Cubrete con el escudo

Predicas Cristianas

Introducción

Muchas personas quieren ponernos armaduras viejas hechas por ideologías humanas, o copias de éxitos ajenos. Otros se cubren con escudos de religiosidad o de paganismo, pero no se dan cuenta de que nuestra mejor armadura de éxito es la que Dios nos dio.

Así que tengamos cuidado con las viejas armaduras que otros nos ponen, y pongámonos la armadura de Dios y tendremos la victoria asegurada. Dios nos ha determinado para el éxito y al final triunfaremos, pero si tomamos otro nos equivocaremos pues no hay otro camino.

Pero recordemos que cuando Saúl quiso vestir a David con la armadura propia: “Saúl vistió a David con sus ropas, y puso sobre su cabeza un casco de bronce, y le armó de coraza. Y ciñó David su espada sobre sus vestidos, y probó a andar, porque nunca había hecho la prueba. Y dijo David a Saúl: Yo no puedo andar con esto, porque nunca lo practiqué. Y David echó de sí aquellas cosas” 1 Samuel 17:38-39

Se la quitó y entendió que no es con espada, ni armadura, ni ejército, sino por el Santo Espíritu como podía destruir ese gigante, y lo que nos ha enseñado está bien, pero lo que Dios nos enseña ahora es mucho mejor.

Los dardos

En la antigüedad los dardos se utilizaban para dañar al contrincante, desorientarlo y quemar sus posesiones. De manera que cuando uno de estos dardos caía sobre un soldado, lo hería, y sobre todo sacaba a los soldados de la batalla produciendo temor.

Esto es lo que el diablo pretende, que por temor nos salgamos del propósito de Dios y de esa manera podamos ser dañados y nuestras posesiones puedan ser quemadas. Y si el enemigo consigue sacarte del propósito y avanza sobre tu terreno, es porque tú no estás en él por temor.

Predicas Cristianas… Texto Biblico: Efesios 6:16

“Sobre todo,  tomad el escudo de la fe,  con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno”.

El escudo

El escudo está preparado para proteger varias partes de nosotros, pero sobre todo, el corazón, el problema es que muchas veces la base de nuestra defensa está en lo que sabemos, otras en lo que somos, y otras en lo que tenemos, nos defendemos con palabras, o con fórmulas humanas, y en definitiva, cada uno se defiende de una manera distinta, pero Proverbios 20:18 dice: “Los pensamientos con el consejo se ordenan; Y con dirección sabia se hace la guerra”.

Satanás tiene sus dardos apuntados hacia los que representan una amenaza para su reino de tinieblas, pero no debemos sentirnos culpable por los dardos que el diablo nos disparaba, sino que somos ser responsable de lo que hacemos con ellos.

Satanás se goza en nuestra imaginación, puede provocar escenas, presentar hechos, y hacer las cosas tan reales como si estuvieran ante nuestros ojos físicos, pero debemos entender que la fuente es el diablo susurrándonos, en un ataque a la unión con Cristo pues Satanás no quiere que disfrutemos de nuestra posición en Cristo, entonces ataca.

Por lo que uno de los campos de batalla es la mente y uno de los dardos del diablo son los malos pensamientos, que inflaman las pasiones para empujarnos a transgredir y apartarnos de Dios, sabemos que son malos, y tenemos que llevarlos cautivos en obediencia a Cristo.

La duda es lo contrario de la fe

Por ejemplo, la duda es lo contrario de la fe, es decir que cuando la duda entra en nuestras vidas no estamos caminando en fe, ya no agradamos a Dios y el enemigo nos saca del propósito, entonces no puedes dudar de tu sanidad, ni de tu bendición, ni de tu llamado o sueño, pues Dios va a hacer lo que te ha dicho que hará.

El temor es lo contrario a la confianza en Dios, y cuando el diablo nos pone un pensamiento de ¡No podré!, o ¡No tengo fuerza!, estas declarando proféticamente que no puedes y te destinas al fracaso; el diablo pone el pensamiento, tu temes y lo activas, “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio” 2 Timoteo 1:7.

Pregunta al que está a tu lado: ¿Cómo te defenderías si alguien viene a engañarte? ¿Cómo te defenderías de alguien que habla mal de ti? ¿Cómo te defenderías de un agresor y egoísta?; seguramente las respuestas serían muchas pues haríamos distintas cosas, pero….., ¿Cuántos tomaríamos el escudo de la fe?.

Ésta es la mejor defensa que tenemos y la que menos utilizamos, cuando usamos cualquier otra forma de defensa que no sea el escudo de la fe, los dardos que el enemigo nos envía, necesidades, tristezas, enfermedades, maldiciones, etc, simplemente penetran hasta el corazón y nos dañan; sin embargo, cuando usamos el escudo de la fe, no hay nada que nos pueda tocar y en la batalla que nos toca luchar, siempre salimos victoriosos.

El problema de muchos cristianos

El problema de muchos cristianos es que a causa de su propia soberbia no quieren reconocer que tienen puntos vitales en sus vidas que necesitan proteger. Tenemos que saber cuáles son las partes vitales de nuestras vidas para poner allí el escudo. Y eso tiene que ver con las prioridades que tenemos cada uno.

Acerca de Julio Torres

Nacido en hogar cristiano, me gusta estudiar la biblia y predicar el evangelio de Jesucristo.

Ver también

El arrepentimiento | Predicas Cristianas

El arrepentimiento

Predicas Cristianas. El verdadero arrepentimiento tiene que ver con el dolor. Dolor es un sentimiento donde el ser humano expresa un estado emocional...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *