¿Cómo amar a Dios?

Predicas Cristianas

Prédica de Hoy: ¿Cómo amar a Dios?

Predicas Cristianas Texto Bíblico: 1 Juan 4:19-21 

Introducción

Por lo general, cuando le preguntas a un cristiano si ama a Dios, no tardará en contestar que sí y muy enfáticamente. Porque la verdad es que amamos a Dios y no tememos duda de eso.

Ahora, cuando alguien te pregunta: “¿Cómo se ama a Dios?” Ya no sé si la respuesta sería correcta y enfática. Te preguntaste alguna vez si sabes cómo amar a Dios. O lo que es más importante, si estas amando a Dios como Él quiere.

Leamos la Palabra de Dios en 1 Juan 4:19-21Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero. Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto? Y nosotros tenemos este mandamiento de él: El que ama a Dios, ame también a su hermano”.

Es fácil decir: Amo a Dio

El tema es si realmente tenemos conciencia de lo que decimos. O por lo menos si tenemos claro lo que significa amar a Dios. Ya que no puedo comparar el amor a Dios con el amor a una mujer.

Por ejemplo, pues son dos clases diferentes de amor. Aunque si por amor a una mujer somos capaz de hacer cualquier cosa, cuánto más tendríamos que ser capaz de hacer por Dios.

Quizá demasiado seguido decimos: Yo amo a Dios, pero, ¿realmente estamos demostrando que lo amamos? No hay duda que Dios nos ama, “porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eternaJuan 3:16. Pero es necesario que nosotros reflexionemos un poco más sobre el amor que decimos sentir por Dios, y sobre todo que analicemos que, y cuanto, estaríamos dispuestos a hacer, y a dar, por ese amor.

Amar a Dios – ¿Realmente amas a Dios?

Si amas a Dios, pregúntate si lo amas tanto como para perdonar a aquellos que un día te hicieron mucho daño. Si lo amas tanto como para dejar a un lado todo lo que no te edifica y dedicarle más tiempo a Él. Lo amas tanto como para dejar de una vez por todas, ese pecado oculto que te hace daño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio