En medio de jaurías

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Texto Biblico: Apocalipsis 3:7-13 

Prédica de Hoy: En medio de jaurías

Introducción

En esta ocasión empezare este estudio con chiste. Resulta ser que una organización estaba pagando $5000 por cada lobo vivo que se les trajeran.  Entusiasmados por la oferta dos hermanos decidieron salir al bosque y empezar la caza, estuvieron tres días caminando, pero; no encontraron ni tan siquiera una huella.

Era la cuarta noche y ambos decidieron dormir al amparo de las estrellas, sin embargo; uno de los hermanos despertó por un ruido, y cuando miro a su alrededor, vio que estaban rodeados de cien lobos feroces, que mostraban sus colmillos y sus ojos parecían en llamas por el reflejo de la fogata, los cuales avanzaban sigilosamente hacia ellos. El hermano que estaba despierto lentamente llamo al otro que aún dormía, y le dice, despierta que vamos a hacernos ricos; ¿divertido verdad?.

Bueno pero, porque la gracia; pues bien, la intención es demostrarles que como estos hermanos, muchos cristianos están en la misma situación; rodeados de lobos voraces, sin embargo; no son capaces de ver el ataque inminente del enemigo.

La iglesia de Filadelfia

Es necesario saber, que cada suceso tiene un indicio el cual lo iremos poco a poco descubriendo, pues bien, Filadelfia era una ciudad de Asia menor, estaba localizada en la vía a Roma y esta fuertemente fortificada por sus murallas; era un ciudad privilegiada para el cultivo de uvas, cuya devoción era dada al dios del vino Dionysius.

Filadelfia creció en poderío y riqueza, esta ciudad tuvo muchos nombres, y en la actualidad aún existe. Su nombre actual es Ala-sheshir que significa ciudad de Dios, bien con esta premisa sabremos interpretar muy bien cuando hablemos de Filadelfia.

Analizando un momento todo lo expuesto, pensamos, como cultura general está bien la denotación sobre Filadelfia y que era, sin embargo; queridos hermanos mi intención es hacerlos hacer en cuenta, que hablamos de una ciudad muy numerosa, pero, en la cual los cristianos somos muy pocos, muy pocos. Es decir, somos un grupo minúsculo en aquella inmensidad, no ejercían poder político, ni religioso; no era un grupo imponente ante sus sociedades.

Lo que tratamos de reflejar, es que aquellos cristianos como los actuales, estamos viviendo en una ciudad inmensa rodeada de lobos voraces dispuestos a atacar, ya lo afirmo Jesús cuando designó aquella comisión de los setenta que salieran a predica, leamos juntos Evangelio de Lucas 10:3 “…he aquí yo os envío como corderos en medio de lobos…” Esto nos dice que para el mundo no somos importantes, pero; para Dios, sí; lo somos.

Bien, lo que iremos viendo a continuación es a quien se dirige esta misiva, la Palabra dice “…Escribe al ángel de la iglesia en Filadelfia: Esto dice el Santo, el Verdadero, el que tiene la llave de David, el que abre y ninguno cierra, y cierra y ninguno abre…”.

Nótese que aquí Juan no va a escribirle a un ángel, aun ser celestial; sonaría algo absurdo, pues bien; aquí el termino ángel proviene de un vocablo griego denotado «ἄγγελος» (ä’n-ge-los) que significa “mensajero o uno a quién envía.”

Interpretando de mejor manera, la carta va dirigida al Pastor de la Iglesia para que sea impartida a toda la congregación en Filadelfia, vean como le vamos dando forma al estudio; sigamos, fíjense en lo siguiente “el Santo, el Verdadero” estos nobles, solo son concedidos a Jesús el cual es el único que pudo cumplir con la Palabra de Dios de manera fidedigna, veamos lo que nos dice el Apóstol Pablo en la carta Romanos 3:23 “…por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios…”

Aquellos cristianos, estuvieron muchas veces en muchos aprietos y dificultades, la historia de Filadelfia nos dicta que era una localidad a pesar de ser rica e influyente, muy amenazadora por su posición geográfica; estoy seguro de que ellos estaban rodeados de lobos rapaces listos para atacar, sin embargo, ellos supieron revelar la fidelidad a Dios en todo momento.

Dios conoce tus obras

Bien veamos que más hay de manifiesto en esta preciosa Palabra, “Yo conozco tus obras; he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque aunque tienes poca fuerza, has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre.”

A que se refería Jesús con el término “puerta”, bien ¿ha abierto Dios alguna puerta para nosotros? Evidentemente es un si hermanos queridos, bien examinemos un poco más este término, esta palabra se deriva del griego θύρα” (thü’-rä) usada para manifestar metáforas o parábolas de cosas que describen una oportunidad o de la entrada al reino de Dios, pues bien; en nuestro caso será de la Palabra de Dios; así que esta por mas decir, que Dios ha abierto más de una puertas en cada una de nuestras vidas, amen hermanos!!!

Actualmente, no nos damos cuenta que Jesucristo abrió puertas delante de nosotros, sin embargo; no somos capaces de avistar estas puertas y entrar por ellas, somos tan ciegos, que no podemos ver los obsequios de Dios para el mundo, sin embargo, Jesús nos manifiesta lo que hizo por nosotros. El abrió la puerta del Reino de Dios, para nosotros.

Hermanos Jesús no solo abrió la puerta del Reino de Dios, él también las puede cerrar; solo Él es el único que tiene ese poder, y ahora Él nos está diciendo ingresa por esa puerta, yo la abrí para ti. Siempre que demostremos fidelidad, que demostremos entrega y pundonor; las bendiciones no pararan, al igual que Jesús abrió las puertas de su Reino, también abrió las puertas aquí en la tierra. Muchos podremos decir, Jesús no ha abierto ninguna puerta para mí, si lo crees así; es porque no sabes que significa la puerta.

Una puerta querido hermano es la oportunidad de poder poner mis atributos al servicio de Dios, una puerta es una ocasión que Dios provee para hacer algo, es una ocasión para proveer diariamente la misión que tenemos en este mundo, la cual es presentarle al mundo entero su Palabra de Salvación, una puerta es una magnífica ocasión para entregarle al mundo esperanza y protección por medio de Cristo Jesús.

Si me pusiera a contar, cuantas puertas abrió Jesús en mi vida, tomaría todo el día en ello, para detallarlo; sin embargo, les diré las dos más importantes que siento en mi corazón la primera el abrió la puerta para que yo predicara, y la segunda al abrió las puertas de este Templo, amen hermanos, den palmas al Señor.

Sin embargo, si reflexionan un momento notaran que el abrir las puertas de este Templo, no es lo más importante; lo más importante fue que yo cruce por esas puertas, me llene de valor y decido hacerlo, e ingrese en la misma.

La problemática es que la mayoría de los creyentes, no se llenan de ese valor, de esa fuerza que solo Dios provee y no entran, están tan encerrados en sus preocupaciones, en sus falencias o al revés están encerrados en sus opulencias, que simplemente no ven las puertas abiertas.

Acerca Pastor Jose R. Hernandez

Pastor jubilado de la iglesia El Nuevo Pacto, en Hialeah, FL. Graduado de Summit Bible College. Licenciatura en Estudios Pastorales, y Maestría en Teología.

También Revise

¡Ten cuidado!

¡Ten cuidado!

Predicas Cristianas nuestro texto bíblico principal nos dice claramente que Jehová aborrece seis cosas, y que aun siete abomina su alma. ¿Qué quiere decir esto?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *