Sin tristeza

Predicas Cristianas

Introducción

La palabra bendición es una palabra que siempre nos cae muy bien pues a todos nos interesa ser bendecidos, pero siempre debemos tener en cuenta que “La bendición de Jehová es la que enriquece, Y no añade tristeza con ella” Proverbios 10:22, ya que esto nos dice si la bendición proviene del Señor, pues no todo lo que pensamos que es “bendición” proviene de Dios. Por lo tanto, debemos ser cuidadosos  y no pensar que todo lo que nos parezca bueno, sea bueno a los ojos de Dios.

Para el mundo, es una bendición ganarse la lotería, pero a los ojos de Dios eso no es bendición sino azar. La realidad es que la bendición que viene de Dios siempre viene para enriquecernos no sólo materialmente, sino fundamentalmente en lo espiritual como hijos de Dios, y en nuestra comunión con Dios para acercarnos más al Dios de la bendición, y es por eso que “no añade tristeza con ella”.

Predicas Cristianas… Texto Biblico: Isaías 58:11-14

“Jehová te pastoreará siempre, y en las sequías saciará tu alma, y dará vigor a tus huesos; y serás como huerto de riego, y como manantial de aguas, cuyas aguas nunca faltan. Y los tuyos edificarán las ruinas antiguas; los cimientos de generación y generación levantarás, y serás llamado reparador de portillos, restaurador de calzadas para habitar. Si retrajeres del día de reposo tu pie, de hacer tu voluntad en mi día santo, y lo llamares delicia, santo, glorioso de Jehová; y lo venerares, no andando en tus propios caminos, ni buscando tu voluntad, ni hablando tus propias palabras, entonces te deleitarás en Jehová; y yo te haré subir sobre las alturas de la tierra, y te daré a comer la heredad de Jacob tu padre; porque la boca de Jehová lo ha hablado”.

Bendecidos por Dios

Cuando somos bendecidos por Dios, por un lado somos enriquecidos en todas las áreas de nuestra vida y no estamos tristes como muchos que tienen posesiones pero vidas tristes. Muchos aparentan ser triunfadores, pero lo que tienen no pueden disfrutarlo con alegría porque no tienen relación con el Señor, ya que es Él quien nos ayuda a disfrutar su bendición.

Dios me ha puesto que meditemos sobre nuestras emociones, ya que la fe de muchas personas está conforme a lo que sienten. Esto puede convertirse en algo muy peligroso, ya que va en contra de lo que está escrito por el Señor.

¿Se han dado cuenta de que muchas personas creen que cuando no les sucede nada malo en sus vidas? Creen que las cosas con Dios están bien, y se adormecen en esa tranquilidad que confunden con la paz de Dios, siendo que a lo mejor Dios ni siquiera participa en sus vidas, porque nunca le invitaron a hacerlo.

Buscar a Dios

Es común buscar a Dios cuando queremos o necesitamos algo, y hay algunos que tienen esa tendencia de medir su espiritualidad y su intimidad con Dios a través de lo que consideran respuestas de Dios. Y si reciben lo que piden está todo bien con Dios. Si preguntamos a las personas ¿qué es lo que creen?, nos damos cuenta que su fe está basada en ellas y en lo que entienden para sí mismas, y no en quien Dios es y lo que Dios espera de ellas.

Muchos piden a Dios una esposa o esposo para poder ser felices. Mientras, Dios nos dice que escojamos bien para poder tener un esposo o una esposa con el que podamos servirle y engrandecer su Reino ¿Se da cuenta de la diferencia? Los objetivos son totalmente opuestos, y el que tiene los ojos puestos en su propia felicidad no tendrá tiempo para cumplir el propósito de Dios.

El resultado de su oración

La cita de hoy es uno de los principios más básicos y de los que deberían ser más sólidos en nuestra fe. Ya que muchas personas basan sus emociones en el resultado de su oración. Pero debemos de entender que Dios no espera eso, sino que necesita que entendamos que Él si hará y lo hará conforme a Su voluntad, para que dejemos de perder tiempo en orar por lo que no sucederá.

Sabemos que “sin fe es imposible agradar a Dios, porque es necesario que el que se acerca a Él crea que le hay y que es galardonador de los que le buscan” Hebreos 11:6, de manera que la bendición de Dios se logra “no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas” 2 Corintios 4:18, pero la vida de muchos es parecida al “rico insensato”, quien después de haber acumulado tanto, le dijo a su alma: “Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate” Lucas 12:19, y los que viven de esta manera no pueden ver las “cosas que no se ven”.

Bendiciones espirituales

No pueden ver las bendiciones espirituales que otros disfrutan, viviendo en felicidad aunque no tengan nada al aprender que es un hecho que cuando buscamos primeramente el reino de Dios y su justicia, todas las cosas son añadidas, Mateo 6:33, de manera que si nuestra prioridad son las cosas espirituales, si estas bendiciones son las que más buscamos, no nos sorprendamos de cuántas bendiciones materiales Dios nos dará.

También aprendemos en los estudios bíblicos que la bendición de Dios se manifiesta en el rostro de la persona ya que la bendición de Dios hace una cobertura que logra en la persona un cambio profundo. Cuando tenemos un verdadero encuentro con el Señor, su bendición se refleja en  nuestro rostro cambiado, y este cambio es el fruto del profundo cambio de vida que manifiesta un hijo de Dios.

Acerca de Julio Torres

Nacido en hogar cristiano, me gusta estudiar la biblia y predicar el evangelio de Jesucristo.

Ver también

Prosperidad

La Prosperidad

Predicas Cristianas - Dios quiere que tú seas prosperado en todo, y en todo significa en todo, pero prosperidad no necesariamente significa ser rico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *