Revelación

Así también, los santos hombres de Dios fueron movidos, empujados e inspirados a escribir, no porque buscaban un pretexto para hacerlo, porque dentro de ellos estaba la fuente de su inspiración, es decir, que de su interior emanaba el Espíritu Santo que los impulsaba o inspiraba a expresar en forma verbal y escrita las revelaciones de Dios.

Así que el hombre es capacitado por medio del Espíritu Santo el cual lo inspira para escribir la revelación de Dios para la humanidad. En otras palabras, Dios opera en los autores humanos revelándoles lo que han de escribir e impulsándolos para hacerlo.

ILUMINACIÓN

Iluminación es la comprensión de la verdad Divina. Grandes hombres de Dios recibieron revelaciones y hasta fueron inspirados a transmitirlas, pero muchos no llegaron a comprender lo que Dios les había declarado. Daniel dijo: “Y yo oí, mas no entendí” (Daniel 12:8); sin embargo fue motivado (inspirado) a escribirlo, pero no recibió la iluminación para comprender la revelación de Dios. 

En palabras sencillas, la iluminación es cuando logramos entender la revelación que Dios inspiró a escribir a los hombres escogidos para esa obra. Esta revelación de Dios al hombre, la cual está escrita continua llegando a los corazones en todo el mundo, la iluminación es la comprensión de esta palabra escrita, la cual es la revelación de Dios para salvación.

No entendían

1 Pedro 1:10-11 nos muestra otro ejemplo al decir: “Los profetas que profetizaron de la gracia destinada a vosotros, inquirieron y diligentemente indagaron (porque no comprendían) acerca de esta salvación, qué persona y qué tiempo indicaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo, y las glorias que vendrían tras ellos”.

En Lucas 9:45 dice: “mas ellos NO ENTENDÍAN estas palabras…” porque les faltaba iluminación. Lucas 24:45 dice: “Entonces les ABRIÓ (ILUMINÓ) el entendimiento para que comprendiesen las escrituras”, Jesús es quien nos ilumina para entender lo que Dios ha revelado a los apóstoles y profetas, quienes fueron inspirados a escribir para que, a través de los tiempos, se siga conociendo la verdad Divina.

Pablo nos dice que “el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente” (1 Corintios 2:14). El hombre que no ha nacido de nuevo, es decir, el hombre natural no comprende, no ha sido iluminado pues no cree a la palabra y piensa que es locura. Así que, la iluminación, es cuando Dios abre nuestro entendimiento, nos ilumina para comprender su palabra porque hemos creído en lo que está escrito.

DIFERENCIA ENTRE REVELACIÓN, INSPIRACIÓN E ILUMINACIÓN

En la revelación Dios habla y el profeta oye. Es decir, que el profeta se convierte en un recipiente en el cual se vierten las revelaciones de Dios. 1 Samuel 3:10 dice: “Y vino Jehová y se paró. Y llamó como las otras veces: ¡Samuel! ¡Samuel! Entonces Samuel dijo: HABLA, porque TU SIERVO OYE”. Dios le habla a Samuel para revelarle lo siguiente: “…he aquí haré yo una cosa en Israel, que a quien la oyere, le retiñirán los oídos…” Convirtiéndose, Samuel, en un receptor de las palabras de su Dios.

En la inspiración el profeta se convierte en el vehículo, canal o puente por medio del cual Dios transmite lo que ha revelado. En 1 Samuel 13:14 se le dice a Saúl: “…tu reino no será duradero. Jehová se ha buscado un varón conforme su corazón”, transmitiéndosele a Saúl, por medio del profeta, la revelación de lo que Dios haría; porque cuando Dios revelaba a sus siervos, también los inspiraba o empujaba a transmitirlo a su pueblo.

Una vez que Dios ha revelado algo e impulsado o inspirado a escribirlo no tiene necesidad de volver a revelar lo mismo. Pues ya lo ha hecho por medio del vaso que utilizó para tal propósito. Revelación e inspiración actuaron para formar el canon de las sagradas escrituras.

En cuanto a la iluminación podemos decir que, mientras Dios usó a ciertos hombres escogidos para revelar sus propósitos y voluntad y los inspiró a escribir, la iluminación no es provista solo para pocos hombres escogidos sino que está al alcance de todos los que hemos creído en su palabra.

CONCLUSIÓN

Las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios; mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre…” (Deuteronomio 29:29). Lo que debemos conocer para ser salvos está en las escrituras, sin embargo, hay cosas que el hombre no ha podido entender por falta de iluminación.

Muchos no entienden que Jesús es Dios y que el bautismo debe ser en su nombre, en la escritura está revelado, pero a la mente de muchos aún no ha llegado la luz de la verdad Divina, pero su pueblo puede decir: “Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino” (Salmo 119:105) ¡Amén!

© José Caqui Caballero. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Predicas Cristianas Escritas

Acerca José Caqui Caballero

José Caqui Caballero
Un siervo de Dios comprometido con el corazón.

También Revise

Ser hijos obedientes

Ser hijos obedientes

Predicas Cristianas.. Los discípulos de Jesús aprendieron a ser obedientes. Se maravillaban de las obras que él hacía. Su fe aumentaba y pudieron convertirse..

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *