Basta de quejas

Predicas Cristianas

Introducción

De la misma manera que el pueblo de Israel se movía en el desierto es como se mueven muchos del pueblo de Dios en la actualidad. Y debemos saber que algunas de las ocupaciones que hoy tienen algunos cristianos también son similares a las que ellos tenían.

En la actualidad son muchos los cristianos que se mueven en un desierto a causa de no querer poner los ojos en Jesús y obedecer su guía en vez de continuar con los propios deseos de su carne.

Pero para comprobar si continuamos en el desierto es necesario enfrentarnos con nuestra propia realidad y sin medirnos con nuestra propia vara sino con la real medida de Dios.

Predicas Cristianas Texto Biblico: Efesios 4:17-24

Los israelitas tenían grandes ocupaciones en el desierto y muchas de ellas estaban relacionadas entre si, actividades como era el quejarse, el desobedecer, y la de enterrar. ¿Pensó Ud que una característica del desierto es que se trata de una tierra de muerte?

¿Pensó alguna vez en la cantidad de hijos de Dios que murieron en el desierto durante esos cuarenta años? Según un censo, en Israel y había un total de 603.000 hombres de guerra que tenían por lo menos veinte años y la mayoría de ellos estaban casados, por lo que podríamos asumir que había igual cantidad de mujeres, además de los niños.

Se calcula que el total de la población debía de pasar de los dos millones de personas. Pero en el desierto, en esos cuarenta años, murieron un millón doscientas mil personas, de manera que todo el tiempo estaban participando en entierros y el desierto se transformó un enorme cementerio, piense que morían como veinte personas por día durante esos cuarenta años.

Los desiertos que debe pasar un cristiano

Los desiertos que debe pasar un cristiano no son para que sufra por sus rebeliones sino que son para eso, para enterrar los muertos. Y los muertos que los cristianos debemos enterrar en nuestros desiertos son las obras de la carne, (Romanos 8:6).

Es allí donde muchos se equivocan pues en medio del desierto continúan dando rienda suelta a las actitudes puramente carnales en vez de poner su mirada en Cristo y vivir como el Señor quiere que vivan.

Cuando los que estaban al frente de las doce tribus tomaron sus varas y las colocaron delante del Señor, vemos que al regresar por la mañana, a la vara de Aarón le habían salido ramas que habían florecido y le habían salido frutos, y todo eso sucedió durante la noche, esta es la nueva vida que nos entrega Cristo cuando posamos nuestra mirada en Él y le obedecemos.

Dios nos está diciendo de esta manera que los únicos que tienen derecho a tener autoridad son los que caminan en la plenitud y el poder de la vida de Cristo, los que han dejado enterrado en el desierto los frutos de la carne, (Romanos 8:13).

El Espíritu Santo mora en nuestro interior

Tenemos a Dios entre nosotros y esa es la gran verdad, Él puede dirigirnos y guiarnos a través del desierto del mundo, guiándonos por medio de su Palabra. Somos guiados de la misma manera que lo fue el pueblo de Israel por la nube y por el fuego y debemos obedecer a esa dirección y es todo lo que necesitamos para llegar al descanso en el Espíritu, que representa la tierra de Canaán.

Es un hecho real del que prácticamente todos los pastores son conscientes y es que la rebelión y la desobediencia intencional a Dios comienzan siempre con murmuraciones y quejas; siempre que alguien se está empezando a quejar, luego va a murmurar y al llegar a ese punto estará al borde de la rebelión, porque así es como empieza siempre.

Están las quejas en contra de las circunstancias, por eso se quejaron del mana y la falta de agua, de la carne y del desierto mismo; nada les parecía bien, ni siquiera el maná que Dios suplía milagrosamente todos los días y que representa al Espíritu Santo.

Porque dicen que tenía gusto a aceite y miel y no era para satisfacerles, aunque sí para alimentarles porque no era la intención de que permanecieran durante tanto tiempo en el desierto, sino de que llegasen a Canaán y se alimentaran de la abundancia que allí tendrían, pero se hartaron del maná y sin tener otra cosa que maná, y siempre maná, empezaron a quejarse y a rebelarse.

De igual manera están aquellos cristianos que viven la experiencia del escaso contacto con el Espíritu Santo, y esta es una experiencia de derrota cristiana, pero lo que hay que hacer es posar los ojos en Jesús, seguir adelante y vivir en la tierra de la abundancia para poder sentimos satisfechos.

Acerca de Ricardo Hernández

Siervo de Jesucristo.

Ver también

Predicas Cristianas.. ¿A quien busca Dios?

¿A quien busca Dios?

Predicas cristianas, Dios no tolera la desobediencia. Un ejemplo de las consecuencias de la desobediencia de un hombre la encontramos en el primer libro de..

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *