Inicio / Predicas cristianas / Celo por la casa de Dios

Celo por la casa de Dios

Predicas Cristianas | Predicaciones Cristianas

Introducción:

Nos acostumbramos… a vivir en nuestra casa y a no tener otra vista que no sea las ventanas que nos rodean. Nos acostumbramos a no abrir las cortinas. Y porque no abrimos completamente las cortinas nos acostumbramos a encender más temprano la luz. Y a medida que nos acostumbramos a la luz, olvidamos el sol, olvidamos el aire. Nos acostumbramos… a despertar sobresaltados porque se nos hizo tarde. A tomar rápido el café porque estamos atrasados. A comer un sándwich porque no da tiempo para comer a gusto. A salir del trabajo porque cae la noche. A cenar rápido y dormir con el estómago pesado sin haber vivido el día. Nos acostumbramos a ahorrar vida que, poco a poco igual se gasta y que una vez gastada, por estar acostumbrados, nos perdimos de vivir. Y al estar acostumbrados nos olvidamos de las bendiciones de Dios.

Juan 2:13-21

(Verss. 13-14) La bendición de la casa de Dios. ¿En que hemos convertido la casa de Dios? Damos gracias a Dios por el momento histórico que estamos viviendo, si usted tiene una Iglesia, usted esta gozando de una bendición que otros quizás no tienen. Libertad de culto, el aliento de vida, mismo que Dios esta soplando sobre usted. Enfoquémonos en la bendición para que en nuestro corazón haya gratitud hacia nuestro creador.

Anuncios

«…Mis ojos estarán abiertos, y mis oídos atentos, a la oración que se haga en este lugar; 16pues ahora he elegido y santificado esta Casa, para que esté en ella mi nombre para siempre; y mis ojos y mi corazón estarán ahí para siempre…» 2 de Crónicas 7:15-16

(Verss. 15-16) La bendición de un lugar para adorar. ¿Tenemos respeto por la casa de Dios? La Casa de Dios, es una casa de oración. ¿Alguna vez usted ha tratado de vender o proporcionar productos en la Iglesia? Si lo ha hecho, déjeme decirle que es una falta de respeto para con la casa de Dios. Ya no lo haga más y le aseguro que no se meterá en problemas, no solo con Dios sino aun con los propios hermanos. No deis lugar al diablo.

«…Yo los llevaré a mi santo monte y los recrearé en mi casa de oración; sus holocaustos y sus sacrificios serán aceptados sobre mi altar, porque mi casa será llamada casa de oración para todos los pueblos…»  Isaías 56:7

(Vers. 17) La bendición de cuidar la casa de Dios. En cuestión de la mayordomía. Es una de las áreas que muchas veces fallamos. Quizás vendrá a nuestra mente, el diezmo es cosa del antigua testamento. Tenemos una responsabilidad, un acto de obediencia que a Dios le agrada. Usted cumpla y ore para que Dios bendiga y le de sabiduría a los que tienen la responsabilidad de cuidar los bienes del Señor. Y se dará usted cuenta de las bendiciones que vendrán sobre su propia vida.

«…El hijo honra al padre y el siervo a su señor. Si, pues, yo soy padre, ¿dónde está mi honra?; y si soy señor, ¿dónde está mi temor?, dice Jehová de los ejércitos a vosotros, sacerdotes, que menospreciáis mi nombre y decís: “¿En qué hemos menospreciado tu nombre?”. 7 En que ofrecéis sobre mi altar pan inmundo. Y todavía decís: “¿En qué te hemos deshonrado?”. En que pensáis que la mesa de Jehová es despreciable…» Malaquías 1:6-7

Acerca de Marcelino Velasco

Ver también

Mensajes Cristianos.. Fuente de riquezas

La fuente inagotable

Predicas Cristianas.. A lo largo de la Biblia podemos ver que durante años los profetas venían anunciando la venida del Hijo de Dios, y mientras el tiempo avanzaba..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *