Jesús Pregunta: ¿Quién crees que soy yo?

Textos Bíblicos – Juan 3:16; 10:30; 8:58

Introducción:

Jesucristo nos encara una cuestión trascendental a través de sus enseñanzas, convencerlos de lo que él es para nosotros o seguir ignorando su infinito valor para nuestras vidas ¿Quién es para nosotros Jesús? La respuesta de su cuerpo a Él determinará no sólo sus valores y estilo de vida, pero su destino eterno. En este bosquejo para predicar se remarca la trascendencia del señor Jesucristo como hijo de Dios, lleno de santidad, medio de salvación, nuestro Rey.

Desarrollo:

Anuncios

1. Jesús es el hijo del Dios viviente.

a. Jesús es Dios: Mientras Él estuvo en la tierra había mucha confusión sobre quién era él. Algunos pensaron que se trataba de un sabio o un gran profeta. Otros pensaron que era un loco. Otros no pudo decidir o no les importaba. Pero Jesús dijo, «yo y el Padre uno somos » (Juan 10:30). Esto significa que Él es, nada más y nada menos que el Dios viviente.

  • i. Algunos piensan que Jesús no es más que un “gran maestro” de moral. Pero incluso sus propios enemigos vieron en Jesús a un ser supremo. Y por su ley hicieron todo lo posible para matarlo (Juan 5:18; 10:33 )
  • ii. Pero estos enemigos no podían demostrar su acusación en contra de él (Juan 8:46)
  • iii. Pero al final lograron su cometido con su muerte (corporal mas no espiritual) en la cruz (Juan 19:7).

2. Jesús es santidad máxima

a. Jesús es Santo: Dios es absolutamente y perfectamente santo (Isaías 6:3), por lo tanto su plan de salvación a través de su hijo amado es también perfecto y santo.

b. Como Dios, Jesús posee todos los elementos del carácter de Dios.

  • i. «Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad» Colosenses 2:9.
  • ii. Jesús era perfectamente santo en su propia creación (Hebreos 5:5).

c. Dios exige santidad de nosotros. Primera Pedro 1:16 dice: «Sed santos, porque yo soy santo».

3. Jesús camino y meta de salvación

Anuncios

a. Jesús es nuestro salvador: Él es el único que puede perdonar y transformarnos. «Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo del cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos. (Hechos 4:12).

  • i. La falta de obediencia a Dios nos pone en peligro del castigo eterno (2 Tesalonicenses 1:9).
  • ii. Carecíamos del deseo de obediencia porque no tenemos aún éramos presas de pecados (Efesios 2:1).
  • iii. «…porque no hay hombre que no peque» (1 Reyes 8:46); «Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios» (Romanos 3:23).

b. Cómo alcanzar santidad: El mero hecho de querer cambiar nuestros patrones de comportamiento no puede resolver el problema del pecado o eliminar sus consecuencias.

  • i. Tenemos que ser renovados interiormente entonces nuestros pensamientos, palabras o actos serán santificados.
  • ii. La santidad de Dios y la justicia demanda alejarse del pecado y entregarse al amor de Dios.

c. “Es relativo”: Existe la tendencia a evaluar pecado en una escala relativa, creyendo que algunos pecados son menos graves que otros. Sin embargo, la Biblia nos enseña que el pecado es pecado por lo tanto cualquiera nos separa de la santidad divina.

  • i. Sin embargo, la gracia del padre sobreabunda, y por ello estamos llamados a arrepentirnos de verdad y vivir con Él y en Él.
  • ii. «Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu» (1 Pedro 3:18). La muerte de Cristo satisface las exigencias de la justicia de Dios, lo que le permite perdonar y salvar a aquellos que ponen su fe en Él (Romanos 3:26).
  • iii. Juan 3:16 dice: «Pero de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en él no perezca, mas tenga vida eterna.» Él solo es «nuestro gran Dios y Salvador» (Tito 2:13).

4. Jesús es Cristo nuestro Señor

a. Confesión de fe: «si confesares con tu boca que Jesús es Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.» (Romanos 10:9)

  • i. Confesar al Señor Jesús con humildad significa someterse a su autoridad divina (Filipenses 2:10). Creer que Dios le levantó de entre los muertos implica confianza en el hecho histórico de su resurrección -el bastión de la fe cristiana y la forma en que el Padre afirmó la deidad y la autoridad de su Hijo (Romanos 1:4; Hechos 17:30).

5. Él tiene el encargo de juzgar

Anuncios

a. Rechazar a Jesús: Algunos ignoran o rechazan abiertamente a Jesús, pero Dios invita al arrepentimiento antes del día del juicio final, en el cual Jesucristo es primicia y partícipe.

  • i. «Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos. » (Hechos 17:30-31).
  • ii. “y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo; los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder Jesucristo” (2 Tesalonicenses 1:7-9)

Conclusión:

En este bosquejo de predicación se ha ahondado en la trascendencia de Jesús como ser supremo e hijo de Dios, quien lo ha instituido como nuestro salvador. A través de él podemos hallar gracia pues él se constituye en el único que puede restaurar la comunión con el padre celestial al ser guía espiritual y camino mismo que conduce al reino de Dios.

También se resalta la importancia de que Jesucristo es el que toma parte en el juicio a aquellos que lo ignoraron o rechazan. Por todo lo expuesto surge también la pregunta ineludible: ¿Quién es para nosotros Jesús?

© Predicas Biblicas. Todos los derechos reservados.

Acerca de Predicas Biblicas

Predicas Biblicas un central de sermones cristianos dedicado a evangelizar a las naciones a través de predicas cristianas, estudios biblicos, y mensajes cristianos.

Ver también

Predicas Cristianas 2020: Dios y las obras

Dios y las obras

Si pretendemos tener solo obras y por medio de ellas alcanzar el favor de Dios estamos perdidos, es necesario tener fe en Dios para alcanzar la salvación...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *