Inicio / Predicas cristianas / Cuando no hallamos la respuesta de Dios

Cuando no hallamos la respuesta de Dios

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas.. Lectura Biblica: Romanos 11:1-7

Introducción

El consuelo posiblemente sea el problema más penoso con el que se tienen que enfrentar los seres humanos. Es decir, el gran interrogante de: ¿Por qué Dios permite que sucedan ciertas cosas en la vida de las personas, fundamentalmente, de sus hijos?

Cuantas veces nos hemos hallado frente a una situación dramática para nuestra vida y nos hemos preguntado: ¿Por qué nos acontece todo esto? Sobre todo siendo cristianos que cumplimos con lo que el Señor nos requiere a través de Su Palabra. Es ésta una pregunta siempre actual e importante que seguramente todos nos hemos hecho en algún momento.

Habacuc

Hay entre los personajes bíblicos uno que se enfrentó a ésta pregunta, se trata de Habacuc. Y podemos ver que el problema con que tuvo que luchar y sobre el cual finalmente halló la respuesta, hizo posible que se convierta en consolador y en una persona capaz de abrazar a su pueblo en su sufrimiento.

Anuncios

Y el suyo es exactamente el mismo problema con el que nos enfrentamos muchos de nosotros actualmente ya que el profeta vivió en un tiempo muy parecido al nuestro, en que todo estaba saliendo mal.

Habacuc vivió en una época en la que hubo una gran corrupción nacional y con la consecuente aflicción para el pueblo, en el que la nación y la tierra toda estaban llenas de violencia, de odio y de brotes de maldad.

Hay un versículo allí en Habacuc que podríamos decir que resume esa inquietud que planteara en un principio: «¿Hasta cuándo, oh Jehová, clamaré, y no oirás; y daré voces a ti a causa de la violencia, y no salvarás?» Habacuc 1:2.

Nuestro clamor parece no tener respuesta

¿Cuantos en el pueblo de Dios estamos clamando para que la violencia en todos sus niveles sea destruida cuando vemos niños y ancianos inocentes muertos en las guerras o en los atentados terroristas? ¿Cuanto clamor se levanta en el pueblo de Dios a causa de la violencia física y moral que se ejerce sobre la niñez y juventud, y entonces pensamos? «¿Hasta cuándo, oh Jehová, clamaré, y no oirás; y daré voces a ti a causa de la violencia, y no salvarás?».

Nos hastiamos de ver la violencia ejercida en contra de los inocentes y nuestro clamor parece no tener respuesta. Tal parece que Dios cerró sus oídos a nuestras peticiones de justicia que no vemos. Parece que «la ley es debilitada, y el juicio no sale según la verdad. Por cuanto el impío asedia al justo, por eso sale torcida la justicia». ¿No suena esto lo que está sucediendo actualmente? ¿No le sucede a Ud esto?

La oración que no obtiene respuesta

Nos encontramos entonces con el gran problema de la oración que no obtiene respuesta. Son hombres y mujeres que están preocupados por su nación porque ven que todo sale mal. El pueblo vive sometido por la maldad y hay inquietud, violencia, injusticia y opresión por miramos, y cuando todo el asunto es traído ante la justicia, la justicia mismas está corrompida.

Como hombres y mujeres de Dios y sabemos que lo que hay que hacer con un problema es presentarlo a Dios y es lo que hemos estado haciendo orando por problema. Pero no vemos ninguna respuesta ya que los casos se siguen presentando mientras que nuestro corazón clama: «Señor, ¿durante cuánto tiempo tengo que seguir clamando a ti de este modo?, he estado esperando un cambio, esperando ver si pasaba algo, pero no sucede nada. ¿Cuánto tiempo debo seguir orando así?.

Anuncios

¿Se ha sintió así alguna vez?, mire lo que sucede en el mundo, y verá como todo se está viniendo abajo, y los antiguos fundamentos sociales y morales se están desmoronando. La gente se aparta de la fe para volverse al materialismo y entonces se cuestionan conceptos que jamás se habían cuestionado.

Al hablar, las personas expresan sus dudas y hasta su incredulidad en círculos en los que nunca se había expresado. ¿Ha estado usted orando por seres queridos, esperando ver cómo Dios los transformaba y actuaba en sus vidas, pero no ha pasado nada? Ese es el problema de la oración sin respuesta, y es un problema realmente importante que nos pone tan perplejos como lo hizo con el mismo Habacuc.

Acerca de Julio Torres

Nacido en hogar cristiano, me gusta estudiar la biblia y predicar el evangelio de Jesucristo.

Ver también

Reflexiones Cristianas... Me enamore de ti

¿Te has convertido?

Predicas Cristianas.. ¿Convertirse es solamente confesar a Cristo como Señor y Salvador”? ¿Cuándo se convierte una persona?, ¿Cómo se concreta la conversión?..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *