Inicio / Predicas cristianas / No te dejes engañar… Parte I

No te dejes engañar… Parte I

La angustia en nuestro corazón puede conducirnos a obrar, y tomar decisiones que a Dios no le agradan. En la Biblia, encontramos dos casos, en los cuales la angustia, hizo a dos personas, tomar decisiones incorrectas, y actuar de una determinada manera, que a la postre, terminó costandoles su vidas.

El primer caso es el de Sansón

Muchos conocemos la historia de Sansón, y como Dios lo levantó como Juez en Israel, sin embargo, tomó una serie de decisiones incorrectas, una de ellas fue enamorarse de Dalila (Jueces 16:4), quien fue usada por los príncipes filisteos para  seducir a Sansón, y así descubrir el secreto de su fuerza para poder vencerlo. Mientras Sansón seguía en su relación con Dalila, ella buscaba la forma de que este le revelara su secreto, pero Sansón no le decía la verdad.

Pero la Biblia dice en Jueces 16:16-17, que Dalila lo presionó día tras día, y fue tal la presión que ejerció sobre Sansón, que su alma fue reducida a mortal angustia, por lo cual Sansón le descubrió su secreto, ocasionándole, su posterior muerte. Fue tal la inquietud y la angustia que Dalila causó sobre Sansón, que este  no pudo aguantar tal presión, aun siendo considerado de los hombres más fuertes de la Biblia.

Anuncios

El segundo caso es el de Amnón

Amnón fue un hijo de David, que se enamoró de una de sus hermanas. Pero era tal el sentimiento, que la biblia dice que Amnón estaba angustiado hasta enfermarse por Tamar (2 Samuel 13:2). Esa angustia, fue lo que le llevó a obrar de mala forma, hasta tal punto que forzó a su hermana a tener relaciones sexuales con él, y después la aborreció de tal forma que era mayor el odio que el “amor” que le tenía (2 Samuel 13:14-15). Luego de esto, el hermano de Tamar, Absalón, tomó venganza y mató a Amnón. Vemos como angustiarse por alguien, aun bajo el pretexto de que era amor, nunca trae buenos resultados.

No podemos permitir que el enemigo robe nuestra paz, y vivamos angustiados por lo que sucederá en el futuro, o lo que no ha sucedido. Es cierto que viviremos dificultades, nos disgustaremos, y en ocasiones sentiremos cierta tristeza por algunas situaciones, sin embargo necesitamos entender que la paz que Dios nos da, está por encima de cualquier adversidad, o problema; y aunque no lo podamos entender, esa paz guardará nuestro corazón y nuestros pensamientos (Filipenses 4:7).

2. Estamos en apuros, pero no desesperados

Al buscar la palabra apuro en el diccionario, encontramos que es dificultad, escasez grande, vergüenza, o situación incómoda. Como lo hice anteriormente, todo cristiano pudiese preguntarse: ¿el hecho de creer en Jesús, nos inhibe de pasar situaciones difíciles, gran escasez, vergüenza, o situaciones incómodas? Por supuesto que no, seguramente todo lo contrario. De hecho, sería raro que un seguidor de Jesús, no pasará por este tipo de situaciones recordando que Jesús nos advirtió que el mundo nos aborrecería (Juan 15:18-19).

Vivimos en una sociedad tolerante al pecado, pero intolerante a las enseñanzas de la Biblia, y seguramente, muchos de los que leen esta predica cristiana han tenido que vivir situaciones incómodas por causa de Cristo.

Los creyentes en Dios hoy son víctimas de burla en centro escolares por mantener los principios bíblicos que la Biblia enseña. En las redes sociales, podemos observar cómo se acusan de intolerantes a todas las personas que publican una postura bíblica con respecto a temas como el aborto, la comunidad LGBT, o el consumo legal de drogas.

Son situaciones que todo cristiano vive en las redes sociales día a día, cuando hacen pública su fe, o lo que dice la Biblia con respecto a asuntos como estos. A pesar de situaciones incómodas como estas, no nos avergonzamos del evangelio porque es poder para salvación (Romanos 1:16).

Pasar por apuros económicos también es una situación por la cual pasan muchos creyentes en Dios.

Incluso el apóstol Pablo decía que había aprendido a contentarse cualquiera fuese su situación, tanto en la escasez, como en la abundancia; estando saciado, o teniendo hambre (Filipenses 4:11-12).

Anuncios

Todo esto nos indica, que como cristianos podemos estar en apuros, pero lo que no podemos estar desesperados. La desesperación no es algo que Dios quiere que vivan sus hijos.

Al buscar en el diccionario la palabra desesperación, encontramos que es la pérdida total de la esperanza. El enemigo quiere que los creyentes en Jesús vivan desesperados, pero cuando leemos la palabra de Dios entendemos que todos los que tienen a Jesús en sus vidas, tienen esperanza porque Él es nuestra esperanza de gloria (Colosenses 1:27).

El trabajo del enemigo es hacernos creer que ante las dificultades y los apuros, no tenemos ninguna esperanza de solución. Nuestro trabajo debe ser aferrarnos a lo que Dios nos dice en su palabra con respecto a la esperanza. Podemos estar en apuros, sin desesperarnos.

En el Salmo 39:7, David dice que su esperanza está en Dios; esta es una gran afirmación que deberíamos hacer todos los hemos hecho a Jesús nuestro Señor y Salvador. No importa que tan difícil sea la situación, nuestra esperanza está en Dios.

El Salmo 40, no enseña una asombrosa lección sobre lo que significa mantener la esperanza en medio de la dificultad. En este salmo, David dice que pacientemente esperó a Dios, y Él se inclinó, y escuchó su clamor; y lo hizo sacar del pozo de la desesperación. Cuando pensamos en esta situación, entendemos que muchas veces hemos caído en el pozo de la desesperación, pero esperar en Dios es la medida correcta para salir de Él.

No es la voluntad de Dios que estemos desesperados

No es la voluntad de Dios que estemos desesperados, su voluntad es que confiemos en Él, y coloquemos en Él toda nuestra esperanza, sin embargo, si por algún motivo caímos en la desesperación, siempre Dios está dispuesto a sacarnos de allí, colocarnos sobre las alturas, y ayudarnos a caminar en ellas.

Anuncios

Conclusión

En la segunda parte de esta predica cristiana, continuaremos aprendiendo sobre otras dos mentiras que el enemigo quiere hacernos creer, y las descubriremos en 2 Corintios 4:9.

El enemigo quiere que la angustia y la desesperación lleguen a nuestra vida. Es nuestra tarea entender que habrá dificultades en el camino de Dios, que es algo normal los padecimientos que sufren los que creen en Jesús porque estamos en un mundo que no es nuestro hogar.

Mantengamos nuestra fe y nuestra esperanza en Jesús, porque él venció al mundo. Esa es la mejor forma de evitar ser engañados por el enemigo.

© Predicas Biblicas. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas.. Predicas Cristianas Escritas

Acerca de Predicas Biblicas

Predicas Biblicas. Portal cristiano dedicado a evangelizar a las naciones a través de predicas cristianas, estudios biblicos, y mensajes cristianos. Para incluir tu material en nuestro portal, crea una cuenta, ingresa a ella, y comienza publicar sermones cristianos, bosquejos para predicar, y cualquier otro material cristiano que edifique el Cuerpo de Cristo.

Ver también

Predicas Cristianas.. Desechando toda malicia

Desechando toda malicia

Predicas Cristianas.. El tema de la envidia es muy serio y es oportuno tratarlo con frecuencia. Pues grandes conflictos de relaciones humanas brotan desde el manantial de la envidia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *