Eres especial tesoro

Predicas Cristianas

Introducción

Muchos cristianos no valoran su condición de hijo de Dios porque no han comprendido que para Él son un especial tesoro. Pero déjame decirte que quizá no te creas el más bueno ni el mejor porque no dejas lo que debes dejar, quizá sientes que Dios esta decepcionado de ti por tus tropiezos o errores que no has podido solucionar, o por todo lo que el enemigo te pone a la mente haciéndote creer que eres un caso perdido.

Creyendo que no eres digno

Quizá hasta te avergüenzas de levantar tu rostro al cielo para clamar al Padre celestial creyendo que no eres digno de llegar delante de Dios después de haber cometido ese pecado que nadie conoce pero que te tiene mal.

Tal vez lloras en la soledad porque quieres sentir a Dios, mientras tus ideas y conceptos hacen que sientas como que si Dios no te escucha o se ha apartado de ti, siendo que es el mismo sentimiento de culpa que tienes por el pecado el que te hace creer que Dios esta enojado y se canso de ti.

A veces recuerdas cuando el fuego del Espíritu Santo te abrazaba y quisieras retroceder el tiempo para llegar a sentir lo mismo y llevar una vida así. ¿Cuantas veces quisieras volver a comenzar todo y evitar muchas cosas que hiciste y por las que ahora te sientes mal? Pero el tiempo no se puede retroceder y es algo que tienes que comprender.

Anuncios

Si estás esperando que Dios te diga algo

Pero déjame decirte que si estás esperando que Dios te diga algo, si quieres que su voz te confirme que sigue estando a tu lado, no necesitas escuchar su voz audible pues hoy Dios te escribe para decirte:

Hijo/a mío/a, te he amado desde antes que nacieras. Eres especial para mi porque eres mi hijo/a y te amé desde siempre. Te busque, te llame, te restaure y siempre he estado contigo. He sido Yo quien te ha cuidado y he estado en los momentos más difíciles de tu vida. Solo vuelve tu mirada a mí porque sigo creyendo en ti, porque un día te llame para comenzar y terminar una obra perfecta en ti.

No te desanimes, no te creas indigno porque yo te considero mi especial tesoro y sé lo que llegarás a ser cuando termine contigo. ¡Levántate!, date cuenta que no estás solo ni un segundo y que estoy dispuesto a fortalecerte en tu lucha. Nunca dudes de mi presencia en tu vida, nunca dudes de las promesas y planes que tengo para ti porque cada uno de ellos los voy a cumplir en tu vida.

Leamos la Palabra de Dios

Jeremías 1:4-10 “Vino, pues, palabra de Jehová a mí, diciendo: Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones. Y yo dije: ¡Ah! ¡ah, Señor Jehová! He aquí, no sé hablar, porque soy niño. Y me dijo Jehová: No digas: Soy un niño; porque a todo lo que te envíe irás tú, y dirás todo lo que te mande. No temas delante de ellos, porque contigo estoy para librarte, dice Jehová. Y extendió Jehová su mano y tocó mi boca, y me dijo Jehová: He aquí he puesto mis palabras en tu boca. Mira que te he puesto en este día sobre naciones y sobre reinos, para arrancar y para destruir, para arruinar y para derribar, para edificar y para plantar”.

No llores tu soledad sino hazlo por Su presencia en tu vida.

No te sientas solo porque eso es pensar que Su presencia sobre tu vida no es suficiente. El Señor prometió estar contigo cada día de tu vida y lo cumplirá. Y si tropiezas estará con Su mano extendida para levantarte. Si te sientes sucio, Él estará para sacudir el polvo de tus vestiduras recordándote que dio Su sangre por ti, y que con Él a tu lado todo lo puedes.

Antes de ser formados en el vientre de nuestra madre, Dios ya nos conocía y nos eligió antes de que nuestros padres supieran que iban a tener un hijo. Eres el premio de entre 300 millones de potenciales personas porque Dios decidió que fueras tú.

No eres el resultado de una casualidad

Ni siquiera eres el fruto de la voluntad o el amor de tus padres. Eres el fruto de la voluntad y del amor de Dios, que de entre 300 millones de candidatos, Dios te escogió a ti y te conoció antes de que fueras una persona pues tenía un propósito con tu vida.

Anuncios

Hoy estás en la iglesia no por casualidad sino que estamos donde Dios nos ha puesto porque hay un propósito en nuestras vidas, no porque es nuestro destino.

Cuando vas de viaje te fijas un destino, pues si sales para cualquier lado no podrás planificar cuales son las mejores alternativas para seguir y cuánto tiempo te llevará llegar. Pero si sabes a dónde quieres llegar, todos sabrán dónde estás parado cuando te necesiten y podrás planificar cuál es la mejor manera de llegar a esa meta que Dios te ha puesto en la vida.

En lo espiritual

En lo espiritual es igual, debes conocer el destino que Dios planeó para tu vida. Recuerda que eres parte de una selección especial de Dios y tienes algo especial para dar. Algo que ningún otro tiene, aunque ninguno de nosotros es imprescindible en la obra de Dios.

Pero es cierto que nadie podrá ocupar nuestro lugar en esa obra, ya que “todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor” Efesios 4:16

De manera que cada uno, como miembros de un cuerpo, tenemos una actividad propia y que no puede ser hecha por otro miembro.

Dios nos ha dado a cada uno un don o la capacidad de hacer cierta tarea

“de manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe; o si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza; el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría” Romanos 12:6-8.

Anuncios

Por lo tanto, “no descuides el don que hay en ti, que te fue dado mediante profecía con la imposición de las manos del presbiterio. Ocúpate en estas cosas; permanece en ellas, para que tu aprovechamiento sea manifiesto a todos. Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren” 1 Timoteo 4:14-16, y para esto debemos entregarnos por completo a cumplir nuestro propósito.

Dios te escogió desde la eternidad

Dios te escogió desde la eternidad y lo hizo no por tus méritos ni limitaciones. Lo hizo porque eres alguien especial para Él, y estás en los propósitos eternos de Dios.

Acerca de Ricardo Hernández

Siervo de Jesucristo.

Ver también

Predicas Biblicas... Predicas Cristianas Escritas

Revelación

Predicas Cristianas Escritas, Dios, a través de las épocas se comunicó con el ser humano, le dio a conocer cosas que le estaban ocultas o veladas, y las..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *