Inicio / Predicas cristianas / No pierdas lo que Dios te ha dado

No pierdas lo que Dios te ha dado

Predicas Biblicas – Predicaciones Cristianas

Hermanos, sabemos muy bien que el Espíritu Santo de Dios; nos conduce día a día, hacia donde Él desea que pertenezcamos. Siempre busco a Dios, oró para que me muestre que quiere que hable sobre su Palabra, y aunque pueda parecer fantasioso; Dios responde de muchas formas. Ore, nuevamente al Señor, pero; al no tener respuesta me dormí.

Sin embargo, en conversaciones con hermanos en Cristo, sobre la Iglesia, pregunte, que tema sería bueno enseñar; y me indicaron porque no habla sobre las personas que necesitan emprender la obra en la Iglesia. Es en ese rato vi, Dios me respondió y emprendí mi estudio, el cual habla sobre cómo debemos usar nuestros talentos. Tendremos como texto guía Mateo 25:14-30, por nuestra premura no leeremos todo esto; sin embargo, les ruego que Uds. en sus hogares, puedan hacerlo totalmente. Bien leamos un momento:

Mateo 24:3 «…Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?..»

Lo que esta bella parábola nos desea instruir, es acerca de la responsabilidad de estar al servicio del reino de Dios. En la cátedra que daba Jesús, él mostraba exactamente lo que sus discípulos debían saber, él les estaba mostrando sus responsabilidades, lo primero que hizo Jesús fue decirles las cosas que están por suceder, y la segunda, son todas las responsabilidades que el creyente adquiere como herencia.

Anuncios

Leamos un poco más lo que nos dice la Palabra de Dios “…Porque el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes. 15 A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue lejos…”

La apreciación de este tema, lo interpretamos de la siguiente forma “el hombre que yéndose lejos”, nos habla de la ascensión de Jesús al cielo y “les entregó todos sus bienes”, nos habla de la responsabilidad que ahora poseemos como Pueblo suyo en Predicar acerca del Reino de Nuestro Padre. Podríamos mencionar muchas “excusas” por las que no podemos ser siervos en el Reino de Dios; sin embargo, podamos tomar una sola la cual a mi parecer es la más importante para este suceso, no estamos haciendo un compromiso.

Menciono esto, porque sabemos que estar en los caminos y en la obra de Dios, requiere tiempo y devoción; y por mucho que creamos que lo hacemos no lo mostramos realmente como es. Este incidente podríamos decir que es de la actualidad, pero; penosamente, ya tiene de hace mucho tiempo atrás y podemos verlo en el Evangelio de Lucas 10:2 “…Y les decía: La mies a la verdad es mucha, más los obreros pocos; por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies…»

Como comentábamos no estamos siendo obreros de Dios, pero; lo que si les puedo decir; es que, es hora de obrar. Hermanos, no podemos dejar de no hacer nuestra responsabilidad, no debemos permitirnos desviarnos del camino trazado ya por Dios, si no tomamos aquello que él nos está dando, simplemente estamos diciendo, que lo que él nos ha dado no tiene importancia para nosotros.

Este simple punto, nos lleva a otro punto; nótese que esto es una cadena, la cual debemos de romper; pues bien, lo segundo que argumentamos ahora es que un grupo de creyentes, asume que aquella porción de ministerio, es algo que no representa ante sus ojos, es decir; que aquello que se les ha dado, es de muy poca importancia.

Meditemos un poco, para sigo mismo y dígase, si esto sucede a menudo. Fíjese como el Señor nos dice “…A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad…” Aquí el término que debemos resaltar, es cada uno. Esto nos fue dado, justamente porque, no sabemos el significado de lo que es un talento. El talento del cual les hablo, no se refiere a la aptitud de aprender cosas, el talento que yo les hablo, es el nombre que se le daba a 200 lb de oro (un talento), las 100lb de plata también tenía como nombre talento; a que me hago referencia con indicar aquello, que cada uno a pesar de no haber recibido todos los bienes del Señor, ha recibido una parte significativa muy valiosa.

Actualmente sucede lo mismo con nosotros, cuando hemos recibido los dones espirituales. Como ya lo mencionábamos todos hemos recibido dones de Nuestro Padre, si aún somos escépticos revisemos Efesios 4:7-8 «…Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo. 8 Por lo cual dice: Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, Y dio dones a los hombres...» Notemos que a pesar de no tener la misma cantidad de dones, y más aun no haber recibido los mismos en partes iguales, estamos muy seguros que los mismos fueron dados para fortalecer el cuerpo de Cristo.

Anuncios

Inclusive, fíjese que Dios mismo designó comportamientos individuales a cada persona, leamos por favor Efesios 4:11-12 “…Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, 12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo….”

Y también leamos 1 Corintios 12:4 “…Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo…”

Con todo lo que acabamos de aprender, quien puede levantar la mano y decir que no ha recibido un don de parte de Dios; lo que tal vez no sepa, es que don o dones posea para edificación. Como vemos, cada uno ha recibido lo que Dios les dio y se pusieron a trabajar inmediatamente en lo que tenían, y como vemos cada uno gano algo más, de lo que ya tenía. Sigamos leyendo: “…Y el que había recibido cinco talentos fue y negoció con ellos, y ganó otros cinco talentos. 17 Asimismo el que había recibido dos, ganó también otros dos.”

Hermanos, esta es la actitud que muchos debemos adoptar, dentro del Pueblo de Dios. Sin embargo, y aunque nos duela aceptarlo, la aptitud que encontramos a diario y hoy en día no son las de estos hombres, sino de otro, leamos un poco más para ver a que nos referimos aquí “…Pero el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor….” Amados, solemos muchos estar satisfechos con lo que poseemos, como el ser salvos o participar en alguna cosa en la Iglesia, pero; muy pocos, están dispuestos a invertir su tiempo y los recursos que Dios le ha proveído para su obra.

Es mejor ser cómodo, a asumir las necesidades que padece la congregación o compartir el sufrimiento de nuestros líderes, al ver que cada día que pasa, la obra que emprendieron no da avance, no crece o simplemente se estanca. Es más sencillo, hacer caso omiso a lo que vemos y no hacemos, es más sencillo ignorar que no sucede, por no asumirlo; es más sencillo enterrar lo que Dios te ha dado, por no usarlo por miedo. Leamos este comportamiento que muchos, adoptamos hoy en día; “…Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste; 25 por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo…”

Hermanos, veamos que nuestros males, muchas veces no son el exterior; muchas veces las barreras las ponemos nosotros mismos y nos resignamos a no recibir bendiciones. Pero, hermanos, piensen muy bien cómo están actuando, porque espíritu de miedo y duda, no provienen del Padre, leamos para ver de qué hablamos el Evangelio de Mateo 21:21 “…Respondiendo Jesús, les dijo: De cierto os digo, que si tuviereis fe, y no dudareis, no sólo haréis esto de la higuera, sino que si a este monte dijereis: Quítate y échate en el mar, será hecho…”

Anuncios

La duda y temores, no solo paralizaran, no solo detiene y no solo refrena la Obra de su reino, el temor y la duda no permitirá que veamos las oportunidades que Dios, nos está brindando a diario para ser Obreros de su Reino. Leamos hermanos, para saber qué tipo de espíritu tenemos, 2 Timoteo 1:7 “…Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio….” Es por esto queridos, que es necesario no detenernos, ni permitir que nos contengan para lo que hemos sido diseñado, si caemos en esto, estaríamos desechando y rechazando todo tipo de bendición que Dios nos tiene guardada por hacer su Obra.

Ambos hombres, significan comportamientos a la altura y gracia de Dios, ellos no dudaron por un instante entrar en labor inmediata, basto su aptitud para hacerlo, que fueron bendecidos enormemente. Cuanto más nosotros, debemos optar aún más este comportamiento y demostrar que nuestra fortaleza y nuestra devoción están bien fundadas en la Obra de Dios, leamos una vez más lo que nos dice la Palabra de Dios sobre esta parábola “…Y llegando el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros cinco talentos sobre ellos. 21 Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. 22 Llegando también el que había recibido dos talentos, dijo: Señor, dos talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros dos talentos sobre ellos. 23 Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor…”

PARA CONCLUIR: los hombres que hemos estudiado el día de hoy representan al Pueblo de Dios, estos hombres son representados por ti, por mí y por todos nosotros; ellos demuestran la cultura de todos los creyentes. Sin dudar, podemos decir que Dios ha puesto en nuestras manos su Reino para salvación. Él nos ha proporcionado todos sus bienes para que lo podamos utilizar de la mejor manera, leamos un momento Hechos 4:11-12 «…Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo. 12 Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos…» Este es nuestro preciado obsequio; otorgado por Dios a través de Jesús.

Él nos ha dado su Evangelio de salvación; así como lo vemos en el Evangelio de Marcos 16:15 “…Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura…” Esto es algo que debemos que transmitir en todo momento, pero para hacerlo bien y que obre bendición, debemos hacerlo de una manera fidedigna e ideal para la obra de Dios. Dios nos brinda los talentos que necesitamos, pero; somos nosotros, quienes decidimos como usarlas o no usarlas.

Cuando usamos lo que Dios nos ha brindado, cuando aceptamos esta responsabilidad; nosotros estamos escuchando de Dios; “…Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor…”

Hermanos entremos cada uno en el gozo del Señor, y desafiémonos cada uno a recibir sus bendiciones; si no usamos los talentos que Dios nos ha brindado estamos mostrando rebeldía, estamos siendo egoístas, estamos demostrando desobediencia a su autoridad.

Lo que cada uno debe hacer es explotar sus talentos, no enterrarlos y olvidarlos, no debemos demostrar miedo ni temor, sino fortaleza y templanza; cumple hoy la voluntad de Dios y recibe las bendiciones que están esperando ser tomadas, decide ahora y se un buen siervo fiel.

© Predicas Biblicas. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Predicaciones Cristianas

Acerca de Predicas Biblicas

Predicas Biblicas. Portal cristiano dedicado a evangelizar a las naciones a través de predicas cristianas, estudios biblicos, y mensajes cristianos. Para incluir tu material en nuestro portal, crea una cuenta, ingresa a ella, y comienza publicar sermones cristianos, bosquejos para predicar, y cualquier otro material cristiano que edifique el Cuerpo de Cristo.

Ver también

Reflexiones Cristianas... Me enamore de ti

¿Te has convertido?

Predicas Cristianas.. ¿Convertirse es solamente confesar a Cristo como Señor y Salvador”? ¿Cuándo se convierte una persona?, ¿Cómo se concreta la conversión?..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *