Inicio / Predicas cristianas / ¡Levántate! ¡No caigas!

¡Levántate! ¡No caigas!

Predicas Cristianas – Sermones Cristianos

Si tuviera que realizar una lista en la cual debería enumerar las dificultades más serias que el creyente tiene que enfrentar, creo que la que ocuparía el puesto uno sería el no prestar la debida atención. Puesto que si el creyente dispusiera su oído para atender la Palabra de Dios, a los mensajes y a las predicaciones cristianas. Estoy seguro que muchas cosas que a veces nos paralizan en nuestro caminar, fuesen sobrepasadas sin tanta aflicción. Pero hermanos, esta falta de predisposición para escuchar o el pasar por inadvertido lo que se nos enseña, no es algo reciente.

No es reciente, porque en las Escrituras se encuentran registrados hechos en los que ya se presentaba este problema. Amados, al pasar por la historia de los judíos relatada en la Biblia, podemos hallar que en múltiples ocasiones ellos recibieron grandes revelaciones y mensajes de parte de Dios. Podemos ver cómo Dios les mostró su voluntad, y de igual forma podemos ver cómo ellos una y otra vez la desobedecieron, recibiendo así las consecuencias de sus desobediencias. Ellos fueron afligidos grandemente porque no pusieron predisposición para oír la voz de Dios. Amados, hoy estudiaremos con la ayuda de Dios, acerca de lo peligroso que resulta la falta de predisposición para oír la Palabra de Dios. Y siempre que se desecha la voz de Dios, se ocasiona una fuerte caída.

Hechos 20:7-12El primer día de la semana, reunidos los discípulos para partir el pan, Pablo les enseñaba, habiendo de salir al día siguiente; y alargó el discurso hasta la medianoche. 8 Y había muchas lámparas en el aposento alto donde estaban reunidos; 9 y un joven llamado Eutico, que estaba sentado en la ventana, rendido de un sueño profundo, por cuanto Pablo disertaba largamente, vencido del sueño cayó del tercer piso abajo, y fue levantado muerto. 10 Entonces descendió Pablo y se echó sobre él, y abrazándole, dijo: No os alarméis, pues está vivo. 11 Después de haber subido, y partido el pan y comido, habló largamente hasta el alba; y así salió. 12 Y llevaron al joven vivo, y fueron grandemente consolados.

Anuncios

Al revisar estos versículos podemos notar que todos los discípulos y demás se hallaban reunidos el domingo, y Pablo les enseñaba antes de su partida. También notamos que la reunión se extendió. El motivo que llevó a que la reunión se extendiese fue que todos los allí reunido se encontraban en comunión con el Señor. Y es claro que para nosotros que somos cristianos es de vital importancia que cultivemos de esta forma nuestra relación con Dios. Ya que a esto mismo hemos sido llamados. Corroboremos esto en la Palabra de Dios, leamos en 1 Corintios 1:9: “Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor.” Amados, este precisamente fue el caso que el libro de Hechos nos detalla, ellos se encontraban en la comunión con Dios a la que fueron llamados, todos menos uno. Y es sobre esto en particular que el día de hoy quiero hablarles.

Vemos en estos hechos que aquel joven se quedó dormido en medio del mensaje. El motivo directo que aquí se nos indica por el que este joven se había quedado dormido, era porque Pablo se había extendido. Aunque el mensaje se había extendido tengo por cierto que éste no era el único motivo. Puesto que creo que la razón más fuerte era porque aquel joven se decayó en su atención a lo que Pablo estaba enseñando. Si bien Eutico estuvo despierto y prestando atención al mensaje de Pablo, cierto es también que llegó un momento en la que él dejó de prestar la atención que le estaba prestando a Pablo. Este caso se vive en muchas personas, y la causa de que esto suceda comienza cuando las personas creen que lo que se está enseñando ya no tiene ninguna relación con ella. Así que y debido a esto no debemos fiarnos en nuestro propio juicio u opinión. Y esto es el inicio de una gran caída, veamos en las Escrituras esta advertencia, vamos a Proverbios 3:7 y leamos “No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal.” Y la misma Biblia responde el porqué del no fiarnos en nuestro propio juicio, veamos en Proverbios 14:12: “Hay camino que al hombre le parece derecho; Pero su fin es camino de muerte.” Amados, ¿no es esta razón suficiente para ponernos en manos de Dios siempre?

Viendo hacia la lectura del mensaje de hoy, notamos que Eutico se durmió (hablando físicamente) en medio del mensaje, y esto nos puede suceder. Pero quiero llevarlos con la ayuda de Dios a ver el problema más grave, es decir lo que sería el dormirnos espiritualmente. Y es cierto que es un grave problema, ya que en el pueblo de Dios podemos ver a muchas personas que se han dormido en los asientos de las congregaciones. Tal como Eutico, a muchas personas el enemigo les ha bajado el toldo para que entren en un sueño muy profundo. Los motivo de este suceso son muchos, pero la razón predominante es porque muchos dicen que no pueden entender las Escrituras, o que no pueden ver su significado espiritual.

Acerca de Jose Hernandez

Ver también

Predicas Cristianas.. No te dejes engañar

No te dejes engañar… Parte II

Predicas Cristianas... Es tiempo de cambiar nuestra forma de pensar y comprender que, como cristianos, sufriremos persecución, pero Dios no nos abandonará...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *