Inicio / Predicas cristianas / Nuestro deber conquistar almas

Nuestro deber conquistar almas

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas… Texto Biblico: Éxodo 3:1-12

Introducción

La Biblia habla de la prosperidad, habla de la bendición que hay para los hijos de Dios los que somos coherederos juntamente con Cristo y en lo Espiritual hermanos de Cristo por adopción del padre. ¿Pero cúal es el verdadero sueño de Dios con nosotros? Salvarnos, prosperarnos, darnos a compartir el trono juntamente con Cristo, ¿pero para qué hemos sido llamados por el Señor?

El Señor Jesucristo quien comenzó el evangelio, siendo el promotor del mismo después de ayunar y llenarse del Espíritu Santo en un ayuno de cuarenta días, escogió a sus discípulos con el fin de otorgarles todas las bendiciones prometidas a los que obedecen su palabra, pero la intención del señor fue el hacerlos pescadores de almas y la extensión del evangelio.

Cuando nosotros aceptamos a Cristo en nuestro corazón venimos a ser esos discípulos escogidos por Cristo para la extensión del reino de Dios.

Anuncios

Podemos vivir para nosotros pero no estaremos haciendo más que los que hizo el apóstol Pedro cuando negó al señor la noche que lo iban a crucificar. Pedro estaba viviendo para él no para Dios, y esto lo habría llevado a un fracaso en su vida, el éxito no estará jamás solamente en alcanzar nuestras propias metas sino en obedecer al señor que él ara que nuestros sueños sean cumplidos.

Todo en la vida es aún ritmo de siembra y cosecharas, siembra y cosecharas, pero debemos sembrar en el sueño del señor y cosecharemos nuestros propios sueños.

Hay un dicho común que dice que el que no vive para servir no sirve para vivir, y hoy le digo que el que no vive para el servicio al señor no le sirve al señor.

En el texto que leímos vemos:

1. ¿Quién escoge el pueblo? (vers. 7)
2. ¿Quién provee un libertador? (vers. 10)
3. ¿Qué quería Dios que hiciera ese pueblo? (vers. 12) (serviréis a Dios)
4. ¿Quién escogió el sitio de adoración? (vers. 12) (serviréis a Dios sobre este monte)
5. ¿Cual era el deseo de Dios con Israel? (Números 13, 14 el suceso con los doce espías).

Estamos llamados a conquistar, somos el pueblo de Dios, hemos sido sacados de Egipto hemos sido llevados por el desierto para probar nuestra fe pero al igual que a los israelitas si solo miramos por nuestros propios sueños y deseos y vivimos solo para ellos no entraremos a la tierra prometida seremos reemplazados muy pronto otros conquistara lo que usted debe conquistar.

Al igual que el pueblo de Israel a usted y a mi:

1. Nos escogió Dios. Romanos 8:33 «¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica.» Colosenses 3:12 «Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados.«

2. Nos proveyó un libertador. Tito 2:13 «aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo

Anuncios

3. Nos escogió para que le sirvamos 1 Corintios 15:58 «Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.«

4. Nos ubico en esta iglesia para que le sirvamos.

5. Nos envió a conquistar este pueblo a trabajar por las almas.

  • Mateo 28:19 «Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo«
  • 1 Corintios 15:58 «Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.«

Conclusión:

El sueño del Señor es que su vida sea una vida de servicio a él, trabaje para el sueño de Dios siembre en el sueño de Dios, apasiónate por las almas que el Señor está apasionado por usted él desea que usted siembre en su obra que el sembrara en la suya.

© Miguel Valdés. Todos los derechos reservados.

Anuncios

Predicas Biblicas... Predicas Cristianas

Acerca de Miguel Valdés

Ver también

Predicas Cristianas - La importancia de la perseverancia

Ser perseverantes

Predicaciones Cristianas... El hombre debe perseverar fielmente en lo que el Señor le pide día tras día con todas sus fuerzas y aunque parezca que nada...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *