Inicio / Predicas cristianas / Costo de oportunidad

Costo de oportunidad

Predicas Cristianas – Predicaciones Cristianas

Textos Biblicos: Salmos 37:16; Mateo 6:33

Es gratificante recibir nuestro salario después de una jornada laboral, tediosa, agotadora y larga, llegamos cansados y muchas veces no tenemos el tiempo necesario para compartir con nuestra familia.

Siempre le damos las sobras, lo último, lo que no tenemos a quien no se lo merece, el diario vivir nos fatiga, nos cansa y está comprobado que nos puede enfermar hasta acabar con nuestra vidas; tenemos una edad y aparentamos otra. Tienden a confundirnos, diciendo, ahí perdón pensé que tenías 42 años y resulta que tienes 30 y recién cumplidos.

Otra situación que no se aleja de la realidad, y que ha aumentado su porcentaje de crecimiento, son los matrimonios, en donde por descuidos, problemas, y situaciones personales, alguno de los dos toma la decisión de engañar a su pareja, pues, esta se cansó o se aburrió de él/ella, pues, nuestro tiempo lo aplicamos donde no debemos.

Anuncios

Bien, seguro te preguntaras; ¿Qué es el costo de oportunidad? Simplemente se puede definir como la manera de medir cuánto cuesta algo y ver si es provechoso o no para nosotros. Te doy un pequeño ejemplo.

Cuenta la historia de un Rey, que quiso ver las reacciones de las personas, este salió de su castillo y coloco una piedra grande en la vía más transitada hacia su castillo, luego se escondió entre los arbustos para observar como reaccionaban todos los que pasaran por ahí.

Al pasar las primeras personas y ver esta piedra atravesada y lo que hicieron fue rodearla y siguieron su camino.

Pasó otro grupo con carruaje y caballos, y al ver esto se detuvieron, y empezaron a hablar mal del rey y a criticarlo por el mal estado de la vía, pero rodearon y siguieron su rumbo.

Pero la tercera persona que paso venía a pies, y cargada de semillas y hortalizas, con un bolso en su espalda, al ver que tenía ese impedimento en su vía se detuvo, observo la piedra, bajo sus cosas y con toda su fuerza empujo la piedra hasta sacarla del camino. Pero este vio que había una bolsita, la destapó y vio que habían muchas monedas de oro y una pequeña nota que decía: Este pago es para la persona que se tome la molestia de mover esta piedra.

Excelente ejemplo sobre el costo de oportunidad, ¿Notaste cada una de las situaciones?

Cada uno eligió lo que quiso según sea su conveniencia, pero la tercera persona sin saber que iba a pasar o que se iba a encontrar, este se detuvo a mover esa piedra, ¿Pero que ganaba? Simple, te aseguro que era un buen ciudadano, no era egoísta, y ayudo a despejar la vía para otros usuarios, además de recibir un pago por lo que hizo, tomo una decisión que, a pesar que le quito su tiempo y un poco de su fuerza recibió unas monedas extras con las que no contaba.

Anuncios

De igual manera, ocurre en nuestras vidas, tomamos decisiones ya sean, buenas o malas, y muchas veces no le damos el valor o el costo correcto a la que se debe. Como te mencione al comienzo, llegas a tu casa agotado, sin ganas de hablar o compartir con nadie, comes y a dormir.

Si tomas en cuenta no tenemos límite, no vemos nuestro costo de oportunidad, no desciframos al momento que vamos a perder para ganar otra cosa. Seguro hasta tu día libre lo tomas para hacer cosas más importantes, pero dejas de último lugar a tu familia.

Pero si vemos o elegimos de forma alocada o egoísta lo que más nos conviene sin importar si perjudicamos a otros o no, y esto es, en todas las situaciones de nuestro andar diario, laborales, sociales, familiares.

Pues, déjame decirte que estás perdiendo a tu familia, esposa/o, hijos/a y todo a tu alrededor. Poco a poco con esos detalles mínimos pero enormes van marcando la diferencia. Seguro has escuchado de familias divididas, matrimonios destruidos, jóvenes en drogas, en la delincuencia, todos con fin de muerte.

Y es por eso mismo, nos descuidamos tanto, que llegamos a permitir que se nos escape de las manos estas cosas, para luego decir, cuando lo tenía no lo supe aprovechar, o era feliz y no lo sabía.

En la biblia Dios nos enseña a tener control sobre estas cosas, a dar prioridad a cada cosa, a valorar lo que tenemos, por eso también le conocemos a la Biblia como Manual de vida.

Anuncios

En Mateo 6:33 veremos que Dios nos insta a buscar primero lo de Él y luego se encargara de nuestras cosas, que triste es llegar a casa y no tener a quien saludar, abrazar ni mucho menos hablar de nuestro día. Que deprimente ver que tus hijos son atendidos por otros padres, pues no tenemos tiempo para ellos.

Que otro hombre ajeno se encargue de las necesidades de afecto de tu esposa, o viceversa.

Pero, aún no es tarde para remediar esta situación, para reparar los daños existentes.

Lo primero que debemos hacer como seres humanos, es reconocer nuestros errores, nuestras fallas.

Segundo, sobre todas las cosas pedirle ayuda, consejo y adiestramiento a nuestro Dios

Tercero, debemos de establecer nuestras prioridades, que tiene el primer lugar en nuestra vida y modificar lo que tengamos que cambiar, como por ejemplo; Hay empleos que nos quitan por completo la familia.

Cuarto, por nada, así sea como este nuestra situación, o lo que queramos reparar dejemos de luchar por cumplir esa meta.

Quinto, Es hora de ordenar las cosas, pero si aún tienes dudas, te dejo un orden infalible pues, me ah traído éxito como cabeza de familia. Dios, familia, tú y trabajo. Cabe destacar que cada una tiene una línea delgada, te digo que no la pases.

Y cada una tiene ramificaciones, Dios tiene que ir de primero para que así, él pueda ordenarte, enseñarte y si es posible corregir lo que vaya mal.

Siempre toma las cosas que vayas a hacer y colócala en una balanza, y así podrás ver que tiene más peso (más valor).

Sexto, así llegues cansado a tu casa y lo que quieres es descansar o dormir, tomate un tiempo para compartir con tu familia, recuerda, tu eres el ejemplo a seguir.

Pues si te tomas una jornada laboral larga de hasta más de 9 horas, que te cuesta dar un par de horas más para aquellos que lo necesitan, he aquí El COSTO DE OPORTUNIDAD, perder algo para ganar algo mucho mejor.

Créeme que valdrá la pena hacerlo, sabes que es triste, que llegues a casa y encuentres a tu ser querido sin vida, sin aliento. Y no poder decirle nada porque sabes que ya no te escucha ni siente nada. Pero en ese momento pasa por nuestra mente y decimos ¿Por qué no le pedí perdón? O no tuve tiempo para compartir con él/ella.

No sabes lo valioso que tienes a tu lado, fue Dios que te permitió tener esa familia preciada, única y exclusiva para ti, que comparte contigo los mejores y peores momentos de la vida.

No coloques excusas, no te llenes de argumentos, ve la realidad que estas enfrentando, no digas: Después lo hago, no sabrás si hay tiempo para mañana (Proverbios 27:1; Santiago 4:13-14).

Empieza a ser el ejemplo, el factor de cambio, empieza por tu hogar, ellos verán el cambio en ti, verán que si le das el valor necesario a quien lo merece.

Si es necesario que te humilles solo hazlo, ¿No fue humillado nuestro Señor Jesucristo antes de morir por nosotros?

Pide perdón y perdona también, el amor es recíproco, pero ya es hora, es tiempo de utilizar esta herramienta llamada COSTO DE OPORTUNIDAD, nada vale más que una familia unida, un matrimonio restaurado por Dios, ver tus hijo crecer en manos de Dios.

No habrá ningún salario que iguale estas cosas, solo lucha por recuperar estos principios perdidos u olvidados.

Mi conclusión para ti, pues, estoy seguro que Dios ha tocado tu corazón, tu ser, y ha llegado al fondo en tu vida, reflexiona, detente, ve lo que tienes delante de ti, observa y determina que te está robando el tiempo, recuerda que el tiempo es ORO, no sabes desde cuando Dios está esperando a que tu solo le digas Dios ayúdame, necesito de ti.

Quita la soberbia, el orgullo y el egocentrismo de mi vida, llévate mis problemas como dice Su palabra (Mateo 11:28) y has lo imposible para mi posible (Lucas 11:27).

© Leonardo Montero. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Predicaciones Cristianas

Acerca de Leonardo Montero

Ver también

Predicas Cristianas.. No te dejes engañar

No te dejes engañar… Parte I

Predicas Cristianas... No podemos permitir que el enemigo robe nuestra paz, y vivamos angustiados por lo que sucederá en el futuro, o lo que no ha sucedido...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *