Mayordomía planetaria

Predicas Cristianas – Predicaciones Cristianas

Introducción

El propósito de esta prédica es reflexionar sobre el compromiso espiritual con el mundo, como herederos del Reino nos ha sido encomendada la mayordomía por cuanto todo lo que tenemos y somos se lo debemos a nuestro Dios.

Desarrollo:

I. Coadministradores del mundo.

Anuncios

La tierra forma una unidad bioclimática en la que hay conjuntos de poblaciones de seres vivos que participan de los grandes ciclos bio-geo-químicos del agua, del carbono, del oxígeno, etc. e interactúan con el clima haciendo que el intercambio de materia y energía entre los seres vivos y su medio ambiente sea a escala global donde todos los ecosistemas se afectan mutuamente, estableciendo límites difusos y arbitrarios.

Uno de esos conjuntos de seres vivos es el hombre, quien al avanzar de la recolección y la caza hacia la agricultura y la ganadería, al crecer en el conocimiento de su entorno y generar nuevas ideas para modificarlo inicia un proceso de alteración del ecosistema tierra.

Muchas de estas modificaciones han producido impactos irreversibles sobre el sistema tierra, sin embargo en los últimos dos siglos, XIX y XX, dicho impacto ha aumentado exponencialmente debido a los altos niveles de desarrollo industrial, aumento del transporte, el crecimiento de las grandes urbes consumidoras de agua y energía y generadoras de toneladas de desechos, dando lugar a lo que se conoce como cambio global, el cual es un conjunto de variaciones ambientales emanadas de la actividad humana, la más importante de ellas, el cambio climático, porque afecta a otros procesos imprescindibles del funcionamiento del sistema tierra.

Cambio climático hoy es sinónimo de desastres naturales por el aumento de los fenómenos atmosféricos incontrolables como los huracanes, las sequías, la elevación de la temperatura del planeta.

El hombre ha sido capaz de afectar los procesos fundamentales de la biosfera al punto de comprometer la supervivencia de las generaciones futuras; ahora bien, como el propósito de la avaricia humana ha sido el control de la naturaleza para el bienestar de la humanidad.

Se podría decir que el cambio global es una respuesta tierra a la acción de la actividad humana, es decir, la humanidad gracias al desarrollo científico-tecnológico y a los intereses político-económicos actúa sobre el sistema tierra perturbando sus procesos elementales de funcionamiento, lo que produce cambios en las condiciones vitales del sistema tierra que afectan la supervivencia humana.

La tierra ha sido profanada y una maldición la devora, Isaías 24:5-6, el daño ambiental que sufre el planeta nos afecta a todos por igual, la escasez de agua, la contaminación, el cambio climático son algunas afectaciones planetarias y nosotros los hijos de Dios estamos contribuyendo directa e indirectamente con este deterioro de la creación de Dios, porque no estamos actuando como la sal o la luz del mundo, Mateo 5:13.

Anuncios

Ser hijo de Dios da muchos beneficios, bendiciones pero también otorga responsabilidades planetarias, nos ha sido enseñado en Juan 1:12 que tenemos derecho a ser llamados hijos y todo hijo debe cuidar, coadministrar su herencia, desde Génesis 2:15 se nos dijo que cuidáramos el huerto, la tierra, en Romanos 8:18-19 se nos recuerda que la creación está esperando la manifestación de los hijos de Dios.

Observamos nuestro alrededor, miremos lo que nos dicen los medios de comunicación el planeta entero necesita de nuestra ayuda y no hablo de la ayuda material, me refiero a la espiritual, solo nuestra oración puede cambiar el rumbo de la historia en nuestro planeta, Santiago 5:16, porque nuestra lucha está ganada en el plano espiritual y es allí donde necesitamos enfocarnos, en Ezequiel 22:30 nuestro Dios es muy claro, está esperando quien se pare en la brecha a favor de la tierra, nuestra tarea además de las almas es la tierra, el planeta aguarda la manifestación de los hijos de Dios.

II. Como hijos podemos pedir y se nos dará.

Si pedimos con fe creyendo en el poder de la oración podremos ver cosas tan maravillosas, iguales y aún mayores como cuando Jesús calmó la tempestad Mateo 8: 23-27, Dios tiene control del clima y si sus hijos pedimos cambios en el clima, acaso no nos responderá?, Zacarías 10:1, Santiago 5:18 son algunos ejemplos del poder de Dios sobre el clima.

Aún hoy ese poder opera sobre el clima del planeta y solo nosotros los hijos de Dios podemos elevar al creador las súplicas y ruegos para que la tierra no muera de sed y con ella quienes la habitan, no solo porque nosotros necesitamos de esa lluvia, sino porque Dios nos pide que bendigamos a nuestros enemigos, a quienes están acabando con el planeta, a quienes sufren por los efectos del cambio climático, Lucas 6:27-28.

III. ¿Cómo hacer la tarea?

Anuncios

Para cuidar al planeta no necesitamos pertenecer a un grupo ambientalista, aunque nuestra presencia en todos los escenarios de la vida social es importante para marcar la diferencia, para ser sal y luz, podemos cambiar el planeta desde la intimidad de nuestra habitación, de rodillas, a solas con el Creador.

El pueblo perece por falta de conocimiento, Oseas 4:6, por eso la oración debe contener información precisa sobre lo que queremos, debemos conocer el problema para pedir claramente la acción misericordiosa de nuestro Dios y cuando veamos la respuesta nuestra fe crecerá al igual que el poder de nuestra oración.

Pero si logramos ser muchos los que elevemos la petición, Mateo 18:19, dice la Biblia cualquier cosa que pidamos nos será hecha, así el cuerpo de Cristo, su iglesia, puede y debe orar por el cambio climático y los efectos que trae sobre el planeta, se requiere que el pueblo de Dios haga las cosas que otros no pueden hacer, por no ser hijos, nuestro mejor campo de batalla es el espiritual, ahí está nuestra victoria.

Conclusión

Ser hijos del Rey nos otorga beneficios y privilegios que debemos aprovechar para bendecir a quienes no ostentan esta distinción, por su gracia somos coherederos, por gratitud debemos cuidar lo que se nos ha encomendado, son unos pocos años en la tierra comparados con la eternidad en su presencia.

¿Por qué no dejar este hermoso planeta mejor de lo que lo encontramos?

© Jaqueline Duque. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Predicaciones Cristianas

Acerca de Jaqueline Duque

Ver también

Predicas Cristianas 2020: Dios y las obras

Dios y las obras

Si pretendemos tener solo obras y por medio de ellas alcanzar el favor de Dios estamos perdidos, es necesario tener fe en Dios para alcanzar la salvación...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *