Inicio / Predicas cristianas / El uniforme de los escogidos

El uniforme de los escogidos

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas.. Base Bíblica: Colosenses 3:12

Introducción

Los uniformes son prendas de vestir que identifican a las personas que los utilizan con una empresa, organización, institución, o equipo. Desde pequeños nos acostumbramos a usar uniforme para ir a clases. Algunos profesores, son sumamente estrictos en torno a la forma correcta de llevar el uniforme. Tanto así, que algunos le otorgan cierta relevancia a este ítem, al momento de considerar la calificación de ese estudiante.

Existen empresas que invierten parte de su capital en uniformes, porque de una u otra forma, sirven también de publicidad cuando sus empleados lo utilizan antes de llegar a su lugar de trabajo. Sin lugar a dudas, los uniformes más reconocidos son los que utilizan los equipos deportivos. Millones de personas gastan dinero cada año por portar el uniforme de su equipo favorito. Significando para ellos una muestra del amor, y devoción que sienten hacia el club del cual simpatizan.

Leyendo Colosenses 3:12, me hizo pensar en los uniformes, y en el hecho de que los hijos de Dios, aunque no llevamos un uniforme externo que nos identifique como hijos de Dios, hay ciertos rasgos de nuestro carácter que deberían hacerse presente en nuestras vidas con tal contundencia, que sea una forma de identificarnos como escogidos de Dios. Por tal motivo esta prédica cristiana lleva por título “El uniforme de los escogidos”.

Anuncios

Desarrollo

¿Cuál sería el uniforme que nosotros, los escogidos de Dios deberíamos portar? ¿Deberíamos llevarlo todos los días, o solo cuando vamos al templo? ¿Qué deberíamos hacer cuando alguien no trae el uniforme?  Estas son algunas de las interrogantes que pudiésemos formularnos en caso tal de que tuviésemos realmente que llevar un uniforme externo que nos identifique como hijos de Dios.

Pero la verdad es que, Dios no está tan interesado en cómo nos vestimos, como sí lo está en la manera de comportarnos. Lo externo no importa tanto como lo que sucede adentro. Es en nuestro corazón donde nacen las conductas que luego manifestamos.

Cuando Dios llamó a Samuel para que ungiese al rey que vendría a reemplazar a Saúl, le dijo que no mirase su parecer, ni su estatura, porque los hombres miramos esas cosas, pero Dios está interesado en algo más profundo, en nuestro corazón (1 Samuel 16:7). Pero, ¿y si tuviésemos que vestir nuestro corazón?, ¿qué atributos le colocaríamos? ¿Cómo nos vestiríamos?

El apóstol Pablo, en su carta a los Colosenses, nos habla sobre ciertas características que deben describir la conducta de un escogido de Dios, es decir, el uniforme de los escogidos. Esta prédica cristiana trata, precisamente sobre esas cinco características que deben estar presentes en cada uno de los hijos de Dios.

1. Misericordia

El primer elemento del uniforme de los escogidos de Dios es la misericordia. Si hay algo de lo que este mundo carece es de misericordia. Lo normal en esta sociedad es ser vengativos. No hay espacio para la misericordia en un mundo de “Vengadores” como el nuestro. No es normal que a las personas se les brinde otra oportunidad. Es bien visto por la mayoría que, el que falla, debe pagar las consecuencias de sus actos.

En países de América Latina, las personas que han cometido crímenes atroces, o son ejecutadas por la misma comunidad, o al llegar a prisión, los mismos reos les hacen pagar las consecuencias de sus actos. Es una simple muestra de que en nuestra sociedad, la misericordia no es un valor muy asimilado.

Es necesario que nosotros, los escogidos de Dios nos vistamos de misericordia todos los días, porque todos los días las personas fallan. La sociedad necesita de forma urgente que haya personas que puedan pasar por alto las ofensas, para que podamos vivir en un mundo más tolerante, y pacífico. El mismo Jesús nos dijo que seamos misericordiosos como nuestro Padre es misericordioso (Lucas 6:36). Si verdaderamente eres un hijo de Dios, debes ser misericordioso como Él es.

Anuncios

La misericordia

Según el diccionario, la misericordia es la inclinación a sentir compasión por los que sufren, y ofrecerles ayuda. Por tal razón, es que los hijos de Dios debemos ser misericordiosos, porque en el mundo hay muchas personas que sufren, y somos los escogidos por Dios los más aptos para ofrecer esa ayuda que necesitan.

El apóstol Juan, en su primera carta decía algo sumamente impactante con respecto a este punto porque cuestionaba que una persona tuviese el amor de Dios si al ver a alguien tener necesidad, este no le ayudase, aunque tuviese como hacerlo (1 Juan 3:17).

2. Benignidad

La benignidad es la segunda prenda del uniforme de los escogidos de Dios, y es tan necesaria como la humildad. Benignidad es sinónimo de bondad, y nunca será suficiente bondad para un mundo tan perverso como en el que vivimos.

La benignidad es el interés que podamos sentir hacia el beneficio, o bienestar de las personas que nos rodean. El apóstol Pablo, en su carta a los Filipenses, aconsejaba que no veláramos únicamente por nuestros intereses, sino por las necesidades de los demás (Filipenses 2:4), que era exactamente la forma de pensar de Jesús.

Si Jesús hubiese únicamente pensado en su propio bienestar, no se hubiese sacrificado por nosotros en la cruz, y quizás ni hubiese venido a esta tierra. Sin embargo, Jesús nos dio ejemplo de lo que era ser benigno al pensar en el prójimo primero.

Lo contrario de la maldad

Podríamos decir que la benignidad es justo lo contrario de la maldad, y Dios detesta la maldad. El Salmo 97:10 dice que Dios ama a los que detestan la maldad. Es tal el desprecio que Dios tiene hacia la maldad, que con tan solo sentir lo mismo que el hacia la maldad, Dios te ama. Eso lo podemos entender simplemente porque Dios es bueno, y todas las cosas buenas provienen de Dios (Santiago 1:17).

Anuncios

Nosotros, los escogidos de Dios debemos estar revestidos de benignidad. Y podemos hacerlo cuando dejamos que el Espíritu Santo produzca ese fruto en nuestra vida, casi siempre al colocarnos en situaciones donde podamos poner en práctica esa virtud.

3. Humildad

El tercer elemento del uniforme de los escogidos es la humildad. La humildad no es otra cosa que reconocer nuestras debilidades, nuestros errores, y nuestra condición. Es sumamente necesaria para aquellos que son hijos de Dios. No puedes ser un hijo de Dios sin reconocer tus pecados, sin reconocer tus fallas, y sin reconocer que Jesús es el Señor.

Acerca de Predicas Biblicas

Predicas Biblicas. Portal cristiano dedicado a evangelizar a las naciones a través de predicas cristianas, estudios biblicos, y mensajes cristianos. Para incluir tu material en nuestro portal, crea una cuenta, ingresa a ella, y comienza publicar sermones cristianos, bosquejos para predicar, y cualquier otro material cristiano que edifique el Cuerpo de Cristo.

Ver también

Reflexiones Cristianas... Me enamore de ti

¿Te has convertido?

Predicas Cristianas.. ¿Convertirse es solamente confesar a Cristo como Señor y Salvador”? ¿Cuándo se convierte una persona?, ¿Cómo se concreta la conversión?..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *