Dios nos alimenta

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Texto Biblico:Oyéndolo Jesús, se apartó de allí en una barca a un lugar desierto y apartado; y cuando la gente lo oyó, le siguió a pie desde las ciudades. 14 Y saliendo Jesús, vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, y sanó a los que de ellos estaban enfermos. 15 Cuando anochecía, se acercaron a él sus discípulos, diciendo: El lugar es desierto, y la hora ya pasada; despide a la multitud, para que vayan por las aldeas y compren de comer. 16 Jesús les dijo: No tienen necesidad de irse; dadles vosotros de comer. 17 Y ellos dijeron: No tenemos aquí sino cinco panes y dos peces. 18 El les dijo: Traédmelos acá. 19 Entonces mandó a la gente recostarse sobre la hierba; y tomando los cinco panes y los dos peces, y levantando los ojos al cielo, bendijo, y partió y dio los panes a los discípulos, y los discípulos a la multitud. 20 Y comieron todos, y se saciaron; y recogieron lo que sobró de los pedazos, doce cestas llenas. 21 Y los que comieron fueron como cinco mil hombres, sin contar las mujeres y los niños.” (Mateo 14:1-21)

Introducción

Durante el ministerio de Jesús en la tierra, muchas personas se acercaban a escucharle. Dice su palabra que estas multitudes de gente venían de diferentes lugares y se acercaban al maestro para escucharle. También leemos cómo Jesús predicaba como quien tiene autoridad y no como los religiosos de esa época y esto agradaba a la gente.

En una ocasión Jesús se apartó con los apóstoles, dejó a la multitud y se fueron en barco. Las personas al ver esto le siguieron por tierra y, antes que ellos tocaron tierra del otro lado la multitud ya estaba en el lugar. El Señor tuvo compasión de ellos y sanó a muchos de los que estaban ahí y les enseñaba muchas cosas. 

Anuncios

Hambre de Dios

Lo que caracterizó a estas personas es que tenían hambre, no de pan, sino de escuchar al Señor. Se atrevieron a seguirlo, aun a un lugar desierto. Dejaron su habitación y los poblados cercanos para seguir a su Señor. 

No hay duda que esto agradó al Señor, al ver a la multitud con deseos de aprender de Él los caminos de Dios. En Mateo 5:6 el Señor les dice bienaventurados a los hambrientos, ellos serán saciados, esto paso en este lugar. Las personas tenían hambre de Jesucristo y Él los sació de palabra de Dios y de milagros.

Dios quiere saciar nuestra vida, pero desea que estemos hambrientos de Él, de su palabra y de su comunión íntima. Si de esta manera le buscamos, con hambre, seremos saciados. Al Señor le gusta que le busquemos de todo corazón, estas personas le buscaron en un lugar desierto, tal vez no era cómodo pero ahí estuvieron. A veces orar, ayunar o vigilar no es algo cómodo, sin embargo esto nos ayuda a estar cerca de Dios.

Dadles vosotros de comer

La multitud estuvo atenta a la palabra de Dios y no les importó que el lugar fuera desierto y no hubiera nada para comer. Tampoco les importó que llegó la noche y estaban a la intemperie. A quienes sí les importó fue a los apóstoles, ellos le dijeron a Jesús que era tiempo de despedir a la gente para que buscaran que comer. Pero Jesús, en lugar de despedir a la gente le pidió a los discípulos que les dieran ellos de comer.

El mundo está necesitado de Dios, y muchos sienten ese deseo de escuchar su palabra y ver sus milagros, pero no hay quien los alimente. El Señor nos envía como obreros a su mies, pues es mucha. Dios nos envía como obreros para enseñar al mundo entero de su palabra y sus maravillas, debemos responsablemente aceptar ese llamado y obedecerle.

Sin embargo manifestaron los discípulos que no había suficiente comida para darle a tantas personas. A diferencia de los discípulos, Jesús no estaba viendo las limitaciones. Esto debemos aprender, no a ver las limitantes, sino la necesidad y el poder de Dios. Esto hizo el Señor, vio la necesidad que tenía estas personas y la solución era darles de comer. 

Muchas veces también Dios nos pide hacer algo y lo único que vemos es la limitación, como Moisés a quien Dios le envió a hablar a faraón pero él solo vio su tartamudez. Pero Dios si nos pide hacer algo nos dará las herramientas necesarias para obrar, solo debemos entregarle todo lo que tengamos en sus manos.

Anuncios

Traédmelos acá (vers. 17)

En lugar de ver las limitaciones, debemos entregar lo que tengamos en las manos de Dios. Dios puede hacer milagros con lo que le demos. Para Él no es importante la cantidad, ni calidad de lo que le demos, una cosa a nuestro parecer insignificante puede Dios convertirla en bendición. A Dios lo que le interesa es que le entreguemos todo y de todo corazón.

El que sólo tuvieran los discípulos cinco panes y dos peces para alimentar a cinco mil hombres y muchas más mujeres y niños no fue problema. Jesús los pidió, los discípulos los entregaron y en las manos del Señor, después de bendecirlos, fueron más que suficientes. Con solo esto comieron todos, y no solo esto, sino que después de saciados todos sobraron doce cestas llenas. 

Conclusión

Tengamos hambre de Dios y su palabra y Él nos alimentará de ella. Cuando el Señor nos pida algo para hacer, no debemos ver las limitaciones sino lo que Dios quiere y entreguemos en sus manos lo que tengamos.

En las manos de Dios nuestras limitaciones no existen. Dios puede transformar esas limitaciones en bendiciones, Él solo pide que seamos obedientes y entreguemos todo en sus manos.

Las bendiciones de Dios no solo serán suficientes, sino que sobreabundan. Sus bendiciones sobrepasan todas las barreras y todos serán saciados, solo debemos obedecer en todo a nuestro Dios.

Todos fueron saciados y sobró mucho más de lo que había originalmente, Dios bendice nuestra vida cuando le obedecemos. Todo es de Dios, entreguemoslo en su mano y Él lo transformará.

Anuncios

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Predicaciones Cristianas

Acerca de Pastor Jose R. Hernandez

Pastor jubilado de la iglesia El Nuevo Pacto, en Hialeah, FL. Graduado de Summit Bible College. Licenciatura en Estudios Pastorales, y Maestría en Teología.

Ver también

Predicas Cristianas - Proclamando la verdad de Dios

Proclamando la verdad de Dios

Predicas Cristianas - Existen hoy muchos, que predican doctrinas humanas y fábulas, con el fin de atrapar a grandes masas de personas para que vayan tras de sus disoluciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *