Siguiendo al Señor

Predicas Cristianas

La semana anterior analizamos unos versículos que nos llevaron a la meditación; unos versículos que nos llevaron a meditar en el camino que nos hallábamos, con el fin de decidir qué posición le hemos otorgado a la obra de Dios en nuestra vida.

Como hallamos, el inconveniente que existe es que en muchas situaciones el creyente no le da a Dios el sitio que le corresponde. En muchas situaciones el creyente no coloca a Dios en frente de todo, sino coloca todo en frente de Dios.

Esto es algo que ocurre debido a que en demasiadas situaciones las personas creen que cumple con Dios, o satisfacen su obligación a Dios con sencillamente frecuentar a la iglesia una o dos veces en la semana.

Pero lo verdadero de esta situación es que si discernimos de este modo, entonces estamos muy desacertados. Comento esto porque Dios no está llamando a personas que le sirvan por imposición, Dios está llamando a personas que estén a su disposición de corazón. Dios está llamando a personas que estén a su disposición por amor a Él.

El inconveniente que hay es que servir a Dios verdaderamente es algo muy caro. Tal vez algunos disciernen que lo que les comento no tiene sentido alguno, pero les reitero, servir a Dios, caminar con Cristo verdaderamente es algo muy caro. Descubramos ahora en la Palabra de Dios para que puedan observar de lo que les comento.

Lucas 9:57-62Yendo ellos, uno le dijo en el camino: Señor, te seguiré adondequiera que vayas. 58 Y le dijo Jesús: Las zorras tienen guaridas, y las aves de los cielos nidos; mas el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar la cabeza. 59 Y dijo a otro: Sígueme. Él le dijo: Señor, déjame que primero vaya y entierre a mi padre. 60 Jesús le dijo: Deja que los muertos entierren a sus muertos; y tú ve, y anuncia el reino de Dios. 61 Entonces también dijo otro: Te seguiré, Señor; pero déjame que me despida primero de los que están en mi casa.62 Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios.

Como logramos observar vemos a primera vista, aquí hallamos una enseñanza partida en tres pedazos que nos instruye que servir y seguir a Jesús no es una cosa etérea. Aquí tenemos tres ejemplos que nos enseñan que servir y seguir a Jesús no es algo que se puede realizar sin solemnidad.

En estos versículos nosotros hayamos la gran enseñanza sobre servir a Dios verdaderamente y del costo que debemos que cancelar cuando tomamos la decisión de seguir a Jesús. Coméntale al hermano que tienes a tu lado, existe un costo que cancelar. Analicemos ahora estos versículos para que comprendamos bien lo que les comento.

En la primera parte de nuestra enseñanza observamos que este hombre acá le comento a Jesús “Señor, te seguiré adondequiera que vayas.” Ahora preguntémonos, ¿por qué deseaba este hombre seguir a Jesús? Estoy completamente confiado que ese hombre tenía los mismos motivos que todos nosotros tuvimos.

Estoy completamente confiado que fue porque a él le regocijo la presencia del Señor y sus seguidores. Estoy completamente confiado que fue porque el conocimiento y las enseñanzas del Señor lo cautivaron. Sin duda alguno creo que todos aquí nos acercamos a sus pies por los mismos motivos, ¿verdad? Nos acercamos a la iglesia y en Él hallamos la paz que tanto deseábamos, en Él hallamos la tranquilidad que necesitábamos, en Él hallamos un amor y perdón verdadero. ¿Entonces qué ocurrió?

Lo que ocurre es que realizamos una determinación consciente, y de la misma manera que este hombre, le manifestamos que le seguiremos. Con nuestras bocas declaramos que le seguiremos en todo instante, pero esto no es bastante.

Testificamos con nuestras bocas que le seguiremos este es el primer paso, pero seguirle verdaderamente significa que deberemos que cancelar un gran costo. Observemos atentamente la respuesta de Jesús hacia este hombre, y observaran que esto es fielmente lo que Él le dice. Jesús le dijo: «Las zorras tienen cuevas, y las aves de los cielos nidos; mas el Hijo del hombre no tiene donde recline la cabeza.» ¿Lo pueden ver?

Hermanos, Jesús acá se está utilizando como el ejemplo principal. Comento esto debido a que cuando analizamos el ministerio y la vida de Jesús, algo que es extremadamente evidente es que Él se había negado totalmente. Jesús no tenía pertenencias, ni tenía una casa en donde lograra tomar un descanso, es por eso que comento “más el Hijo del hombre no tiene donde recline la cabeza.”

Así pues acá observamos visiblemente que Jesús le estaba indicando que ser un discípulo suyo no sería para nada sencillo. Él le estaba indicando que para seguirle debería que cancelar un costo alto, para seguirle verdaderamente debería que alejarse del aburguesamiento y negarse a sí mismo. Examinemos esto atentamente y observemos como esto se aplica a nuestra vida.

Cuando realizamos un corto repaso de historia, hallamos que en este momento Jesús estaba en proceso de ir a Jerusalén. Hallamos que Él estaba en proceso a para ejecutar con la misión que Él Padre le había encomendado realizar. Si estos versículos se leen superfluamente, yo comentaría que las muchas de las personas acá presentes discernieron que Jesús fue un poco fuerte con este hombre.

La gran cantidad de las personas comentarían que Jesús en vez de motivar a este hombre para que le siguiera, lo que realizo fue desanimarlo, ¿verdad? Pero existe un gran motivo por la que Jesús le respondió a este hombre de esta forma, y existe un gran motivo por la que Jesús le habla a Su rebaño de la misma forma el día de hoy.

El motivo por la que Jesús le respondió a este hombre con esas palabras, y se dirige a nosotros por medio de ellas en el día de hoy, es para que no tengamos razón que cuando nos volvemos discípulos de Cristo, cuando cogemos en serio el llamado que nuestro Padre nos ha otorgado, cuando cogemos en serio el mandamiento de la gran comisión, entonces no podemos reposar en conocemos que estamos salvados.

No podemos tomar asilo en ese únicamente en esto que sabemos, sino tenemos que trabajar y realizar todo lo posible por agigantar el Reino de Dios acá en la tierra.

Como les comente anteriormente, Jesús estaba en trayecto a Jerusalén, Él estaba en trayecto a realizar con su misión. Les comento en el día de hoy que nosotros también estamos en ese trayecto a Jerusalén. Nosotros estamos en un trayecto largo y en ocasiones arduos, y desafortunadamente demasiados son los que no logran ni llegar a la mitad de camino.

Acerca de Predicas Biblicas

Predicas Biblicas un central de sermones cristianos dedicado a evangelizar a las naciones a través de predicas cristianas, estudios biblicos, y mensajes cristianos.

Ver también

Prosperidad

La Prosperidad

Predicas Cristianas - Dios quiere que tú seas prosperado en todo, y en todo significa en todo, pero prosperidad no necesariamente significa ser rico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *