Inicio / Predicas cristianas / Convicción para vida eterna

Convicción para vida eterna

Hermanos, quisiera comenzar el mensaje de hoy, haciéndoles una pregunta. Y es ésta ¿qué mueve o impulsa tu comportamiento? Pero para comprender el fondo o punto central de esta pregunta, es necesario que sepamos la conceptualización de esta palabra. Así que conducta o comportamiento es conceptualizada como: “Porte o manera con que los hombres gobiernan su vida y dirigen sus acciones” Tomando esto en consideración, volvamos a preguntar ¿qué es lo que impulsa mi conducta?

Esta pregunta ayudará a saber mucho acerca de nuestra posición delante de Dios. Les comento que todas las cosas que se mueven en este mundo, y que por supuesto desagradan a Dios, es lo que impulsa el comportamiento del hombre. Hermanos, debemos entender que como cristianos es tan peligroso que nuestra conducta sea influenciada por las cosas que desagradan a Dios, pero que el mundo aprueba. Muchas veces el peligro que esto genera no se manifestará inmediatamente. Pero pueden estar seguros de algo, todo lo que el hombre sembrare eso cosechará, es decir tarde o temprano las consecuencias de nuestro comportamiento aparecerán.

Así que con esta corta introducción vayamos a la Palabra de Dios, y veamos lo Él no enseñará el día de hoy.

Mateo 7:21-27No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad. 24 Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. 25 Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. 26 Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; 27 y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina.

Anuncios

Como lo mencioné antes, muchos profesos cristianos dentro del pueblo de Dios desconocen o no quieren tomar en cuenta las consecuencias a cosechar debido a su conducta. Así es hermanos, muchos profesos cristianos dentro del pueblo de Dios, siguen conduciendo su vida de una forma que Dios no tolera y su consecuencia final será tan terrible, tal y como lo dicen las Escrituras en los versículos que estamos estudiando hoy. Invito a ustedes a observar esto de una forma más detallada, a examinar por partes, así que lo primero que leemos aquí es “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.” Amados, esto nos da un examen general de la iglesia, puesto que podemos ver que en muchas congregaciones existen personas que profesan fe en Cristo, pero que en realidad no la tienen.

Existen grandes cantidades de personas que han hecho una declaración pública de ser cristianos, pero que en realidad sus vidas son dirigidas por el mundo y no por Dios. La conveniencia ha sido el gatillo impulsador de muchas personas que profesan ser cristianas, y no ha sido la convicción la que mueve sus acciones. Existen muchas personas que aunque profesan que Jesús es su Señor, no quieren someterse a su señorío, y sus vidas no son cambiadas, ya que debe verse un cambio. Observemos esto en la Palabra de Dios en Juan 3:3: “Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.” Miren como aquí es tan necesario el nacer de nuevo. Puesto que todas las cosas son hechas nuevas. Meditemos en esto brevemente.

Al nacer un niño ¿quién me podría decir que capacidad de juicio o conducta dirige su vida? Obvio es decir que ningún juicio ni conducta. Al nacer un niño, sabemos que es totalmente inocente, sin discernimiento entre lo bueno y lo malo, y aunque en su naturaleza el pecado ya esté enraizado, sus motivaciones aún son inocentes. El conocimiento y sus motivaciones para hacer el mal, es algo que con el tiempo se obtiene debido a su propia naturaleza y con el aprender de la vida y la conducta de quienes le rodean.

Antes que nada deseo hacer una aclaración en este punto, para no llegar a malas interpretaciones. Ya que algunos aquí pudieron haber pensado algo como: -“pero yo he tratado de darle el mejor ejemplo a mi hijo”. Y esto no pongo yo a duda, puesto que existen muchos padres responsables en la crianza de sus hijos. Motivo por el cual los padres no siempre suelen ser los culpables cuando un hijo se extravía. Y esto es seguro, ya que existen muchos testimonios en donde sus hijos fueron formados y criados en hogares con un ambiente sano, asentado sobre buenos principios, pero luego sus hijos se han extraviado de todo en cuanto fueron instruidos.

Así que sin culpar a nadie en especial he hablado, ya que al llegar la hora, cada uno habrá de dar cuenta de su vida, y al sufrir la pérdida, nosotros seremos los únicos culpables. Y digo esto porque Dios nos ha dado el conocimiento de lo que es bueno y malo, y también tenemos nuestras conciencias quienes muchas veces nos dan un juicio de cómo estamos llevando nuestras vidas.

Como ya lo dije antes, podemos encontrar muchos llamados cristianos que son impulsados a seguir allí solamente por buscar un provecho, es decir por conveniencia. Seré más específico con esto. Muchas de las personas catalogan a los cristianos como extremistas religiosos, pero también otra mayoría, cuando se les habla de un cristiano, ellos piensan en una buena persona. Amados, es aquí donde puede entrar en juego la conveniencia, puesto que ¿a quién no le gustaría ser considerado una buena persona? Bueno creo que a casi todos, y algunos al buscar esta reputación de ser buenas personas, entran a las asambleas, asisten de vez en cuando, y a una que otra reunión social de la congregación, y hasta participan en ciertas actividades, y pueden incluso llegar a tener cargos oficiales dentro de la congregación, llevando de esta forma la apariencia de piedad, tratando así convenientemente de ser algo que ellos no son. Muchos se cubren con trajes de temor a Dios, pero ellos solo quieren disfrazarse en las congregaciones para sacar ventaja.

Acerca de Jose Hernandez

Ver también

Predicas Cristianas.. Cuando un santo es restaurado

Cuando un santo es restaurado

Predicas Cristianas, ¿qué sucedió con Elías? Ahora vemos a “santo restaurado” y dotado con nuevas fuerzas y con nuevos propósitos. Toda restauración espiritual tiene..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *