La avaricia – Un pecado en el que muchos caen

Predicas Cristianas

Prédica de Hoy: La avaricia – Un pecado en el que muchos caen sin pensar

Predicas Cristianas Texto Bíblico: Ezequiel 33:30-33

Introducción

Cuando hablamos de prosperidad o de ser prosperados, muchos dicen que con esto solamente se abre la puerta de la avaricia, y esto sucede porque en general se relaciona todo con el dinero o los bienes materiales cuando la realidad bíblica nos dice que esto no es así y el apóstol Juan lo deja bien claro y explicito al dirigirse al anciano Gayo, diciendo:

Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma. Pues mucho me regocijé cuando vinieron los hermanos y dieron testimonio de tu verdad, de cómo andas en la verdad2 Juan 1:1-2.

Es inevitable hablar de la avaricia

Pero cuando hablamos de prosperidad o de ser prosperados, es inevitable hablar de la avaricia, que es una inclinación o deseo desordenado de posesiones o de poderes, y de la codicia, que es el afán excesivo de riquezas y poder, sin necesidad de querer atesorarlas conforme al propósito del Señor.

Debemos entender que nada malo hay en el deseo de prosperar o ser prosperado (2 Corintios 9:8-12), el problema se presenta en la verdadera intención del corazón para obtenerla. Es decir, el por que y para qué.

Muchas veces se dice que el deseo de ser prosperado va de la mano de la avaricia, pero no es así. Pes sus límites son bien claros. La avaricia, se relaciona con una obsesión con la forma y apariencia, sosteniendo el entendimiento detrás de todas las formas y apariencias.

Podríamos decir entonces que la avaricia es la formación y sostén de la idea equivocada de uno mismo, considerando que nuestro mundo funciona a través de las cosas materiales, lo que lleva a una confusión y desequilibrio de los seres humanos tal que si no se dan cuenta que existe otro sentido de la existencia en este mundo se quedan atrapados en las apariencias y lo material creyendo que este es el sentido de la vida.

La avaricia: Uno de los pecados capitales

La avaricia es conocida como uno de los pecados capitales porque a través de la ganancia o tenencia se cometen muchos otros pecados. La avaricia podría describirse como la necesidad constante e irrefrenable de adquirir posesiones, especialmente las de tipo material, aunque no deben descartarse las espirituales, es un pecado que puede dar origen u ocasión de otros como violencia, envidia, engaño y mentira.

Como pecado, la avaricia no presenta un lado positivo como sí podría llegar a hallarlo en la ambición y se relaciona fundamentalmente con un deseo enfermizo y obsesivo sobre el objetivo propuesto, y si bien es una de las características de las sociedades en que la prosperidad está marcada por la riqueza y los logros materiales.

También podemos hallar avaricia dentro de la iglesia, hablando en el campo espiritual, cuando se anteponen las ambiciones personales a la perfecta voluntad de Dios, olvidando que “Mejor es lo poco con el temor de Jehová, Que el gran tesoro donde hay turbaciónProverbios 15:16.

Acerca Ricardo Hernández

Ricardo Hernandez
Siervo de Jesucristo.

También Revise

¿No está Jehová en Sión?

¿No está Jehová en Sión?

Predicas Cristianas.. Sería bueno preguntarse dónde está Sión pues si allí está Dios, al menos a mí me gustaría estar junto a Él y de ésa forma mantener una ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *