El sufrimiento y el infierno

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Predica de Hoy: El sufrimiento y el infierno no son para el hombre

Predicas Cristianas Texto Bíblico: Juan 8:39-44

Introducción

En ocasiones escuchamos en el mundo la frase: “Es que las mujeres hemos nacido para sufrir”. Y esto está referido a lo dicho en Génesis 3:16 “A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces; con dolor darás a luz los hijos”.

Pero que dolor mas agradable que resulta luego que la mujer ve a su hijo ya nacido, es tanto el gozo de ver esa prolongación de su propia vida que los tremendos dolores del parto pasan a un segundo plano que prácticamente ni se recuerdan.

Lo cierto es que salvo esta ocasión, el sufrimiento y el dolor no son parte de la dádiva de Dios para el hombre. Sino que por el contrario, el deseo de Dios es que el hombre viva una vida plena de felicidad y sin sufrimientos. Pero sucede que el hombre, prisionero de su pecado, se empeña en seguir el camino del diablo y por lo tanto su única expectativa es su mismo destino, es decir, el infierno.

Cuando Dios creó el infierno, lo hizo solamente para encerrar en él a Satanás, no para los hombres. Y fue por esto que envió a su hijo, “para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eternaJuan 3:16. Dios dio vida y perdón de pecados, cambió el destino de los pecadores del infierno al cielo, entregando como paga a su propio Hijo, nuestro amado Señor.

El sufrimiento y el infierno – La voluntad de Dios es que el hombre no vaya al infierno

La voluntad de Dios es que el hombre no vaya al infierno, entonces lo que el hombre debe hacer para estar en su voluntad es simplemente seguirle a Él, quebrando todo dominio que el Diablo tenga con su mente y con su vida. En pocas palabras, el sufrimiento y el infierno no fueron creados para el hombre sino para el diablo, y para evitarlos solamente tenemos que seguir al Señor.

El sufrimiento y el infierno – Creado para encerrar al diablo

Como dije, el infierno fue creado por Dios para encerrar allí al diablo eternamente como esta escrito en la palabra que sucederá al final de los tiempos. No fue creado para convertirse en morada de los hombres.

Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos” Apocalipsis 20:10.

De igual manera el sufrimiento es porción del diablo, y no de los hombres. Ya que Dios entregó a su Unigénito Hijo Jesucristo, en sacrificio, para que la humanidad toda pueda ser salva de la muerte y del infierno ya que Él tiene sus llaves (Apocalipsis 1:18).

Y para que viva libre de esos sufrimientos y dolores, ya que como dice la Escritura: “Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros” Isaías 53:4-6.

El infierno fue preparado para Satanás y sus demonios

El infierno fue preparado para Satanás y sus demonios, ésa es su única expectativa y ése será su destino. Ya que dice la Escritura que serán echados “al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángelesMateo 25:41. Pero también irán allí quienes no practicaron ni el amor ni la misericordia, aunque digan tenerlos.

Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; fui forastero, y no me recogisteis; estuve desnudo, y no me cubristeis; enfermo, y en la cárcel, y no me visitasteisMateo 25:42-43.

Luego que Satanás se levantara en contra de Dios, “el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con élApocalipsis 12:9. A partir de allí ha venido engañando a quienes se dejaron engañar, y les ha convertido en sus seguidores, fijándoles su mismo destino y expectativas.

El sufrimiento y el infierno – La luz de Dios sobre el hombre

El Señor vino a traer luz sobre la vida del hombre. Pero, “los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malasJuan 3:19.  Estos son quienes se convierten en seguidores del diablo , ya que han permitido que sus mentes sean sometidas por él.

Estos son quienes se convierten en muertos vivientes. Rebeldes que viven errantes y caminando sin una dirección definida. Son “nubes sin agua, llevadas de acá para allá por los vientos; árboles otoñales, sin fruto, dos veces muertos y desarraigados; fieras ondas del mar, que espuman su propia vergüenza; estrellas errantes, para las cuales está reservada eternamente la oscuridad de las tinieblas. 16 Estos son murmuradores, querellosos, que andan según sus propios deseos, cuya boca habla cosas infladas, adulando a las personas para sacar provechoJudas 12-13, 16.

La rebeldía

El hombre, en su rebeldía, deja someter su vida por el diablo, y entonces comienzan sus sufrimientos. Ya que que el hombre sufre por seguir al diablo y no a Dios. El hombre sometido por el diablo no cree en Dios y en sus bendiciones. Pero si cree en los curanderos, brujos y hechiceros. No creen en la palabra de Dios ni en un Dios vivo, y por esto es que continúan adorando a los ídolos e imágenes, y hablan con ellos, y les piden a ellos, ignorando que el único Todopoderoso es Dios.

Aquellos que son sometidos por el diablo, como han perdido su visión, caminan a ciegas por la vida perdiendo su autoestima. Esto es lo que les lleva al alcoholismo, a la drogadicción, a la prostitución y todo tipo de perversión, resultándoles lo mismo tener una vida regida por las normas de Dios, que una desordenada y plagada de mentiras, hipocresías, insultos y peleas.

Bajo el dominio del diablo

Con su vida bajo el dominio del diablo, pierden también la proyección de su futuro. Pues en su interior solamente sienten el vacío sin esperanzas, que les lleva a dejar de estudiar. Dejar de aspirar a una vivienda propia, y a un trabajo mejor y estable que le brinde la seguridad de una vejez digna.

En el pasaje que leímos, los judíos se jactaban de ser hijos de Abraham, como muchos se jactan de ser cristianos. Pero como Jesús les dijo a ellos: “Si fueseis hijos de Abraham, las obras de Abraham haríais” (vers. 39).

Y si fuesen verdaderos hijos de Dios, sus obras harían, en humildad y sujeción a Su palabra. Pero como su mente está sometida al diablo, hacen lo que éste les susurra a sus oídos y “a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; (y) hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luzIsaías 5:20.

De manera que aquellos que siguen al diablo son educados en la escuela de la mentira y su destino es el mismo de su maestro, el sufrimiento y el infierno eterno.

Podrás ser tentado a creer que el sufrimiento viene de Dios, pues mintiendo es como habla el diablo. Pues “Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira” (vers. 44). Pero tu tienes discernimiento para reprender esas mentiras sin temor. Y debes hacerlo con firmeza y seguridad a fin de que no tengas que decir como Job: “El temor que me espantaba me ha venido, Y me ha acontecido lo que yo temíaJob 3:25, y llegues a padecer un sufrimiento que Dios no lo ha creado para ti, desechando la gracia y bendición que el Señor quiere darte.

CONCLUSIÓN

El sufrimiento y el infierno son para el diablo y sus seguidores, no para el hombre que rinde su vida a Cristo y le sigue a través de su Palabra. Es posible y necesario que un cristiano sufra pruebas, como dice la Palabra, “para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo, a quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso; obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas1 Pedro 1:7-9. Pero lo que no es posible, es que la vida toda del cristiano sea una gran prueba que la llegue a transformar en un sufrimiento.

Si tu vida es de sufrimiento, revísala. Confróntala con la palabra de Dios para comprobar si no estás siendo sometido por el diablo y estás caminando hacia su destino.

Comprueba como está tu autoestima a través de tus acciones y forma de vivir. Verifica cuales son realmente tus aspiraciones, que cosas anhelas para ti y tu familia, tanto en el campo material como espiritual.

Piensa hacia dónde estás dirigiendo tus pasos, y si son realmente guiados por el Señor o quien domina tus pensamientos es ese diablo engañador y mentiroso que te hace ver el sufrimiento como algo normal y proveniente de Dios.

© Francisco Hernández. Todos los derechos reservados.

Predicas Bíblicas .. Predicas Cristianas

Acerca Francisco Hernández

Francisco Hernández
Sirviendo a Jesucristo desde hace más de 20 años. No soy pastor de una iglesia, pero me gusta estudiar la biblia y redactar mensajes cristianos para ser participe de la gran comision.

También Revise

Si no confías en el Señor te vuelves frágil.. Predicas Cristianas

Si no confías en el Señor te vuelves frágil

Predicas Cristianas.. Es una mala costumbre de muchos cristianos el alejarse de la cobertura que el Señor brinda en su iglesia, por distintos motivos. Como..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *