología. El Pastor Hernández es el fundador y pastor de la iglesia El Nuevo Pacto, localizada en el 50 W 29 Street, Hialeah, Florida. Tel. (305) 885-6534

Ver también

Como un río que fluye

Predicas Cristianas... Vivir como un río que fluye significa aceptación. Es dejar llegar lo que viene de Dios, y dejar ir lo que el Señor se lleva...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *