Inicio / Predicas cristianas / El Silencio De Mi Tocayo Me Liberó

El Silencio De Mi Tocayo Me Liberó

Mateo 27:16-18

Tema: La verdadera libertad que Cristo nos da.

Tesis:

Que entiendan que la libertad que da Jesús no solamente es una liberación de la opresión política ni social, sino que va más allá, es espiritual y está basada en el sacrificio y amor.

Anuncios

DESARROLLO

Conflicto.

¡Buenos días! Soy aquel que seguramente han escuchado, no buenas cosas, ni una linda historia y han cuestionado sobre mí, pero hoy, venido a aclarar algunas situaciones que tal vez no se han entendido. Nací en una época muy crítica donde la injusticia social, política económica estaba matando a mi pueblo, donde el imperio romano estaba dominado a todos los países de ese tiempo. Pero voy a enfatizar solo de la época, donde Pilato fue enviado por el emperador Tiberio como gobernador de Palestina, mi país.

Bueno, vengo de una familia muy importante y rica, que pertenecía a la clase social alta, incluso nombre mismo lo dice, me llamo “Hijo del Padre” Barrabas, en ese tiempo tenían la costumbre de poner los nombre depende de su categoría social o características personales, pocos tenían ese nombre ya que solo los hijos de sacerdotes, escribas o personas importantes podían llamarse, pues me llamo “Hijo del Padre” Barrabas.

En ese tiempo, Era muy conocido por el pueblo, me querían mucho, en cierta manera hasta me consideraban como el Mesías, porque amaba a mi pueblo y me esforzaba por todos los medios para liberar al pueblo del poderío romano, y restaurar el reinado de Dios. Ha, por Cierto, era un Zelote, a nosotros nos consideraban como un grupo revolucionario extremistas, mas nosotros teníamos confianza absoluta en Dios y que él era el único dueño de la tierra de Israel. Defendíamos a toda costa la libertad, y no aceptábamos el dominio romano, pensábamos que era una vergüenza aceptar pagar tributo a Roma y soportar, después de Dios, a unos dueños mortales como ellos. Nos importaba poco padecer cualquier tipo de muerte, hasta el más extraño de las muertes, lo mismo que el castigo, estábamos dispuestos a condenar hasta a nuestros parientes y amigos; el único objetivo que teníamos era no dar el nombre de señor a ningún ser humano.

Complicación

Había, pobreza, muerte, guerra y esclavitud esto me indignaba mucho, vivíamos cansados de ser conquistados una y otra vez. Lo peor de todos era la obligación a los “cultos imperiales” donde se adoraba al emperador. Yo defendía un solo Dios, ese Dios tenía que reinar y gobernar en Israel, por eso organizaba serie de revueltas e insurrecciones, a mi me consideraban como un patriota altamente reconocido, era miembro de un movimiento liberacionista judío, y sentían una gran admiración por mí.

Anuncios

Faltaba muy pocos días para la fiesta de la pascua, hubo una nueva revuelta, en esta ocasión no fui el autor de esa revuelta, fue Jesús de Nazaret, Jesús y los suyos atacaron el templo. Aproveché ese momento para encabezar esa revuelta, pero salió de las manos, se generó una batalla entre los soldados con la gente del pueblo y los grupos revolucionarios, en los días de Fiesta siempre estaba Pilato con todos los guardias y los soldados en Jerusalén para evitar este tipo de problemas, no se pudo evitar, se intensificó mas, había muertos y heridos, incluso yo por defenderme y por el coraje que tenía, tuve que matar a un soldado, y en eso me arrestaron junto con mis compañeros, me acusaban como el autor de las revueltas, homicidio y robo. Si era culpable, organizaba revueltas, robábamos para financiar las revueltas y mate a un soldado.

Después yo, Estaba en la cárcel condenado a muerte, me consideraban como el “prisionero famoso”. Estuve sentado en la húmeda y fría celda indignado de mis fracasos, y uno de mis compañeros me dice: Mira hay rumores que también le apresaron a Jesús de Nazaret, yo dije ¿quién es él? No me importaba quien era, conocía algo de sus mensajes, que andaba predicando del Reino De Dios, y era un milagrero, no di mucha importancia y me acosté a dormir. Pero en la mañana una bulla de personas me despertó había mucha gente en la calle, unos gritaba que la liberaran otros pedían muerte, no sabía que se trataba.

Llame a un guardia y le pregunte ¿Qué pasa? ¿Por qué el alboroto? Él me Dijo: que le traían a Jesús el que dice ser el rey de los judíos. Irónicamente me reí, y dije: ¿rey de los judíos? he escuchado su mensaje, es un loco, quiere que Dios reine en todos, pero no es capaz de matar a un animal, peor pelear contra los romanos y darnos la libertad. Seguro le soltaran después de azotar pensé, porque no era un peligro para Roma.

Acerca de Calo Byron

Ver también

Encontrar lo perdido

Predicas Cristianas, somos débiles y pecamos, pero siempre tenemos la certeza de que Jesús irá por nosotros a buscarnos, y al regresar podemos contar con ..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *