Inicio / Predicas cristianas / Ya no te lamentes.. tu tristeza se convertirá en Gozo

Ya no te lamentes.. tu tristeza se convertirá en Gozo

Predicas Cristianas | Estudios Biblicos

Juan 16:20 De cierto, de cierto os digo, que vosotros llorareis y lamentareis, y el mundo se alegrara; pero aunque vosotros estéis tristes, vuestra tristeza se convertirá en gozo.”

Jesús preparaba a sus discípulos para la hora en que él había de morir.. y les decía, vosotros llorareis y lamentareis, y el mundo se alegrara. Aquellos que amaban a Jesús iban a llorar y lamentarse cuando llegara ese día, mientras que aquellos que desearon su muerte estarían alegres, Pero Jesús consolaba a sus discípulos con estas palabras: Pero aunque vosotros estéis tristes, vuestra tristeza se convertirá en gozo. Siempre que Jesús les daba lo que parecía una mala noticia, siempre terminaba con una palabra de aliento, de animo, con una palabra de esperanza. Jesús sabia que al tercer día, él iba a resucitar y sus discípulos lo volverían a ver, y entonces aquel lloro, aquel lamento, aquella tristeza se iba a convertir en Gozo.

Juan 20:19-20 dice: “Cuando llegó la noche de aquel mismo día, el primero de la semana, estando las puertas cerradas en el lugar donde los discípulos estaban reunidos por miedo de los judíos, vino Jesús, y puesto en medio, les dijo: Paz a vosotros. 20 Y cuando les hubo dicho esto, les mostró las manos y el costado. Y los discípulos se regocijaron viendo al Señor.”

Anuncios

Muchas cosas cambiaron cuando venimos a los pies de Cristo. Yo creo que la mayoría de nosotros cuando aceptamos a Jesucristo, teníamos la impresión de que desde ese día en adelante, todo iba a ser diferente, y teníamos razón, la Biblia dice: De modo que si alguno esta en Cristo nueva criatura es, las cosas viejas pasaron y he aquí todas son hechas nuevas. (2 Corintios 5:17.) Nuestra forma de pensar cambio, nuestra forma de vivir cambio, nuestra forma de hablar cambio y muchas cosas que antes hacíamos cambiaron, se fueron los vicios, se fueron las malas palabras de nuestra boca, se fueron las malas costumbres, y muchas otros cosas, pero, hay algunas cosas que no se han terminado y esas son el llanto, el lamento, la tristeza, la aflicción, y la angustia, los problemas que día tras día son parte de las vida de los creyentes. Jesús mismo nos lo dijo: “Estas cosas os he hablado para que en mi tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción, pero confiad, Yo he vencido al mundo.” Juan 16:33

El mundo se lamenta: La gente en el mundo se lamenta, llora, gime, y no hay nada ni nadie que les pueda consolar.. Quizás por algún instante, encuentran aliviar su dolor con drogas, con alcohol, en el baile, en los hombres, en las mujeres, en tantas cosas que el mundo ofrece. Pero todo eso no puede llenar el vacío que solo Cristo puede llenar. Usted habrá escuchado en las noticias de personas que cuando han tenido crisis financieros se han quitado la vida, Padres de familia que han matado a sus hijos y su familia entera porque tuvieron un crisis en su hogar. Hace unos años un hombre se mato en el freeway porque le habían dado la noticia que tenia SIDA y su seguro medico no le quería cubrir su tratamiento; no tenia a Cristo entonces no había esperanza para él. El mundo busca la salida más fácil  porque no tienen a Cristo. No hay consuelo para ellos, no hay quien por ellos, porque la Biblia dice: “Sin mi nada podéis hacer” y por más que tratan de encontrar algo o alguien que los consuele, será imposible si no se rinden a Cristo.

Quizás estas pasando problemas. Quizás últimamente, tu has estado teniendo muchos problemas y has llorado tanto, has estado triste, ha habido lamento. Nosotros no somos como los que no tienen esperanza. Siempre Dios tiene una palabra de aliento para ti, una palabra de consuelo, de animo de esperanza. Tu tristeza se convertirá en gozo. Todos pasamos momentos difíciles. Todos pasamos momentos difíciles en nuestras vidas. Momentos cuando tu tienes que llorar, momentos cuando la vida te da golpes tan fuertes que sientes que no vas a soportar y tu tienes que llorar porque es algo bien normal, bien natural, pero viene Dios y te da palabra de aliento, palabras de animo, de esperaza y tu empiezas a sentir nuevas fuerzas. Pero el problema esta en que muchas veces aunque Dios venga y nos dé palabras de animo, de aliento, de esperanza, parece ser que nosotros no queremos ser consolados sino que queremos pasar todo el tiempo lamentándonos por cosas que ya pasaron, cosas que ya quedaron atrás y por más que Dios nos hable no queremos soltar nuestro pasado. Aunque Dios dijo que tendríamos aflicciones, el propósito de él no es que nos pasemos toda la vida lamentándonos por los problemas.

Muchos se lamentan por cosas que pasaron hace tiempo, y toda su vida pasan lamentándose. Y empezamos quizás a recordar cosas del pasado, cosas del ayer que no le permiten a Dios hacer las cosas que él quiere hacer con nuestro presente y así nunca lograremos ver el futuro que Dios tiene para nosotros. Es por eso que dice la Biblia:

“No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. 19 He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad.” Isaías 43:18-19

Dios quiere hacer cosas nuevas en nuestra vida, en nuestras iglesias, pero Mientras nosotros nos sigamos acordándonos de las cosas pasadas, Nunca vamos a ver lo que Dios quiere hacer en nuestras vidas, en nuestra iglesia.

Salmos 137:1-4 (Lamento de los cautivos en Babilonia) “Junto a los ríos de Babilonia, Allí nos sentábamos, y aun llorábamos, Acordándonos de Sion. 2 Sobre los sauces en medio de ella Colgamos nuestras arpas. 3 Y los que nos habían llevado cautivos nos pedían que cantásemos, Y los que nos habían desolado nos pedían alegría, diciendo: Cantadnos algunos de los cánticos de Sion. 4 ¿Cómo cantaremos cántico de Jehová En tierra de extraños?”

Anuncios

Será que toda la vida vamos a estar lamentándonos diciendo: Recuerdo cuando yo oraba de esta forma, Recuerdo cuando yo sentía la presencia de Dios, Recuerdo cuando danzaba y remolinaba ante la presencia de Dios, Recuerdo cuando hablaba en lenguas, Recuerdo cuando predicaba con poder y unción, Recuerdo cuando ponía mis manos sobre los enfermos, Recuerdo cuando profetizaba. Y puros recuerdos y lamento, asta suspiramos cuando recordamos los viejos tiempos. ¿Como Dios va a ser algo nuevo hoy, si no podemos soltar el ayer? Vivimos de puros recuerdos y recuerdos, y nos lamentamos y cuando venimos a la casa de Dios no podemos gozarnos ante su presencia, porque mientras otros que han venido tristes, que han venido con problemas, que han venido afligidos, se están gozando cantando Diciendo le a Dios, Has cambiado mi lamento en baile.  Otros que también traen problemas, que también están tristes,  Se quedad en sus asientos lamentándose por sus problemas.

¿No esta cansado usted ya de lamentarse tanto? Y usted dirá: es que usted ni se imagina los problemas que yo tengo. Son muchos, si viera, he perdido a mi esposo, mis hijos están en las drogas, estoy enfermo, mi hermano se levanto contra mi, el enemigo me ha hecho unas buenas; Es que le he fallado a Dios y no me puedo levantar.. Es que ya no siento a Dios, y puro lamento y lamento y lamento, Pero que vas hacer para que tu situación cambie.   Con no alabar a Dios no vas a solucionar nada.  Mas duro será para ti.. Porque cuando nosotros abrimos nuestros labios para alabar a Dios, viene una fuerza sobrenatural sobre nosotros que nos ayuda a sobrellevar nuestros problemas. Pero si no te fortaleces en Dios entonces con tu propia fuerza no podrás porque la Biblia dice: que Nadie es fuerte por sus propias fuerzas: Nuestras fuerzas vienes de Dios y el gozo del Señor mi fortaleza es, pero si no hay gozo si no solo lamentos, entonces no hay fuerza.

Hay grandes hombres de la Biblia que pasaron momentos difíciles en sus vidas, lloraron, gimieron, pero no se quedaron lamentándose sino que se fortalecieron en Jehová de los Ejércitos. El poderoso en batalla, El fuerte y Temible. (1 Samuel 30:1:6) La Biblia dice que David y sus hombres llegaron a Siclag habían sido invadidos por los Amalecitas, y dice la Biblia que habían asolado a Siclag y le habían prendido fuego. Dice la Biblia que se habían llevado cautivas a las mujeres y a todos los que estaban allí, desde el menor hasta el mayor; Pero a nadie habían dado muerte, sino se los habían llevado al seguir su camino. El enemigo a venido atacando tu vida, tus hijos, tu hogar, a la iglesia, a nuestros jóvenes, pero no los a podido matar porque Dios no ha hecho una promesa de salvarlos.. Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo tu y tu casa. Cuando llego David y sus hombres a la ciudad y se dieron cuenta que la ciudad estaba quemada, y sus mujeres y sus hijos e hijas habían sido llevados cautivos, dice la Biblia. v. 4: “Entonces David y la gente que con el estaba alzaron su voz y lloraron, hasta que les faltaron las fuerzas para llorar.” ¿Cuanto tiempo has estado llorando, por tu familia, por tu ministerio, por tus hijos? ¿Qué es lo que el enemigo te ha venido a robar? Quizás ya no te quedan fuerzas.

Acerca de Silvia Maldonado

Ver también

Predicas Cristianas.. Descubriendo a Dios

Descubriendo a Dios

Predicas Cristianas.. El ego hace que el hombre sea orgulloso y que desprecie a Dios con sus pensamientos y acciones, ese orgullo hace que el hombre...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *