Por amor

Predicas Cristianas

Introducción

Es importante entender que el acto de sacrificar a Dios no comienza con el paganismo sino que se efectuó desde la creación del hombre, es así que los primeros sacrificios mencionados en la Biblia son los de Caín y Abel, Génesis 4:3-5.

Y en esos sacrificios se demuestra que hay sacrificios agradables a Dios y otros que no lo son, pues a Dios solo le agradan los que se hacen con un corazón puro ya que Dios mira al corazón. El sacrificio verdadero representa la ofrenda del propio corazón en una disposición de sujeción y confianza que se expresa en la total obediencia a Dios. Sin esta disposición del corazón los sacrificios solamente ofenden a Dios porque son falsos.

La historia de amor más grande que se haya contado

Si tú quieres, puedes ser partícipe, es una historia de entrega, pero también de sacrificio, del sacrificio más grande que puede hacer quien ama, pero el tema es: Tú ¿estarás dispuesto a corresponderle?, pues amor con amor se paga, por lo que en la Biblia podemos leer: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallaráMateo 16:24-25

Debes saber que el camino hacia Dios no es fácil. Es un camino para trabajar con disposiciones que se convierten en luchas. Luchas que nos llevan hasta la entrega y el dolor. Pero un dolor que nos recompensa con toneladas de alegría.

Anuncios

Predicas Cristianas.. Lectura Biblica: Juan 3:12-21

Trata de observar con tus ojos humanos la vida de Jesús desde su nacimiento en un humilde pesebre hasta la cruz del Calvario y piensa en su amor y las privaciones que sufrió. Hambre, sed, cansancio, calor, sueño, ingratitud, rechazo, y burlas. En su sueño y anhelo de salvar a toda la humanidad. Observa todo el proceso para que esto te aliente liberar tu voluntad a fin de que le sigas con un sí de cristiano que no pone condición.

Jesús te está invitando

Jesús te está invitando en este día como a los habitantes de Éfeso a través del apóstol diciendo: “Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo 1 Corintios 11:1. Ya que somos sus hijos y debemos acceder por amor, como Cristo nos amó y se ofreció a sí mismo a Dios en sacrificio por nosotros.

Jesús se entregó a Sí mismo en sacrificio por amor, y nosotros necesitamos re-descubrir el significado de ese sacrificio, si nos decimos a ser discípulos de Cristo. Pues ser discípulo no es venir a la iglesia, ofrendar o diezmar.

Ser discípulo implica mucho más que eso, es necesario que te sometas a Su gobierno y te niegues a seguir siendo gobernado por las corrientes del mundo que buscan cegar nuestras inteligencias y nos llevan a tener conductas egoístas, autosuficientes, y liberales centradas en satisfacer el deseo propio hasta volvernos necios.

No se trata sólo de decir que eres cristiano

No se trata sólo de decir que eres cristiano o que perteneces a un grupo de la Iglesia. Sino que desde esa intimidad que vives con el Señor mostrar al mundo que la cruz no te pesa. Que en ti no hay arrugas o caras largas sino que lo que se ve es la alegría y el gozo del Espíritu que mora en tu interior. Y entonces si podrás decir orgulloso que eres miembro de su equipo. Entonces lo estarás amando de verdad y con fidelidad de discípulo.

Es necesario que no tengas miedo a la realidad de cargar con la cruz. Que no tengas miedo a la palabra sacrificio, pues es uno de los ingredientes de los cuales está hecha la santidad. No tengas miedo de someter tu voluntad al peso de la cruz para que te vayas haciendo más fuerte, puro, generoso y más santo. Menos quejoso, menos egoísta y puedas crecer espiritualmente siendo más antorcha de fuego santo.

Anuncios

Vida espiritual más rica

Si tienes deseos de mejorar tu vida y tener una vida espiritual más rica, reflexiona sobre la forma en que estás ayudando a Jesucristo a llevar la Cruz. Acude a la oración cuando esa cruz no la entiendas, no la quieras o simplemente te canse. Pues ella te dará la luz necesaria para que puedas ver el significado profundo que hay detrás de la palabra sacrifico. Y aunque en ese momento tus heridas estén abiertas, aferrado a la cruz le podrás decir: Señor, con tu auxilio lucharé para no detenerme, responderé como discípulo sin temor a las cuestas empinadas, ni al trabajo diario, ni a las espinas y piedras del camino.

Hay veces que uno se siente confundido, no sabe qué hacer con todo eso que tiene dentro y trata de buscar una salida a este sentimiento de amargura, de abandono o tal vez de desamor. Es entonces cuando muchos buscan la salida que el mundo nos da a través de sus placeres, y la verdad es que sabemos que eso no nos conviene. Pero aun así no podemos evitar que cuando lo pensamos nuestros mente desvaría o nuestro cuerpos tiemblan. Y la verdad es que sabes que con tu forma de actuar lastimas a Dios y seguramente también a quienes te rodean. Ahora, ¿crees que eso es justo?

No hay amor más grande que el de aquel que da la vida por sus amigos

el buen pastor su vida da por las ovejasJuan 10:11. Y dar la vida es negarse a uno mismo, no buscar satisfacernos, no elegir el camino fácil. Es servir, sufrir, privarse, renunciar, es entrega y sacrificio, son distintas formas de dar la vida por alguien.

Es la manera más pura de manifestar el amor que sentimos por alguien, y cuanto más si lo que deseamos mostrar es el amor en Dios, donde el sacrificio de las inclinaciones humanas debemos llevarlas a lo eterno. El dolor, el sacrificio, la entrega por arar el campo, por picar la piedra, por cambiar al mundo negándose a uno mismo, por evitar traicionar a los valores cristianos, a la familia, a los amigos. Ese y solo ese es el auténtico amor.

¿Estás dispuesto a dar tus tesoros?

Alguna vez te preguntaste si realmente estás dispuesto a dar tus tesoros antes de traicionar tus valores. “Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazónMateo 6:21. Si verdaderamente estas dispuesto a negarte a ti mismo para llegar a ser lo Él ha dispuesto que seas; piensa un instante. Si amas a tu familia, ¿cuántas veces sacrificas tus gustos por ellos? Seguramente que tú tienes necesidades, pero, ¿piensas en lo que el otro necesita antes de lo que tú necesitas? Si amas a tus hijos, ¿antepones la felicidad de ellos a la tuya propia?

¿Amas al prójimo?

Dices que amas al prójimo. pero, ¿Eres capaz de decirles de frente sus cualidades y defectos para que sean mejores, o dejas pasar todo porque a ti te “sirven” de una o de otra manera? eS necesario amar a nuestros semejantes, pero el amor hay que demostrarlo con hechos concretos y claros.

Anuncios

También, muchas veces el dolor nos lleva a cuestiona la vida y la presencia de Dios en ella, pero cuando uno está firmemente parado sobre la roca firme que es Cristo (1 Corintios 10:1-12), cuando estamos sobre la roca, ese dolor se transforma en una búsqueda de Dios como única fuente de paz y felicidad eterna. allí es cuando comprendemos que Él es el Alfa y el Omega, el principio y el fin. y que el dolor es parte de la purificación de las propias faltas donde el amor a los demás y a Dios es el que nos da madurez espiritual, haciendo que cambiemos la visión del mundo.

Conocerán todos que sois mis discípulos

Jesús dijo: “En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros” Juan 13:35. Pero no es posible cumplir con esto si continúan dentro nuestro el resentimiento y el amor a nuestras propias cosas en primer lugar. Entonces, necesitamos eliminar de nuestro corazón y de nuestra mente todos esos elementos que son indeseables en un discípulo de Cristo como es el resentimiento o el orgullo. Porque si nosotros trabajáramos en la obra de Dios pero no amáramos a nuestros semejantes, y no sacrificáramos nada por llevar la luz de la Palabra a otra gente, pueblos y naciones, caeríamos en un egoísmo espiritual, muy refinado, pero que nos impediría todo avance en nuestra vida espiritual.

Preocupamos por nosotros

Si solamente nos preocupamos por nosotros y nos olvidamos de tantos millones de personas que habitan el mundo sin conocer al Señor, definitivamente nos estamos encerrando en nuestro propio egoísmo, y éste no nos permitiría conducir a otros hacia el camino correcto.

Entonces, no es suficiente decir que amamos, sino que hay que demostrarlo con hechos. Hay que estar dispuestos a subir a la cruz del Sacrificio por la humanidad. Tenemos que levantar la antorcha de la sabiduría para iluminar el camino de otros. Tenemos que estar dispuestos a darlo todo por nuestros semejantes, pero con amor verdadero, desinteresado, y puro.

Si nosotros queremos la felicidad, debemos luchar por la felicidad de otros

Recordemos que mientras uno más da, más recibe. Pero el que nada da, hasta lo que no tiene le será quitado, “Porque a cualquiera que tiene, se le dará, y tendrá más; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitadoMateo 13:12. Es allí donde viene el sacrificio, pero el sacrificio que se hace sin desear el fruto de la acción, sin desear recompensa.

Sacrificio desinteresado y sincero, dando su vida para que otros vivan y sin pedir nada en recompensa, y esto es lo que tenemos que comunicar al mundo. Tenemos que comunicar al mundo las verdades que hemos aprendido, las semillas de verdad que los maestros nos han enseñado. Y cuanto más trabajemos en la obra del Señor, más podremos experimentar.

Conclusión

Si egoístamente no entregamos a los demás lo que sabemos, tampoco podremos vivir las enseñanzas del espíritu. Entonces, dejemos de lado el egoísmo y entreguemos a otros lo que hemos aprendido, sin importar el sacrificio, el dolor, lo que sucede a nuestro alrededor, lo que hacen los demás, o lo que lograremos con ello, hagámoslo simplemente, POR AMOR.

© Ricardo Hernández. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Predicaciones Cristianas

Acerca de Ricardo Hernández

Siervo de Jesucristo.

Ver también

Predicas Cristianas - Predica la palabra

Predica la palabra

Predicas Cristianas - La vida cristiana no es la excepción, también hay peligros que evitar para correr con libertad. Peligros, obstáculos que se interponen para poder tener una vida cristiana victoriosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *