Inicio / Predicas cristianas / Conquista y Gobierna

Conquista y Gobierna

Predicas Cristianas

Introducción

A principio de éste año, el Señor le hablaba para la iglesia en general, y en particular para cada uno de los hijos de Dios. La palabra profética fue y sigue siendo una palabra fresca de Dios para nosotros hoy.

El Señor nos hablaba, como nos habló la semana pasada de la tierra de prosperidad y bendiciones que nos desea entregar. Por esto es importante que tengamos conocimiento de la bendición que el Señor nos desea entregar.

Y a través de las predicas cristianas, la palabra de Dios, aprendemos que Dios nos da en abundancia ya que “es poderoso para hacer las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemosEfesios 3:20

Eso alienta nuestro corazón mostrando su bendición antes que la recibamos, por esto, al pueblo de Israel le describió la tierra que habían de poseer.

Anuncios

Leamos la palabra de Dios

Deuteronomio 8:6-10Guardarás, pues, los mandamientos de Jehová tu Dios, andando en sus caminos, y temiéndole. Porque Jehová tu Dios te introduce en la buena tierra, tierra de arroyos, de aguas, de fuentes y de manantiales, que brotan en vegas y montes; tierra de trigo y cebada, de vides, higueras y granados; tierra de olivos, de aceite y de miel; tierra en la cual no comerás el pan con escasez, ni te faltará nada en ella; tierra cuyas piedras son hierro, y de cuyos montes sacarás cobre. Y comerás y te saciarás, y bendecirás a Jehová tu Dios por la buena tierra que te habrá dado”.

La tierra prometida

La tierra que el Señor promete es tan buena que nunca más tendremos escasez de nada, sino que resultaremos bendecidos y prosperados en ella. El Señor les promete entre otras cosas una tierra de olivos y aceite, les daría una tierra en donde tendrían riquezas y bendiciones en abundancia.

Tomemos la aceituna y el aceite como bendición representativa de todo lo que el Señor quiere entregarnos en este año. La palabra nos dice: “Yo estoy como olivo verde en la casa de DiosSalmo 52:8. Es decir que si nosotros permanecemos en la bendición que Él nos entrega, siempre tendremos su presencia junto a nosotros. Ésta es la máxima bendición, tener al Señor junto a nosotros.

Por otro lado, el aceite era empleado como combustible para las lámparas. Él nos está diciendo que nunca nos faltará su luz sobre nuestras vidas ya que “lámpara es a mis pies tu palabraSalmo 119:105, da luz a nuestra mente para tener claro el camino a la bendición que nos ha prometido.

La lámpara

En mis predicas cristianas enseño que la palabra de Dios es lámpara, de manera que si tenemos el aceite que desciende del Señor tenemos asegurado el estar en luz, aunque tener Palabra sin Espíritu de nada nos aprovecha “porque la letra mata, más el Espíritu vivifica2 Corintios 3:6.

En la bendición prometida por el Señor tenemos cubiertas todas nuestras necesidades espirituales. Pero el aceite se empleaba para la iluminación física. Por lo tanto en la bendición viene también la prosperidad material. La provisión divina de todo aquello que nos parece imposible de alcanzar.

También el aceite se usaba para la comida, y en su promesa tenemos asegurada nuestro alimento y nuestra sanidad. Pues también se emplea el aceite para sanar, por lo que tenemos garantizada nuestra sanidad física y espiritual. Toda la bendición que el Señor nos promete podríamos resumirla en un versículo: “Jehová es mi pastor; nada me faltaráSalmo 23:1.

Anuncios

Su obra en nuestra vida

Cuando el Señor comienza su obra en nuestras vidas, crea nuevos cielos y nueva tierra. Cielos nuevos porque al mirar hacia arriba vemos a Cristo, y si miramos a nuestro alrededor vemos también tierra nueva, donde no habrá escasez. Lugar donde no habrá enfermedades, donde veremos a nuestra familia unida y convertida a Cristo, donde habremos superado todos nuestros problemas ya que es la tierra de bendición que el Señor nos ha prometido

porque he aquí que yo crearé nuevos cielos y nueva tierra; y de lo primero no habrá memoria, ni más vendrá al pensamiento. Mas os gozaréis y os alegraréis para siempre en las cosas que yo he creado; porque he aquí que yo traigo a Jerusalén alegría, y a su pueblo gozoIsaías 65:17-18; y será mientras permanezcamos en el camino del Señor.

Herencias

Llegamos a algo nuevo, pero puede que traigamos herencias de las que necesitamos desprendernos. Venimos del cautiverio del pecado. Quizás vienes de un tiempo donde en tu vida personal y familiar, tu economía y negocios, tu ministerio y tu vida espiritual no han visto resultados positivos sino que hubo esterilidad en tus esfuerzos.

Debido a que todo en su vida ha sido estéril, anhelas triunfar, avanzar, pero siempre llega la frustración de no poder cambiar la situación, pero ahora vamos a decretar algo en el mundo espiritual y natural:

Aunque a nuestro alrededor hayamos visto a muchos que han progresado, avanzado y crecido, a partir de esta palabra todo cambiará: ¡¡¡Nosotros daremos más frutos que ellos!!!; “Regocíjate, oh estéril, la que no daba a luz; levanta canción y da voces de júbilo, la que nunca estuvo de parto; porque más son los hijos de la desamparada que los de la casada, ha dicho Jehová. Ensancha el sitio de tu tienda, y las cortinas de tus habitaciones sean extendidas; no seas escasa; alarga tus cuerdas, y refuerza tus estacasIsaías 54:1-2.

Conquistar la bendición

Necesitamos conquistar la bendición que el Señor nos prometido. Pero debemos tener claro que una cosa es ganar una batalla y otra ser un triunfador. En las predicas cristianas y estudios biblicos vemos que Dios quería que su pueblo tomara posesión de la tierra, de la bendición que les había prometido. Pero había algo en ellos que les impedía hacerlo: la mentalidad de esclavo.

Anuncios

Dios sabe que ninguna persona con una mentalidad esclava puede ser un conquistador, y por eso nos lleva al desierto para renovar la mente derrotista por una conquistadora y triunfante. Dios quiere que vivamos la nueva realidad que tenemos, la conquista de la bendición prometida.

Para conquistar

Para poder conquistar tenemos que aprender a vencer al temor, ese que nos hacen ver siempre a los problemas más grandes que a Dios quien es un conquistador que nunca se rinde ni vuelve atrás, Dios siempre apuesta al futuro, a lo que está hacia delante.

La mentalidad del conquistador es firme y decidida. No se conforma con menos que triunfar para la Gloria de Cristo, aunque esto implique pagar el precio que sea con tal de ser considerado un conquistador y glorificar al Señor, sabiendo que el espíritu de idolatría implica reemplazar a Dios por algo al alcance de la mano y visible, no necesariamente ídolos de madera o metal, ídolos en el corazón.

Sería bueno preguntarnos: ¿Hacia dónde está enfocada mi vida, hacia Dios o hacia otras cosas?, ¿el trabajo me quita la atención de Dios?, ¿Soy un buscador de cosas materiales más que de las espirituales?.

Acerca de Luis Alberto Coria

Mi nombre es Luis Alberto Coria, estoy casado con Nora Griselda Correa y tenemos cuatro hijos. Soy un fiel seguidor de la palabra de Dios.

Ver también

Predicas Cristianas.. Amigo de la humanidad

Un verdadero amigo

Predicas Cristianas Escritas, seguramente que alguna vez te has sentido decepcionado de una amistad, y por cierto que duele cuando un amigo te traiciona, te..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *