Lo que tengo te doy

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Texto Biblico: «Mas Pedro dijo: No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda.» Hechos 3:6 (RVR1960)

Introducción

Luego que el Espíritu Santo vino sobre los cristianos en el Aposento Alto (Hechos 2:1-13), inició la iglesia su labor evangelista. De manera inmediata vemos a Pedro levantándose y hablando con autoridad a las personas que se acercaron al ver el estruendo que habían causado. El Espíritu Santo nos llena de su poder y autoridad y nos transforma en siervos fieles de Dios. 

También podemos ver que estos primeros cristianos estaban entregados a la predicación y la oración. Esto lo vemos en este capítulo tres de Hechos y su versículo uno. Pedro y Juan subían al templo a la hora de la oración.

No hay duda que la oración es de vital importancia para todo cristiano nacido de nuevo, pues a través de ella nos comunicamos con nuestro Padre Celestial y Él usa este como uno de los medios también para comunicarse con sus hijos.

Anuncios

También es como nos mantenemos en comunión con el Señor y le podemos llegar a conocer de forma íntima. Así hacían los primeros cristianos y debemos seguir manteniendonos con esa vida de oración a Dios. 

Las oportunidades llegan (Hechos 3:1-3)

Cuando subían a orar estos apóstoles, un hombre se acerca a ellos para pedirles limosna. Este hombre era traído a este lugar todos los días, pues dice su palabra que era un hombre cojo de nacimiento. La situación de esta persona era la misma desde que nació.

Pasaron muchos años y no conocía él una condición diferente. Este hombre siempre estaba ahí haciendo lo mismo, pedir limosna a los que entraban al templo. 

Tal vez nuestro ojos están cerrados y no podemos ver la solución a determinado problema. Es más, es probable que hayamos aprendido a vivir con el y nos adaptemos a esa situación. Pero eso no es lo que Dios quiere, Él desea que veamos su gloria obrar en nuestra vida a través de milagros y maravillas. Ese es su deseo. 

Pedro y Juan no buscaron a este hombre sino que él vino a ellos y les pidió limosna. A los apóstoles entonces les llegó esta oportunidad de hacer el bien a alguien. A veces no buscamos las oportunidades y llegan a nosotros.

Si dedicamos tiempo a estar con Dios y a escudriñar su palabra no debe extrañarnos que las oportunidades de mostrar el poder de Dios lleguen a nuestra vida cuando menos lo esperamos. Tal vez se nos invita de repente a participar en algún proyecto, y aunque no tengamos los recursos para hacerlo, Dios nos da la oportunidad. No desperdiciemos esas oportunidades. 

No tengo plata (Hechos 3:6)

El paralítico estuvo atento esperando recibir dinero, pero la respuesta de Pedro fue, no tengo plata ni oro. Probablemente este hombre se desanimó, pues lo que estaba pidiendo era eso, dinero. A veces pedimos a Dios y ni siquiera sabemos que estamos pidiendo, eso nos muestra este versículo.

Anuncios

Debemos pedir al Espíritu Santo que nos ayude a pedir correctamente a Dios, pues Él conoce todas las cosas y su perspectiva es mucho mayor que la nuestra. Este hombre no conocía nada más que estar todos los días haciendo lo mismo. Día tras día hacía esto y no sabia que existía una mejor forma. 

Dios quiera abrir nuestros ojos y mostrarnos un mejor camino. A veces Dios no nos envía eso que pedimos pues Él conoce todas las cosas y sabe que nos conviene y que no. Nuestra oración debe ser a Dios que se haga su voluntad y no la nuestra.

Levántate y anda

A pesar del desánimo que este hombre pudo sentir cuando Pedro le dijo que no tenía dinero, la respuesta no se quedó ahí. Dios tiene mucho más que dinero para darnos. Él tiene todas las riquezas de su gloria. De Él es la salud, la sabiduría y el buen nombre. De Él es la salvación y el gozo. Dios tiene muchísimo más que dinero.

Lo que menciona Pedro a este hombre es el nombre de Jesús. Ese nombre es más valioso que todo el oro del mundo. Jesús es suficiente para nuestras necesidades.

No debemos pedir cosas perecederas y sin valor eterno (Santiago 4:3), debemos pedir que la salvación de Dios sea sobre nosotros y comprometernos a obedecer, las demás cosas serán añadidura de Él sobre nosotros. En el nombre de Jesús es que pasan las cosas.

Este hombre se levantó por el poder de el nombre de Jesús, inmediatamente entró en el templo con los apóstoles alabando a Dios por su milagro. Dios nos da mucho más de lo que nosotros pedimos.

Anuncios

Conclusión

Es mejor que Su voluntad sea hecha y no la nuestra, pues lo que pedimos a veces no es lo que Dios quiere darnos, sino cosas mayores. Este hombre pedía dinero pero dinero no le fue dado, sino algo mucho mejor, el poder caminar y salir de esa pobre situación donde había estado toda su vida. 

Que la voluntad de Dios sea sobre tu vida y puedas, en su nombre, ver la gloria del Señor. Dios te da de lo que tiene, en sus manos están todas las cosas.

© Pedro Blanco. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Predicaciones Cristianas

Acerca de Pedro Blanco

Ver también

Predicas Cristianas 2020: Dios y las obras

Dios y las obras

Si pretendemos tener solo obras y por medio de ellas alcanzar el favor de Dios estamos perdidos, es necesario tener fe en Dios para alcanzar la salvación...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *