Como las aguas

Predicas Cristianas

Introducción

A lo largo de la Biblia podemos ver que varias promesas nunca se han cumplido, ahora…., por esto, ¿Podemos asumir que pueden fallar las promesas allí escritas? Escuche lo que el Señor nos dice en la Biblia.

Predicas Cristianas Texto Biblico: Isaías 55:6-11

Conforme a las promesas establecidas por el Señor, y registradas en Su Palabra, la tierra un día será restaurada al estado que disfrutaban Adán y Eva antes de que el pecado la maldijera. Y esa restauración será una “señal eterna que nunca será raída”. Una señal de la sabiduría, amor y poder de Dios al eliminar la maldición y dar bendiciones sin fin.

Y es por no observar las diferentes maneras en que se habla de la tierra que se comete el error de creer en la destrucción literal de la misma, a pesar de que esta no va a ser destruida como declara Eclesiastés 1:4. Y no solo eso, sino que además habrá bendiciones que descenderán de los cielos para aquellos que amen al Señor y sean obedientes a Su Palabra. Pues “Israel habitará confiado, la fuente de Jacob habitará sola en tierra de grano y de vino; también sus cielos destilarán rocíoDeuteronomio 33:28.

Entendiendo las profecías

Para entender las profecías, debemos en primer lugar familiarizarnos con el lenguaje figurativo que usaban los profetas, y que está tomado de la analogía con el mundo natural, por lo que el mundo natural de los cielos y la tierra, se refiere al pueblo, o a parte de él según sea considerado en la profecía.

Por medio de imágenes tomadas del mundo natural, los profetas frecuentemente dan a entender algo similar, donde por ejemplo, el aumento de su esplendor marca aumento de prosperidad; mientras que su oscurecimiento o caída, marca un revés de la economía.

En estas explicaciones vemos la insensatez de creer que Dios destruirá los cielos y la tierra como dicen algunas sectas al hablar de un cambio de sistema (Salmos 19:1).

Debemos entender entonces que los textos de la Escritura que hablan de la destrucción del cielo y la tierra así como la creación de nuevos cielos y tierra en los cuales habitará la justicia se están refiriendo a la destrucción de los reinos de los hombres y, en su lugar, el establecimiento del reino de Dios, primeramente en el mismo corazón del hombre, y luego en la humanidad toda (Isaías 65:17-19). Y las obras que se van a destruir son las producidas por la gente para alimentar su vanidad y orgullo.

Ahora que hemos visto que la tierra ha de permanecer para siempre, podemos continuar sirviendo al Señor confiadamente, y con la seguridad de que estamos en terrenos sólidos y parados sobre la roca que es su Hijo Jesucristo.

Ahora.., la pregunta ¿Por qué Dios permite el mal?

No es nueva, ya se la hizo hace miles de años Job cuando quiso averiguar la causa de sus propios sufrimientos a pesar de que era un hombre justo, temeroso de Dios y apartado del mal, que gozaba de la prosperidad material y había sido bendecido con una gran familia, por lo que deseaba que los miembros de ella fueran también bendecidos por Dios.

Y esta pregunta se la repiten hoy muchos cristianos, algunos de los cuales pueden también encontrarse en la situación de Job, lo que se olvidan es de un versículo muy importante del Génesis que dice: “Del árbol del conocimiento del bien y del mal, no comerás; porque en el día que comieres de él, de seguro morirásGénesis 2:17.

Job no se apartó de Dios cuando le llegaron los problemas, no hizo como lo hacen miles de cristianos que dejan el servicio, dejan la iglesia, o directamente se apartan del Señor por el solo hecho de encontrarse con algo que no les agrada o no se hace como ellos quisieran, en vez de averiguar por qué Dios ha permitido que sea afligido con pruebas tan duras.

La realidad nos hace ver que en todos los tiempos ha habido quienes profesan ser creyentes, han servido al Señor, y parecían los más entregados, pero cuando les ha llegado la aflicción buscaron saber en dónde se encuentra Dios y lo que estaba haciendo para proteger sus intereses personales sin importarles lo que pensara el Señor de ellos.

Este es un punto muy importante que debemos recordar, ya que cuando no vemos nuestros deseos cumplidos, ¿no llegaremos hasta dudar de la existencia de Dios? En esto hay una lección para todos nosotros, es un hecho que el mundo está lleno de mal (1 Juan 5:19). Y no debemos por eso perder la fe en Dios, ni criticarle, sino que por el contrario, nuestra actitud debiera ser de humildad, con un ardiente deseo de buscar respuestas para nuestras preguntas pero en la única y apropiada fuente, la Palabra de Dios.

Acerca de Ricardo Hernández

Siervo de Jesucristo.

Ver también

Predicas Cristianas.. ¿A quien busca Dios?

¿A quien busca Dios?

Predicas cristianas, Dios no tolera la desobediencia. Un ejemplo de las consecuencias de la desobediencia de un hombre la encontramos en el primer libro de..

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *