Las catástrofes no son juicio del eterno

Predicas Cristianas | Estudios Biblicos

Nahúm 1:3-6; Isaías 54:10. Jehová, el Eterno, como dueño absoluto de todo lo creado, tiene dominio total sobre su creación. A su voz, todos los elementos de la tierra se sujetan; Él gobierna las aguas de la mar; los vientos le obedecen y los montes tiemblan ante su presencia. A su paso los collados se deslíen y se hunden las peñas cuando estos elementos son usados como instrumentos en los juicios del Eterno Job 36:29-31; 37:13.

Si el Eterno usa de estos elementos, ¿Se podría considerar un Terremoto, un Huracán, un Tsunami o una erupción volcánica, como un juicio del Señor?

Para algunas organizaciones protestantes sí, por cuanto el pecado según dicen ellos, es el factor principal por la cual vienen todos estos castigos, los cuales son los juicios que hace el Eterno sobre toda la humanidad; tomando en cuenta, que el señor aborrece a todo hombre que se enseñorea del pecado, por cuanto no se ha arrepentido de sus maldades y no ha dejado su idolatría: recibiendo así, el justo pago de su extravió

 Es cierto que el pecado siempre será el motivo para que el Eterno haga juicio sobre los hombres Génesis 6:5-7, Isaías 13:11, pero no podemos asegurar actualmente, que el Eterno por medio de un Terremoto, un Huracán o cualquier fenómeno natural,  esté ejecutando sus juicios sobre las gentes, pues esto haría del Eterno un ser injusto, ya que cuando un Terremoto se manifiesta, no mata a todos los pecadores de la tierra, ni siquiera a los de una ciudad; y no podrían ser mas pecadores unos que otros (comparar con, Lucas 13:1-5).

Anuncios

Los fenómenos naturales, como son: Terremotos, Huracanes, Tsunamis y explosiones volcánicas entre otros, no son en sí catástrofes, ni mucho menos pueden ser considerados como juicios del Eterno sobre las gentes: sino que son parte de la misma creación del Todopoderoso.

Por medio de la ciencia: nos damos cuenta, como estos eventos naturales tienen un propósito positivo dentro del ecosistema, manteniendo el balance en la estructura de la misma tierra Job 37:12-13; Job 38:26-27.

Entonces, ¿Por qué mueren muchas gentes a causa de estos eventos naturales? Los factores que han causado miles de muertes, no han sido en sí lo que procede de la naturaleza, sino, (en algunos casos), de la mala ubicación de los pueblos o ciudades, en que estos se han establecido.

Por otro lado, está el factor “pobreza”: es decir, que a causa de la misma pobreza, muchas de las casas no están bien construidas, y no soportan la fuerza que genera un terremoto, huracán o maremoto (Tsunami), y de ahí, la catástrofe. De aquí que un arquitecto estadísticamente haya dicho: “los Terremotos no matan gentes los edificios sí”.

También está el factor “negligencia”. Si las personas fueran consientes, cuando se avecina uno de estos fenómenos, tendrían más precaución; menos tragedias se suscitarían y menos muertes habría que lamentar.

Según las estadísticas, muchos de los que mueren en un huracán o un Tsunami (como caso), las muertes son causadas por negligencia: por no dar credibilidad a la magnitud del evento, y por no extremar precauciones. La biblia señala diciendo: “el avisado ve el mal, y escóndase: mas los simples pasan, y reciben el dañoProverbios 22:3.

Desde hace algunos miles de años, hasta la actualidad, el Eterno ya no ha castigado al hombre a causa de su pecado usando como medios los elementos de la tierra. El ha dejado a las gentes que anden en sus propios caminos, pero los ha dejado bajo advertencia: “por que el Eterno traerá toda obra a juicio, el cual se hará sobre toda cosa oculta, buena o mala Eclesiastés 12:14.

Anuncios

EL JUICIO DEL DILUVIO UNIVERSAL

Génesis 6:3-7; Génesis 9:11. Sin duda alguna, el juicio más grande que el Eterno haya ejecutado sobre la humanidad, fue el diluvio universal. Sobre este suceso, existen datos históricos por todo el mundo, que certifican dicho evento mundial; sobre todo, los datos bíblicos que son la prueba indeleble e indubitables, en donde encontramos la respuesta del ¿Por qué? El Eterno juzgó de esa manera a toda la raza humana.

Según la lectura bíblica, el Eterno se molestó con toda la raza humana, por causa de su maldad; por cuanto todo lo que procedía de su corazón como eran: sus pensamientos, “…era de continuo solamente el mal” (verso 5).

La lectura no dice que tipos de pecados cometieron los hombres, pero lo que sí es posible probar o determinar, es que no eran idolatras. Por su parte, nuestro señor Jesucristo, nos da algunos datos, en donde nos dice, que los hombres en los días de Noé, solo comían y bebían; se casaban y se daban en casamiento (Mateo 24:37-39), entendiendo con esto, que al Eterno lo tenían olvidado.

No obstante, la maldad le pesó al Eterno, e hizo que se arrepintiera de haber creado al hombre sobre la tierra y derramara sobre ellos todo el peso de su ira. Génesis 6:7. En este juicio se castigó la maldad de los padres, también sobre los hijos, y aun sobre los animales que había sobre la faz de la tierra Génesis 7:21-23. Solo así, destruyendo al mundo, el Eterno, logro erradicar todo el pecado de ellos; toda la violencia que había sobre la tierra Génesis 6:11-13.

Muchos críticos, actualmente, censuran la determinación del Todopoderoso, pues argumentan diciendo, que, por qué tuvieron que morir los niños, los cuales no tuvieron ninguna culpa, ya que los pecadores fueron los adultos y no ellos.

Anuncios

Desde un punto de vista muy humano, es difícil comprender los designios del Eterno; no así desde la perspectiva bíblica, ya que de acuerdo a las Escrituras, la consecuencia de la maldad de un padre siempre recaerá sobre su hijo Éxodo 20:5.

¿Por qué el Señor no perdonó al mundo antiguo? (2ª Pedro 2:5). Los que conocemos que el Eterno es un ser lleno de amor, que su misericordia es muy grande y que es tardo para la ira, también sabemos que a Él, el pecado lo irrita, lo enfurece.

En este caso, lo que impidió que el Señor perdonara al mundo viejo, fue que el pecado se había multiplicado y sobre todo: que no se arrepentían de ello, ni se volvían de ese mal camino. La necedad y la soberbia de ellos, fue el detonador que hizo que el Eterno los destruyera para siempre.

Después de que el juicio del Eterno concluyó, Él mismo juro, que nunca más destruiría la tierra por causa de los pecados del hombre, ni volvería a destruir a los seres vivientes. Es decir; por medio de otro diluvio Génesis 8:21, Génesis 9:11-17.

El Eterno sabe que el hombre siempre será malo y que ésta maldad está en el hombre desde que es joven; pero aun con todo eso, el Señor con su paciencia esperara a que todos nos arrepintamos de nuestros pecados, y no despreciemos ““…las riquezas de su benignidad, paciencia, y longanimidad…” Romanos 2:3-5.

JUICIO CONTRA SODOMA Y GOMORRA

Génesis 19:20-25; Judas 7. Después del juicio que ejecutó el Eterno, por medio del diluvio sobre las naciones, ejecutó otro, de no menos trascendencia, al confundir las lenguas de los hombres. La única diferencia de este juicio, fue, que no hubo muertes que lamentar (Génesis 11:1-9). No, así, con el juicio que hizo sobre los de Sodoma, Gomorra y las ciudades comarcanas, cuyo punto, es el centro de nuestro estudio.

El pecado siempre será el motivo y la razón por la cual el Eterno tenga que destruir a las gentes. Pero esta forma de castigo viene, por cuanto el pecado se ha agravado en extremo y en esta condición pecaminosa el hombre hace que el Eterno tome esta decisión Génesis 18:20. Isaías 30:1.

Acerca de Dan Jimenez

Ver también

Predicas Biblicas.. Predicas Cristianas

Basta de quejas

Predicas Cristianas Escritas. En la actualidad son muchos los cristianos que se mueven en un desierto a causa de no querer poner los ojos en Jesús y obedecer..

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *