Inicio / Predicas cristianas / El ministerio de Jesucristo

El ministerio de Jesucristo

Predicas Cristianas

Jesucristo – Textos claves: Juan 3:16, Romanos 5:1, Isaías 53.

Objetivo: Entender que el amor de Dios hacia nosotros es tan grande que hizo un plan para salvarnos. Cristo llevo a cabo un ministerio en el que se entregó así mismo, vivió, murió y resucitó. Pago nuestra deuda de pecado y, nos justifico. Por medio de Él somos salvos.

INTRODUCCIÓN

En una ocasión cuando era niño mi madre me nos llevó a mis hermanos y a mí a un parque cerca de la ciudad. Tengo dos hermanos gemelos, los tres juntos éramos bastante traviesos, mientras jugábamos vimos un lugar que tenía un letrero que decía “Área restringida”, sin embargo no le dimos importancia y buscamos la forma de entrar a aquel lugar. Allí vimos que había un panal de abejas de las que dan miel. Aquellos que saben sobre estos insectos, saben que cuando las molestan son peligrosas, atacan y la picadura de ellas genera dolor y se hincha bastante donde pica, esta hinchazón puede durar tres días o más.

Los que trabajan en la apicultura saben qué estas colmenas deben estar lejos de la población por lo menos cien metros de distancia. Yo viví algunos años con mi abuela en el campo y tuve experiencia con las abejas así que yo sabía más o menos el comportamiento de ellas, sabía que sí las molestaba tenía que salir de aquel lugar rápido porque si no podríamos ser picados. En verdad no recuerdo si yo fui el que inició todo o alguno de mis hermanos, pero le tiramos una piedra y salimos corriendo como locos lejos del lugar y después de reírnos y echar broma nos olvidamos de aquel asunto.

Anuncios

Luego de aquel incidente

Luego de aquel incidente nosotros seguimos jugando tranquilamente y no pasó mucho tiempo cuando vimos a mi mamá que se acercaba a nosotros con una cara de rabia y su expresión indicaba que estaba muy molesta. Cuando llegó hasta nosotros, aunque no nos pegó, nos regañó fuertemente, no sé cómo se enteró pero ella sabía que habíamos sido nosotros. En verdad me sentí mal después del regaño, pero me sentí más mal cuando ella nos contó que había un niño en la entrada cerca de aquel lugar y que había sido picado por las abejas, se le ha hinchado toda la cara, estaba llorando mucho y se lo habían llevado de emergencia al hospital.

Las palabras y la expresión de tristeza y dolor de mi madre por aquel niño me hacían sentir gran remordimiento y culpa. Yo pensaba que los culpables habíamos sido nosotros, así que nosotros éramos los que merecíamos haber sido picado, aquel niño no había hecho nada, estaba tranquilo jugando con su familia y por nuestra culpa fue picado por aquellas abejas. Esta experiencia es un ejemplo muy ínfimo qué trata de ilustrar lo que sufrió Cristo por nosotros, que sin haber cometido ninguna falta y sin haber realizado ningún pecado vino a esta tierra a morir y a pagar con su sangre por lo que nosotros hicimos.

DESARROLLO

Gracia Divina

Aunque estamos en un mundo de pecado y estamos rodeados de maldad, es imposible no darse cuenta del gran amor que tiene Dios hacia nosotros. El simple hecho de tener aire para respirar o que nuestro corazón siga latiendo cada día, es una muestra del amor Divino. Aún antes de la fundación del mundo y antes de crear al hombre Dios ya había pensado un plan para salvar y restaurar a la humanidad.

Después que el hombre pecó en el jardín del Edén Dios pronunció la sentencia por lo que habían hecho, pero también les presento una promesa de salvación (Génesis 3:15). Esta promesa se cumplió con Jesucristo cuando vino a esta tierra, vivió como nosotros pero sin pecado, murió pagando así nuestra deuda y también resucitó demostrando que en Él es el único donde hay vida aún después de la muerte (Juan 3:16).

Dios de justicia

Realmente era necesario para nosotros que Dios obrara, ya que si hubiera dependido de nosotros, no hubiéramos tenido ninguna esperanza, al pecar nos hicimos enemigos de Dios y de su ley (Romanos 5:10), merecedores de la muerte. Aunque Dios es un Dios de amor también es un Dios de justicia, su santa ley ameritaba la muerte del hombre, pues la paga del pecado es muerte (Romanos 6:23). Siendo enemigos de Dios él nos amó hasta el punto de entregar a su propio hijo para salvarnos, por lo cual Jesucristo murió por nosotros.

Hoy quiero invitarte a meditar en ese ministerio que llevo a cabo Jesucristo para salvarnos por su gran amor hacia nosotros, su vida, muerte y resurrección, veremos cuáles fueron los resultados y lo que significa para nosotros hoy.

Anuncios

La muerte de Cristo

El pueblo Israel, el pueblo amado de Dios tuvo desde un principio la representación de cómo serían libres del pecado, era necesario el sacrificio de un cordero para hacer expiación y así poder limpiar sus pecados (Levíticos 17:11). Sin embargo ese sacrificio de un cordero no podía darle la salvación, ellos debían realizar sacrificios continuamente para limpiar sus pecados.

Realmente la muerte de ese cordero y su sangre derramada representaba a Jesucristo quién vendría por la humanidad a morir en la cruz y a dar su sangre para expiación de la humanidad. Jesucristo fue el sacrificio perfecto, después de que Él murió ya no es necesario sacrificar más corderos pues ya ha sido pagada nuestra deuda de pecado. Ya somos salvos por Cristo, ahora lo que debemos hacer es orar a Dios y pedir perdón y salvación en nombre de Jesús (Hechos 3:19,13:38-39).

La salvación es por fe en Jesús

La salvación es por fe en Jesús, sólo debemos creer en Él y aceptarlo en nuestras vidas y por medio de él seremos salvos. Esto no quiere decir que después de aceptar a Jesús en nuestra vida y creer en él podemos vivir una vida de libertinaje haciendo lo que queremos y viviendo una vida loca, pensando que una vez salvos ya somos salvos por siempre.

Al aceptar a Cristo en nuestras vidas y aceptar su salvación, también aceptamos vivir como él vivió, aceptamos la ley de Dios en nuestro corazón con el deseo de vivir en armonía con ella, así tenemos una muerte del yo para subordinarnos a Jesucristo, pues él nos rescató de nuestra vana manera de vivir (1 Pedro 1:18).

El bautismo también representa nuestra muerte carnal y pecaminosa que luego de salir de las aguas sale transformada y renovada por el espíritu santo, aceptando su voluntad en nuestra vida.

Así como el pecado entró por un hombre y por eso la muerte a la humanidad, Jesús vino a este mundo y se hizo hombre y pagó esa deuda muriendo en la cruz sin tener pecado alguno, gracias a su muerte ahora todos somos salvos por Él (1 Corintios 15:22).

Anuncios

La vida de Cristo

Es un error pensar que somos salvos solo por la muerte de Cristo y su vida y su ministerio aquí en la tierra lo dejamos a un lado en el tema de la salvación. Sin embargo la vida de Jesucristo en este mundo fue muy significativa y relevante en el plan de la salvación. Jesucristo fue un ejemplo de vida y no tuvo pecado alguno, si él hubiera realizado el más mínimo pecado toda la raza humana hubiera estado perdida y aún Él mismo hubiera sido condenado a la muerte eterna. Al Jesucristo asumir venir a esta tierra también estaba colocando en riesgo su vida. Sin embargo no le importo. Además dejó todo lo que tenía, su reino y poderío, y vino a esta tierra humillándose a sí mismo haciéndose como uno de nosotros.

Al venir acá Jesucristo se hizo cien por ciento humano y aunque seguía siendo cien por ciento Dios, en esta tierra nunca usó sus facultades de Dios sino que dependió del Padre. El vivió como nosotros, sufrió, se cansó, tuvo dolor, tuvo hambre y sed, tuvo las mismas tentaciones que nosotros y quizás más fuertes, sin embargo vivió una vida ejemplar sin cometer falta alguna y la cual nosotros debemos imitar.

Vivir como él vivió

Si Jesucristo nos dio ejemplo de vida, entonces nosotros debemos vivir como él vivió y hacer lo que nos mandó. Es por eso que como cristianos también debemos llevar una vida ejemplar, debemos guardar sus mandamientos y seguir sus enseñanzas. Él también nos mandó hacer discípulos y a predicar su evangelio al mundo para la salvación y rescate de la humanidad. Esta es la principal tarea que debe tener un cristiano. En este aspecto también nos dejó su ejemplo. Ya que por doquiera que iba sanaba y restauraba vidas, alimentaba al hambriento, y hacia el bien a todos los que se encontraban con Él.

Así como el bautismo representa la muerte del yo y de la carne cuando la persona es sumergida, también al subir de las aguas bautismales estamos aceptando una nueva vida en Cristo y aceptamos vivir de acuerdo a su voluntad, tal como lo hizo Él.

La resurrección de Cristo

Hasta este punto sabemos que la vida de Cristo y su muerte fueron partes importantes en el plan de salvación. Sin embargo, otro punto muy importante es la resurrección de Cristo. Pensemos por un momento qué hubiese pasado con nosotros si Cristo no hubiera resucitado. Para dar respuesta a la interrogante mencionada leamos en la palabra de Dios en 1 Corintios 15:14-19.

Si Cristo no hubiera resucitado de los muertos vana fuera nuestra fe en Él. De nada serviría que vayamos a la iglesia, que estudiemos la biblia o qué oremos. Pues si Cristo que es el camino la vida y la verdad, el creador y dador de la vida, no puede resucitar él mismo, a nosotros mucho menos podrá resucitarnos.

La resurrección de Cristo es un punto muy importante en el cristianismo ya que por medio de este acto podemos tener esperanza en Cristo y podemos confiar que Él tiene poder para vencer la muerte. Su resurrección fue una demostración de su gran poder y por medio de ella le ofrece garantía a aquellos que creen en Él de qué les dará salvación y vida eterna.

CONCLUSIÓN

El ministerio de Cristo fue mucho más allá de lo que nosotros podamos pensar. No solamente nos incluye a nosotros los seres humanos, sino que también todos los seres vivientes, los ángeles y seres celestiales pudieron apreciar el verdadero carácter de Dios, qué es amor. Se vindicó su ley como santa, buena y perfecta, desapareció cualquier vestigio de duda que hubiera inducido Satanás. Esta entrega sin reservas y sin esperar nada a cambio de Dios por la humanidad reveló las verdaderas intenciones de Satanás. Revelo su envidia y deseo de ser como Dios, qué sin escrúpulos llevó a la muerte al hijo de Dios. Todo el universo fue testigo del ministerio de Jesús.

El ministerio de Jesucristo

El ministerio de Jesucristo fue una gran bendición para la humanidad. Gracias a la vida muerte y resurrección de Cristo hoy nosotros tenemos garantizada la vida eterna. Ya Cristo hizo todo lo necesario para que tú y yo fuéramos salvos. Sin embargo en su infinito amor nos da la libertad de escoger si la aceptamos o no. Él no nos obliga a aceptarlo en nuestras vidas, de nosotros depende recibir ese don maravilloso del Señor. El deseo de Dios para la humanidad es que sea salva. Dios desea que tengamos vida en abundancia, y que seamos feliz junto a él por la eternidad

LLAMADO

¿Qué importancia le das a todo este ministerio que realizó Jesucristo por ti? ¿Crees que todo lo que Él hizo valió la pena? Espero que sí. Es el momento para que coloques toda tu fe en Él y lo aceptes en tu vida. Dios te bendiga.

© Predicas Biblicas. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Predicas Cristianas Escritas

Acerca de Predicas Biblicas

Predicas Biblicas. Portal cristiano dedicado a evangelizar a las naciones a través de predicas cristianas, estudios biblicos, y mensajes cristianos. Para incluir tu material en nuestro portal, crea una cuenta, ingresa a ella, y comienza publicar sermones cristianos, bosquejos para predicar, y cualquier otro material cristiano que edifique el Cuerpo de Cristo.

Ver también

Como un río que fluye

Predicas Cristianas... Vivir como un río que fluye significa aceptación. Es dejar llegar lo que viene de Dios, y dejar ir lo que el Señor se lleva...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *