Inicio / Predicas cristianas / Como vivir sabiamente en estos tiempos dificiles

Como vivir sabiamente en estos tiempos dificiles

1 Reyes 11: 1-10

Introducción:

Vivimos en un mundo en donde los valores de todo tipo están por los suelos o no hay, valores morales y espirituales es lo que menos abunda en nuestros días, y si hay alguien que tenga, son muy pocos los que los ponen en práctica. Vivimos en un mundo en donde parece ser que entre mas chicos los niños ya empiezan con rebeldía, y qué decir de la adolescencia o la juventud quienes desde temprana hora les bombardean con mensajes sexuales diariamente.

Vivimos en un mundo en donde el que no tranza no avanza dicen algunos, incluso cristianos. Un mundo el cual el homosexualismo, lesbianismo, satanismo y oportunidad de nuevas creencias están al por mayor. Esto es solamente una breve mirada en el mundo en el cual estamos inmersos. Y si no vivimos sabiamente, sin duda podrían arrastrarnos con sus practicas y enseñanzas. Aprendamos lo siguiente:

Anuncios

Aunque Salomón fue caracterizado como un gran sabio, su corazón tomo otro camino, es por eso que debemos hacer lo contrario a lo que Salomón hizo.

I. Para vivir sabiamente, no dejes que nada desvíe tu corazón. v. 1-3  

Para empezar, a Salomón no le bastaba con una mujer, además de esa llegó a tener muchas mujeres extranjeras, al grado que llegó a tener mil en total. Algunos de los presentes no pueden con una, imagínense a Salomón con mil. En los tiempos de Salomón muchos reyes tenían varias esposas extranjeras para hacer pacto con aquel pueblo o región, pero Salomón se voló la barda, pero el caso no es ese, si no que ya sabía de antemano que no se juntara con ellas porque desviarían su corazón y así fue.

El motivo por el cual se desvió el corazón de Salomón fueron literalmente las mujeres. Pero tu que estas hoy aquí, literalmente para algunos las mujeres es lo que hacen que se desvíen, o los hombres en el caso se las mujeres, tal vez para otros el alcohol, la droga, el sexo, la televisión, la música, las amistades, el novio, la novia, apatía, mal humor, etc. Llámale como gustes, pero sin duda tal vez hoy algo esta desviando tu corazón. Si no es así te felicito, pero aun así hay que estar alerta para que nada desvíe nuestro corazón. Este es el primer paso para irnos alejando de Dios, un corazón desviado.

II. Para vivir sabiamente, no te apartes de Dios, permanece fiel. v. 4-5

Cuando tu corazón se desvíe, es cuestión de tiempo para que seas un infiel. No nos gusta esa palabra, como que suena dura, pero algunos cristianos son infieles, prefiriendo otras cosas antes que Dios. Salomón siguió a otros dioses. Fue un infiel al Señor sin duda alguna. La diosa Astarte era catalogada como la diosa de la fertilidad, así que en los “servicios” de adoración había orgias, ya que habían sacerdotisas dispuestas a que tuvieran sexo con ellas. No pues así todos los hombres iban con ganas a ese culto. Los otros dos dioses, lo común era que sacrificaban niños y también les hacían pasar por fuego.

El punto aquí es que tu y yo sin duda hemos sido infieles a Dios, o tal vez el día de hoy lo estas haciendo dando prioridad a otras cosas que a Dios. Necesitamos recordar la fórmula : Fidelidad = a Bendición. Pero no, andamos buscando otras cosas que a Dios mismo, buscando que algo mas nos llene en lugar de nuestro Dios. Y si algunos andan en eso, el mundo da muchas opciones pero todas superficiales y ninguna llenara tu vida como Jesucristo. Para los que tienen novio o novia o están casados, sin duda no les gustaría que su pareja les fuera infiel, ¿Cómo te sentirías? Así siente Dios cuando tu y yo lo cambiamos por otras cosas y pretextos. Que por cierto ya no le llamamos pretextos, les llamamos trabajo, familia, escuela, problemas, etc. No nos apartemos del Señor, permanezcamos fieles.

Anuncios

III. Para vivir sabiamente, haz lo que agrada a Dios. v. 6-8

Acerca de Pastor Gabo Torres

Ver también

Predicas Cristianas.. No te dejes engañar

No te dejes engañar… Parte I

Predicas Cristianas... No podemos permitir que el enemigo robe nuestra paz, y vivamos angustiados por lo que sucederá en el futuro, o lo que no ha sucedido...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *