¿Por qué predicas?

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Texto Bíblico:Algunos a la verdad, predican a Cristo por envidia y contienda; pero otros de buena voluntad” (Filipenses 1:15)

Prédica de Hoy: ¿Por qué predicas?

Introducción

Para los verdaderos hijos de Dios resulta algo increíble que existan personas que quieran aprovecharse del evangelio y de la predicación para conseguir sus metas personales. Pero la maldad de este mundo ha llegado muy lejos y se ha infiltrado en la misma iglesia de Dios. Jesús nos advirtió que el enemigo anda como león rugiente buscando a quien devorar.

Dice la palabra de Dios que el enemigo incluso se puede disfrazar como ángel de luz para hacer caer a los escogidos de Dios. Así es que no debe sorprendernos que dentro de la misma iglesia haya quienes prediquen para su beneficio y dejen de lado la verdadera palabra de Dios. Lo que debemos hacer todos es conocer la palabra de Dios y pedirle al Señor que nos ilumine para no dejarnos engañar por el mensaje del mal.

Cuando anunciamos el evangelio debemos hacerlo por las razones correctas, porque es el mensaje de salvación de Dios, porque anunciamos a Cristo nada más. El mensaje es Cristo y a Él anunciamos con todo nuestro corazón.

I. La gran comisión (Marcos 16:15)

Este pasaje es conocido como la gran comisión. Cristo nos mandó que fuéramos y predicaremos este evangelio del reino a toda criatura. El Señor nos mandó a ir por todo el mundo anunciando el reino de Dios. Este es el motivo por el cual el mensaje es predicado en todo el mundo por todos los medios posibles.

a. Por todo el mundo (Romanos 1:8)

Ya sea por medio de la predicación o por nuestro testimonio, somos predicadores del evangelio. Todos nos convertimos en predicadores del mensaje de salvación que es en Cristo Jesús. Por todo el mundo ha sido anunciado, por toda nación, reino, por toda raza y lengua el mensaje ha sido predicado y continúa siendo predicado para testimonio a todo el mundo de que Cristo salva.

b. Un mensaje claro (Efesios 4:5)

Como dice su palabra, todos los que hemos creído en su nombre hemos sido hechos hijos de Dios. Todos alrededor del mundo, en todos los tiempos hemos tenido un Dios, un salvador en Jesucristo, una sola fe. Sin importar nuestras diferencias como lenguaje o nación somos un solo cuerpo en Cristo. Así es que el mensaje es el mismo, Cristo salva.

El mensaje es sencillo y poderoso. Jesús cuando inició su ministerio predicaba dos cosas, arrepentíos y creed en el evangelio. Eso es lo que busca el Señor con el anuncio de su palabra, que el mundo se arrepienta del pecado y se vuelva a Dios. Así todos al habernos arrepentido somos hechos hijos de Dios y salvos de la condenación por la fe en Jesucristo.

II. Las razones erróneas (Job 15:3)

Lo que está fuera del mensaje de salvación podemos considerarlo como palabras inútiles. Los razonamientos, por más elevados que aparenten ser, si carecen de Dios son los más bajos que existen. La razón de todas las cosas es Dios, lo que es diferente a esto son razones sin provecho.

a. Envidia (Mateo 27:18)

Los religiosos habían entregado a Jesús a las autoridades diciendo que alborota al pueblo. Nunca aceptaron el mensaje que Jesús traía, sino que fue despreciado por ellos. Esto lo hacían por envidia, porque el Señor anunciaba la palabra de Dios pura, sin contaminación de condiciones humanas.

Muchos predican hoy en día por envidia, porque el otro tiene una iglesia más grande y queremos tener lo mismo. Tenemos envidia del predicador que es usado por el Señor. Si esto sentimos no procede de Dios y debemos arrepentirnos de nuestros pecados. El mensaje que importa es el del Señor y no palabras que parecen sabias dadas por envidia.

b. Contienda (Filipenses 2:14)

Dios nos manda a que hagamos todo sin murmuraciones ni contiendas. Quien predica para contender se encuentra desobedeciendo este mandato del Señor. La palabra no es para contender sino para enseñar, para redargüir e instruir.

Es verdad que la palabra es dura para el mundo pero debe ser predicada. Por más dura que sea la verdad debe ser anunciada. Pero de esto a predicar solo para contender, para entrar en discusiones sin propósito, se pierde el motivo del anuncio de la palabra.

La palabra es para alcanzar almas para el reino de Dios, ese es el propósito del Señor que todos seamos salvos. Si usamos palabra para contender, para ser vistos por los demás, para hacernos ver como conocedores y gloriarnos en ello, estamos yendo por el camino equivocado. Dios es santo.

III. Casos bíblicos

En la biblia encontramos motivos erróneos para anunciar el mensaje o para gloriarse de él. Recordemos que la gloria solo pertenece a Dios, Pedro no se gloria de predicar y que se conviertan cinco mil personas, sabía que quien hace la obra es el Señor y lo mismo puede usar una piedra para anunciar el mensaje.

Acerca de Pastor Jose R. Hernandez

Pastor jubilado de la iglesia El Nuevo Pacto, en Hialeah, FL. Graduado de Summit Bible College. Licenciatura en Estudios Pastorales, y Maestría en Teología.

Ver también

Predicas Cristianas - Niegan a Dios el unico soberano

Niegan a Dios el único soberano

Predicaciones Cristianas - Vivimos en medio de una sociedad que niega la existencia de Dios. Tenemos que entrar en acción, porque la gran realidad es que vivimos en medio de una sociedad perversa y corrupta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *