Tener hijos es fácil, lo difícil es criarlos

Predicas Cristianas – Predicaciones Cristianas

Introducción

Los tiempos modernos han cambiado el diseño de familia que Dios creo: padre, madre e hijos, hoy son multidiversas las formas de conformar un hogar.  Tanto que en la primera mitad del siglo XXI los niños crecen con dos mamás que son pareja o dos papás que están casados, las leyes de los hombres en muchos países así lo han aprobado y al Cesar, lo que es de Cesar, pero el pueblo de Dios no puede ser sordo y ciego a estos acontecimientos que maldicen la tierra, porque la Palabra es una hoy, mañana y siempre, la Palabra no cambia, ni se acomoda a los tiempos.

Esta predicación no va dirigida a cuestionar si es o no es correcto el matrimonio entre parejas del mismo sexo, porque nuestro Dios dejó claro ese punto desde la creación: Génesis 1:27b varón y hembra los creó. Génesis 2:24 afirma que el hombre se une a su mujer; el propósito central de esta predicación es sobre el papel que los hombres juegan, en estos tiempos de diversidad, frente a la crianza de sus hijos.

Desarrollo

I. Hay un modelo de padre a seguir: Dios Padre.

Los hijos necesitan la figura del padre, de toda su enseñanza y sabiduría porque hombres y mujeres somos diferentes, vemos la vida de otra forma y aprendemos de ella cosas muy distintas.

Aunque no hay un manual de cómo ser padres, si tenemos un modelo a seguir, porque Dios es Padre en verdad de todos aquellos que llegan a ser sus hijos por medio de la fe en Cristo Jesús. Él es paternal en su actitud hacia todos los hombres.

En Génesis 1 descubrimos su capacidad de amar, de amarnos, ya que preparó todo un universo para que aquellos que serían su imagen y semejanza pudieran vivir bien en gran manera; el hombre de hoy necesita tener presente esta revelación: hay que prever la venida de los hijos, es imperativo que el hombre como imagen del Dios Altísimo prepare todo lo que requiere un hogar antes de unirse a su mujer, por amor a su familia debe ser responsable de su bienestar, como el Padre nos lo ha enseñado, porque qué triste es escuchar personas que dicen: “las parejas del mismo sexo llegan a ser mejores padres que los heterosexuales”.

Los jóvenes necesitan un modelo a seguir, es importante que puedan ser impresionados por sus padres, que puedan admirar a su padre, eso genera confianza en ellos mismos, como nuestro Padre celestial lo hace con nosotros, Éxodo 15:11- 20 que nos habla de las grandes maravillas que ha hecho nuestro Dios por sus hijos, los hijos necesitan saber que sus padres hacen grandes cosas por ellos, que son hombres íntegros, respetados y admirados por su sometimiento al Dios Todopoderoso.

Levítico 22:2, sólo un padre respetuoso puede enseñar a sus hijos el valor del respeto, nuestro Padre celestial nos ha dejado un mandamiento con promesa, que nosotros como padres debemos enseñar, con el ejemplo, a nuestros hijos, Deuteronomio 5:16; honrar al padre y a la madre es un valor que nosotros como padres no estamos enseñando a nuestros hijos y con eso les estamos robando la promesa: larga vida y bienestar.

Pero ¿cómo es que les robamos la bendición? Muy sencillo cuando permitimos que ellos se muestren indiferentes, altaneros, soberbios con cualquiera de sus progenitores, cuando aprobamos por acción u omisión que desprecien lo que hacemos, se burlan de nuestros errores por no saber usar la tecnología por ejemplo, cuando hacemos oídos sordos y ojos ciegos frente a su pecado, la cotidianidad nos vuelve permisivos, tolerantes frente al pecado de nuestros hijos y eso los aleja de la bendición que otorga este mandamiento.

II. El padre que ama, disciplina a sus hijos.

Proverbios 3:12, una chica quiso irse de su casa porque su padre, que era cristiano, la había reprendido por un comportamiento inadecuado, el padre antes de castigar a su hija primero oró al Señor para que tanto las palabras como la vara hicieran el efecto necesario para cambiar su conducta, cuando la hija amenazó a su padre con irse de la casa, éste le respondió: bien pueda mi amor, si usted no puede someterse a la voluntad de Dios, yo no tengo que escoger, entre usted y mi Dios, me quedo con mi Dios.

La hija se fue para el colegio y el padre se arrodilló a pedirle al Señor que alguien le hablara a su hija y la convenciera que lo que él hacía era por amor, para que no se perdiera en los malos caminos.

Días después la hija le contó a su padre que ella había hablado con una amiga sobre el tema y ésta le había dicho que se fuera de la casa, pero otra amiga le dijo, yo diera todo lo que tengo porque ni papá se preocupara por mi como lo hace el suyo, no se vaya de la casa, su papá la ama mucho, él la ha sacado adelante, yo tengo mamá y papá, ambos viven conmigo, pero ninguno sabe si yo almuerzo, desconocen si duermo en la casa los fines de semana, si tengo buenas notas, me dan todo lo que el dinero puede comprar, pero yo siento que no me aman porque ni siquiera me regañan.

Estas palabras calaron muy hondo en el corazón de esta niña, quien finalmente entendió que todo lo que su padre hacía era para protegerla de ella misma, de su juventud, de la locura propia de esa edad.

Los niños crecen en estatura, es tarea de los padres enseñarles a crecer en sabiduría como lo hizo Jesús. Lucas 2:52, cada edad requiere un cuidado diferente, cada hijo es un mundo distinto, por eso el trato debe ser personalizado, no se crece al mismo ritmo, ni duelen las mismas cosas.

Dios tiene cuidado de todos y a cada uno nos da conforme sea nuestra necesidad, Salmo 33:15, los hijos requieren que estemos atentos, no importa la edad que tengan, porque aunque ellos mueran siempre seremos padres, esa tarea termina solo con nuestra muerte o quizás continúe en la eternidad, no se sabe.

Conclusión

Ser padre es la mejor tarea que nos ha sido encomendada por nuestro Dios, tener en nuestras manos la responsabilidad de ayudar a crecer a un hijo de Dios, que nos ha sido prestado o mejor encargado para que le enseñemos a caminar por este mundo es una bendición, la tarea será fácil si copiamos del Maestro, nuestro Padre celestial.

© Jaqueline Duque. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Predicaciones Cristianas

Acerca Jaqueline Duque

También Revise

¡Ten cuidado!

¡Ten cuidado!

Predicas Cristianas nuestro texto bíblico principal nos dice claramente que Jehová aborrece seis cosas, y que aun siete abomina su alma. ¿Qué quiere decir esto?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *