Inicio / Predicas cristianas / Cristianos de tercera generación

Cristianos de tercera generación

2ª de Timoteo 1:3-18

INTRODUCCIÓN:

A. LO QUE SIGNIFICA SER BUENO. Estamos a veces confiados acerca de lo que significa ser bueno. Pensamos frecuentemente que ser bueno es no hacer nada malo. Un ejemplo claro lo tenemos en la manera tan común de expresarse las madres. Una mamá le dice a su hijo: “Jaimito, pórtate bien mientras estoy fuera de casa.”

Lo que la mamá está diciendo realmente, es que no sea malo. Esto es, que no pelee con sus hermanos, que no le rompa el cristal de la ventana con el balón, que no ate botes a la cola del gato. O que no se coma el helado que tiene para el postre de la cena, etc. No es cierto. Muchas veces pensamos y actuamos como la mamá de Jaimito. Creemos que no ser malos es equivalente a ser buenos. Pensamos que al no hacer cosas malas, ya somos buenos. Así oímos decir frecuentemente: “Yo no fumo, no bebo, no robo, no miento, no hago esto o aquello“. Y la persona cree realmente que es buena.

Anuncios

Cuando la mamá de Jaimito vuelve, pregunta: “Hijo, ¿Has sido bueno? ¿Te portaste bien?

Si mamá. Responde Jaimito, estuve todo el rato tirado en el sofá viendo la televisión. Jaimito no realizó ninguna acción positiva en beneficio de otras personas. No hizo nada y porque no hizo nada piensa que es bueno. Y nadie es bueno sobre la base de no hacer nada. No es bueno, simplemente pasa desapercibido en si vida, sin pena, ni gloria.

B. PALABRAS DE CRISTO. Aún Cristo cuando menciona la parábola de los talentos en Mateo 25:14-30. Enseña que el siervo que no hace nada, ni bueno, ni malo. Lo cataloga de tres maneras, mencionando tres palabras muy fuertes que salen de los dulces labios de Cristo, y estás palabras son: 1) Siervo malo, 2) Siervo Negligente, y 3) Siervo Inútil. (V. 26, 30).

C. LO QUE NECESITAMOS LOS CRISTIANOS. Talvez son exactamente las palabras que necesitamos escuchar los cristianos de hoy en día. No solemos hacer cosas malas, pero frecuentemente sucede que tampoco hacemos el bien que estamos llamados a hacer.

Proposición: Cada generación de cristianos tenemos la misma responsabilidad de tener una fe no fingida delante de Dios, dentro de la Iglesia y con nuestra familia.

Oración Interrogativa: ¿Cómo nos podemos dar cuenta que nosotros no estamos utilizando o no tenemos la Fe no fingida?

Oración de Transición: Podemos ver 2 clases de generaciones, de diferentes cristianos y tres responsabilidades que como cristianos debemos realizar teniendo una fe no fingida.

Anuncios

I. DE LA PRIMERA A LA TERCERA GENERACIÓN DE FE NO FINGIDA. 2ª Timoteo 1:3-5.

Pablo conocía por lo menos dos generaciones anteriores que fueron intensamente leales en la fe, generaciones piadosas en el caso de Timoteo. Aún Pablo haciendo hincapié en sus generaciones pasadas, se pone a sí mismo como ejemplo, diciendo: “Doy gracias a Dios, al cual sirvo desde mis mayores”. Seguramente pensando en la importancia que desde el principio Dios mostró en la enseñanza de los padres sobre los hijos. Es cierto, los padres de Pablo sirvieron bajo el régimen Judío, pero Pablo se refería al servicio a Dios, con fe no fingida.

A. EN PRIMER LUGAR LOS HIJOS SON NUESTRA RESPONSABILIDAD. Aunque Dios siempre dio la enseñanza de la tercera generación, (Deuteronomio 4:9: 6:6-9) y parece haberse ya olvidado, ese régimen espiritual, ese celo que debe haber en enseñar y mostrar a nuestros hijos el camino. Cuando nos ocuparemos de este asunto, cuando hemos visto últimamente a unos padres que pongan a leer la Biblia a sus hijos, que se hinque con ellos a la hora de dormir y elevar a Dios una oración de gratitud a Dios por su cuidado en este día. No dudo que muchos piensen en que ellos, sus hijos deben y tienen el derecho de escoger en que creer, en lugar de inculcarles el Camino del Señor.

Muchas veces los hermanos mayores cuando conocen a alguien, inmediatamente les preguntan, ¿Quiénes son tus padres? Como que cuando se inicia en el Evangelio se llena la persona de poder y empieza a hacer cosas grandes por las cuales son reconocidos, pero al pasar las generaciones este poder se va terminando, el fuego se va apagando y no hay tanto interés en trabajar y hacer algo para el Señor, ¿Que ejemplo estamos dando a nuestros hijos en cuanto al servicio al Señor, hermanos?

Acerca de Luis Antonio Mendoza Gamez

Ver también

Predicas Cristianas.. La tarea de apacentar ovejas

La tarea de apacentar ovejas

Predicas Cristianas.. En esta predica el apóstol comparte algunas indicaciones sobre cómo debe realizarse la tarea pastoral, y como no debe realizarse...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *