Inicio / Predicas cristianas / Sobrepasando pruebas y venciendo tentaciones

Sobrepasando pruebas y venciendo tentaciones

Hermanos, es algo ciertísimo lo que las Escrituras nos demuestran acerca de que como cristianos nos vamos a encontrar siempre en medio de pruebas y diversas tentaciones. Amados, la Palabra de Dios nos muestra que nuestra fe será puesta al fuego, con el fin de purificarla y fortalecerla. Aunque les digo que algunos no saben discernir entre la tentación y la prueba, pues piensan que éstas dos palabras significan o son lo mismo. Amados, me gustaría antes de comenzar con el mensaje de hoy, que conceptualicemos un poco cada una de estas dos palabras, para entender bien sus diferencias.

“Prueba” – 1. Acción y efecto de probar. 2. Razón o argumento con que se demuestra la verdad o falsedad de una cosa. “Tentación” – 1. Instigación o estímulo que induce o persuade a una cosa mala. 2. Impulso repentino que excita a hacer una cosa, aunque no sea mala. 3. fig. Sujeto, cosa o situación que induce o persuade. Por medio de estos conceptos podemos definir a la “prueba” como un examen que demuestra la veracidad de algo; en cambio la “tentación”, es como el impulso que nos induce a obrar conforme los deseos de la carne. Las Escrituras nos enseñan que Dios no tienta a nadie, ni puede ser tentado. Es decir, que todos los pensamientos que se introducen a tu mente, todos esos bombardeos de sentimientos que te inciten a obrar en contra de la voluntad de Dios, no pueden venir de Él mismo, eso es obra del enemigo.

Hoy con la ayuda de Dios, estudiaremos acerca de las tentaciones y las pruebas. Veremos cómo las Escrituras no enseñan acerca de que en nuestro andar diario hallaremos muchas pruebas y también nos toparemos con diferentes tentaciones, pero que todo esto obrará con un fin específico. Además, la Palabra de Dios nos enseñará la manera de pasar victoriosos las pruebas y la forma de cómo resistir e imponernos venciendo las tentaciones que maquinan sin descanso las huestes de maldad. Con esto como introducción vayamos ahora a la Palabra de Dios.

Santiago 1:2-6Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, 3 sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. 4 Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna. 5 Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. 6 Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra.

Anuncios

Es claro notar cómo el apóstol Santiago no expresa en su carta, que las pruebas y diversas tentaciones es algo por lo que tenemos que atravesar en nuestro andar cristiano. Estoy seguro que todos nosotros como creyentes hemos pasado por lo aquí descrito. Como se los mencioné hace un instante, las pruebas que atravesamos vienen de parte de Dios como un examen de nuestra fe. Existe diferentes clases de pruebas, las cuales trabajan en diferentes ámbitos de nuestra vida, ya sea en las enfermedades, en los problemas económicos, dolor, sufrimiento, y otra más. Estas pruebas ocasiona muchas veces en nosotros el desánimo, el que dudemos de la fidelidad de Dios. ¿A alguien le suenan conocidas estas diversas situaciones? Estoy seguro que sí, pues todos nosotros hemos pasado por estas diferentes pruebas, y algunos nos encontramos aún en medio de ellas.

Hermanos, como lo indican las Escrituras Dios no puede tentar a nadie, así que las tentaciones no pueden venir de Dios, pues esto iría en contra de su naturaleza. Todos hemos sido influenciados a hacer algo seducidos por nuestra propia carne. Doy por cierto, que los aquí presentes hemos sido tentados, y aún somos tentados, tentaciones que tienen que ver con la envidia, la mentira, la fornicación, el robo, el adulterio, la ira, etc. El diablo y nuestra propia naturaleza nos seducen a pecar contra Dios diariamente, y así alejarnos de Él. Hay que estar despiertos, ya que las tentaciones pueden venir disfrazadas de bendiciones. Por citarles un ejemplo; imaginemos que nos hallamos atravesando problemas económicos, esto sería una prueba, y que estando en el supermercado al momento de pagar las compras, notamos que la persona en la caja nos da en exceso el vuelto, esta sería una tentación. Pues hermanos, como cristianos fundamentados en la Palabra de Dios, sabemos que quedarnos con ese cambio en exceso sería robar, y que devolver ese exceso significaría haber pasado la prueba, la misma que sí nos traerá la verdadera bendición, ya que hemos esperado, hemos confiado en la provisión de Dios.

Amados, para nosotros los que hemos optado por seguir el camino de la fe en Cristo Jesús, las tentaciones se levantarán contra todo por volvernos atrás. Nosotros no debemos tener ni la mínima duda en ponernos de pie contra toda inmoralidad, maldad y obscuridad que rigen este mundo. No bajemos la guardia en ningún momento, el enemigo no descansará hasta hacernos caer, y ni aún caídos él se detendrá. El enemigo empleará todas las armas que estén a su alcance, y entre las más usadas están la persecución. Aunque alguien piense que no es perseguido, la verdad es que todo hijo de Dios que vive en la voluntad de Dios será perseguido en alguna manera, sin excepción. Yo pregunto ¿quiénes no han sufrido burlas por sus convicciones acerca de la verdad de Dios? En este mundo donde la inmoralidad es algo normal ¿quiénes no han sido ridiculizados por guardas los principios morales que Dios ha establecido? Amados, como cristianos fieles hemos pasado por estas situaciones, y hasta en algunos momentos hemos sido susceptibles a caer en la tentación, y que hasta en algunas ocasiones hemos cedido a la tentación. Pero hermanos como dicen las Escrituras, abogado tenemos, que esto nos impulse a resistir y no dejarnos vencer por la tentación, recuerden si confiamos en Dios venceremos, Él siempre nos dará la victoria.

Amados, aunque la prueba y la tentación traigan dolor y aflicción en nuestras vidas, y en ciertos casos nos lleven a la angustia, preocupación, incertidumbre, no olvidemos que si permanecemos fieles a Dios y su palabra, todo lo que sobrevenga a nuestra vida tendrá como fin el asemejarnos más a nuestro señor Jesús (Romanos 8:28-29). Hermanos, perseveremos hasta el fin poniendo nuestros ojos en Jesús, y todo nuestro obrar no será en vano, pues como dicen las Escrituras, a su tiempo segaremos.

Acerca de Jose Hernandez

Ver también

Predicas Cristianas.. No te dejes engañar

No te dejes engañar… Parte I

Predicas Cristianas... No podemos permitir que el enemigo robe nuestra paz, y vivamos angustiados por lo que sucederá en el futuro, o lo que no ha sucedido...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *