Inicio / Predicas cristianas / Esforzarse en la obra de Dios

Esforzarse en la obra de Dios

Predicas Cristianas

Introducción 

Filipenses 2: 5-7 dice: “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual siendo en forma de Dios, no estimo el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a si mismo…”

Pablo aconsejó a los cristianos de Filipo a tener “el mismo sentir” que Cristo tuvo, y el sentir de Cristo fue que no escatimó esfuerzo y sacrificio en su vida y ministerio, sino que se despojó de todo y siguió hacia el cumplimiento total del plan de Dios, sirviendo esto para que toda la humanidad sea bendecida.

Así como Jesús alcanzó su objetivo con mucho esfuerzo y sacrificio, este principio del “sentir de Jesús” debe ser también el nuestro, el de la iglesia del Señor, para alcanzar las metas que Dios nos ha marcado y ser canales de bendición para la humanidad.

Muchos dicen que como vivimos bajo la Gracia ya no hace falta esforzarse en el Señor, pero 2 Timoteo 2:1 nos dice: “Tu, pues, hijo mío esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús” y nos da tres ejemplos que marcan la actitud que debe tener el creyente.

Anuncios

El ejemplo del soldado que pelea vers.4; El ejemplo del atleta que lucha vers.5; y El ejemplo del labrador que siembra vers.6, y con éstos, no hace falta ser un erudito para darse cuenta que los tres ejemplos representan la clase de vida cristiana que necesitamos llevar para agradar a Dios.

El sacrificio y el esfuerzo deben acompañar todo lo que emprendamos en la vida cristiana, aun en lo espiritual, pero no como fruto de la obligación sino como gratitud hacia el Señor que dio todo para hacernos salvos.

Leamos la Palabra de Dios 

1 Tesalonicenses 1:2-7 Pablo, Silvano y Timoteo, a la iglesia de los tesalonicenses en Dios Padre y en el Señor Jesucristo: Gracia y paz sean a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo. Damos siempre gracias a Dios por todos vosotros, haciendo memoria de vosotros en nuestras oraciones, acordándonos sin cesar delante del Dios y Padre nuestro de la obra de vuestra fe, del trabajo de vuestro amor y de vuestra constancia en la esperanza en nuestro Señor Jesucristo. Porque conocemos, hermanos amados de Dios, vuestra elección; pues nuestro evangelio no llegó a vosotros en palabras solamente, sino también en poder, en el Espíritu Santo y en plena certidumbre, como bien sabéis cuáles fuimos entre vosotros por amor de vosotros. Y vosotros vinisteis a ser imitadores de nosotros y del Señor, recibiendo la palabra en medio de gran tribulación, con gozo del Espíritu Santo, de tal manera que habéis sido ejemplo a todos los de Macedonia y de Acaya que han creído”.

Valientes

Para esforzarse hay que ser valiente, ya que se necesita tener valor para tomar decisiones y llevar adelante las acciones, pero para ser valientes, hay que esforzarse para obligarse a actuar sin miedo y sin temor; por otra parte, para hacer la voluntad del Señor debemos entender qué quiere de nosotros, y qué deberemos hacer para lograr el propósito, de ahí la importancia de una relación sólida e íntima entre el hombre y Dios.

Jehová llamó a Noé a hacer un arca donde se refugiarían los seres que Dios preservaría cuando destruyera la vida pecaminosa del hombre, quizás Noé se preguntaba por qué y para qué la orden pues no podía entender, pero con valor, se esforzó y en obediencia, construyó el arca, y cuando llegó el diluvio, sólo los que estaban dentro del arca se salvaron; vemos entonces que un elemento vital en el valor y el esfuerzo es la obediencia.

José, a quien sus hermanos vendieron como esclavo por envidia y celos, termino con Potifar, un importante miembro del gobierno, iba siendo bendecido por Dios en ese lugar y su amo lo estimaba, hasta que la esposa de Potifar trató de seducirlo; trató, pero José resistió la tentación, vemos que también la resistencia para no ceder al pecado es otro elemento dentro del esfuerzo y valor.

Moisés había muerto y se necesitaba un líder completar el viaje a través del desierto hasta la tierra prometida y llamó a Josué, “hablaba Jehová a Moisés cara a cara, como habla cualquiera a su compañero. Y él volvía al campamento; pero el joven Josué hijo de Nun, su servidor, nunca se apartaba de en medio del tabernáculoÉxodo 33:11; vemos que fue fiel, perseverante, y nunca salió de la casa del Señor.

Anuncios

¿Estamos perseverando en el Señor?

Pero nosotros, ¿estamos perseverando en el Señor? Nos llevó a las alturas y ahí vivimos, pues nos hizo ciudadanos del reino de los cielos. Pero, ¿Perseveramos fieles? ¿No entramos y salimos atraídos por el mundo?

¿Estamos como pámpanos pegados a la vid?, pues “el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden. Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hechoJuan 15:5-7.

Hasta acá hemos encontrado que la obediencia, la resistencia a la tentación del pecado, la fidelidad, perseverancia, y la relación íntima con Dios son elementos fundamentales para hacer la voluntad del Señor y lograr que Su propósito se cumpla en nosotros, y el propósito del Señor con cada uno de nosotros es usarnos como instrumento para llevar al pecador hasta la tierra prometida.

Hoy nos llama a levantarnos y a realizarlo sin vueltas, y sin confusión, y nos anima diciendo: “Estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé. Esfuérzate y sé valienteJosué 1:5-6, “Deléitate asimismo en Jehová, Y él te concederá las peticiones de tu corazón. Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en él; y él haráSalmos 37:4-5, debemos creer que la promesa de Dios para sus hijos es real, verdadera, y que se cumple en el tiempo del Señor.

Si nos consagramos, si nos rendimos verdaderamente, seremos prosperados en lo que nos manda a hacer, la fe es como una rendición, ya que es creer y confiar en Dios; es creer que Dios quiere lo mejor para sus hijos que aceptan su soberanía y su llamado, quiere que sus hijos estén sanos del espíritu, del alma y del cuerpo, pero que no se rindan a la voluntad de los hombres sino a la suya.

La iglesia está llamada a proclamar la verdad con palabras y hechos, sabiendo que Él oye la oración de sus hijos y Dios sana, en la cruz Cristo llevó nuestras enfermedades, Jesús dijo: “En el mundo tendréis aflicciones, pero confiad, yo he vencido al mundoJuan 16: 33

Anuncios

Permanecer en la fe

Debemos permanecer en la fe porque “es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de DiosHechos 14: 22, pero debemos entrar “por la puerta estrecha y por el camino angosto que lleva a la vida porque la puerta ancha y el camino espacioso llevan a la perdiciónMateo 7:13-14; Él manda, y nosotros obedecemos, todo lo hace a través de sus instrumentos, de nosotros, y si seguimos su dirección seremos prosperados y tendremos victoria.

Acerca de Ricardo Hernandez

Ver también

Predicas Cristianas - La importancia de la perseverancia

Ser perseverantes

Predicaciones Cristianas... El hombre debe perseverar fielmente en lo que el Señor le pide día tras día con todas sus fuerzas y aunque parezca que nada...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *