Es tiempo de tomar una decisión

Es tiempo de tomar una decisión, ya no puedes seguir haciendo lo que a ti te parezca sino que debes cumplir con la voluntad del Señor; frente a ti tienes ahora dos caminos y debes escoger por cual transitar, si escoges el correcto llegarás a las bendiciones de Dios, pero si te dejas engañar por el enemigo y te equivocas, debes saber que estás volviendo al mundo y a las prisiones del demonio.

Leamos la Palabra de Dios en Deuteronomio 11:26-28He aquí yo pongo hoy delante de vosotros la bendición y la maldición; la bendición, si oyereis los mandamientos de Jehová vuestro Dios, que yo os prescribo hoy, y la maldición, si no oyereis los mandamientos de Jehová vuestro Dios, y os apartareis del camino que yo os ordeno hoy, para ir en pos de dioses ajenos que no habéis conocido”.

El Señor quiere enfrentarnos hoy con una realidad que muchas veces el cristiano no quiere ver o reconocer, y esta realidad es la desobediencia, es el hacer lo que a nosotros nos parece mejor o mas agradable, sin tener para nada en cuenta la voluntad de Dios, los caminos que nos indica o sus tiempos para desarrollar nuestra vida espiritual.

Frente a esta realidad, el Señor nos ubica ante dos caminos perfectamente marcados a fin de que tomemos una decisión definitiva, porque “Mejor es que no prometas, y no que prometas y no cumplasEclesiastés 5:5.

Puede que recién llegues al camino del Señor, quizás llevas años en el camino pero hasta ahora no te has enfrentado con esta realidad, o quizás engañado por el demonio ya has comenzado a transitar por el camino equivocado que solo te lleva a perder las bendiciones y tu vida espiritual.

Pero en este día, el Señor quiere llamar tu atención para que te vuelvas a Él y comiences a caminar hacia la bendición que ha preparado para ti; es por esto que te dice: “He aquí yo pongo hoy delante de vosotros la bendición y la maldición”, dos opciones claras y precisas que no admiten términos medios.

El pasaje habla de una ceremonia que se describe en Deuteronomio 27:11 en adelante, la cual debían llevar adelante al ingresar en la tierra prometida, y básicamente consistía en asumir la existencia de estos dos caminos.

Para esto se colocaban seis tribus en el monte Gerizim donde estaría la bendición, y las otras seis en el monte Ebal donde estaría la maldición, debemos observar que las tribus que estaban en el monte de la bendición eran las tribus de los hijos Lea y Raquel, de las mujeres libres de Jacob y por lo tanto hijos de la promesa como hoy lo somos cada uno de nosotros, “De manera, hermanos, que no somos hijos de la esclava, sino de la libreGálatas 4:31, y como tales, el Señor quiere que estemos en la cumbre del monte Gerizim.

De esta ceremonia podemos rescatar que para estar junto a las bendiciones del Señor, debemos ser verdaderamente libres conforme a la libertad que Jesús nos ha entregado al recibirle en nuestro corazón.

El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidosLucas 4:18

Si tu quieres recibir las bendiciones que el Señor tiene para ti, es necesario que tu seas libre de todo aquello que traes de generaciones anteriores, esas ataduras que generación tras generación se han venido manifestando en tu familia.

Es necesario que también seas libre de esas ataduras que nosotros mismos nos hayamos hecho y que no solo nos afectaran a nosotros, sino también a las generaciones posteriores que nos han de suceder.

Destruiréis enteramente todos los lugares donde las naciones que vosotros heredaréis sirvieron a sus dioses, sobre los montes altos y sobre los collados, y debajo de todo árbol frondoso. Derribaréis sus altares, y quebraréis sus estatuas, y sus imágenes de Asera consumiréis con fuego; y destruiréis las esculturas de sus dioses, y raeréis su nombre de aquel lugarDeuteronomio 12:2-3

Primeramente observemos que nos dice el Señor que destruyamos estos lugares, que los hagamos desaparecer consumidos por el fuego, no nos esta diciendo que los cambiemos a otro lugar o que los escondamos más profundamente para que nadie los vea.

Y no sean como sus padres, Generación contumaz y rebelde; Generación que no dispuso su corazón, Ni fue fiel para con Dios su espíritu” Salmo 78:8

Es el momento en que el Señor te pide que destruyas totalmente esos lugares de adoración que se han mantenido por generaciones en tu familia, sitios de adoración a imágenes y fotografías, altares físicos o espirituales levantados para adorar a quienes ya no están, que se conservan y mantienen, aún sabiendo que esto no le agrada al Señor.

No tendrás dioses ajenos delante de mí. No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierraÉxodo 20:3-4.

Ha llegado la hora de cortar con esos pactos o ligaduras con que nos atamos por nuestra propia voluntad, o quizás sin saberlo; ligaduras que impiden nuestro desarrollo, nuestro crecimiento y nos privan de las bendiciones de Dios.

Es la hora de destruir nuestros altares privados, esos que levantamos en nuestro corazón y que seguimos adornando cada día, altares de odio y de resentimiento, de despecho, altares de orgullo, rebeldía y mezquindad que nos impiden alcanzar la libertad en Cristo, la prosperidad y el gozo que solamente Él puede traer para llenar nuestra vida.

Acerca de Roberto Torres

Siervo de Cristo y seguidor de la palabra de Dios. Es mi oración que los mensajes que redacto le sirva de bendición.

Ver también

El arrepentimiento | Predicas Cristianas

El arrepentimiento

Predicas Cristianas. El verdadero arrepentimiento tiene que ver con el dolor. Dolor es un sentimiento donde el ser humano expresa un estado emocional...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *