Inicio / Predicas cristianas / Amor Confianza y Respeto

Amor Confianza y Respeto

Predicas Cristianas | Estudios Biblicos

Mateo 5:46-47

Estamos tan acostumbrados solamente a recibir las cosas de los demás, que nos hemos olvidado de la verdadera intencion del amor, de la confianza y el respeto. Existe un pensamiento en el mundo que dice:“Le doy mi amor a quien me transmite amor, mi confianza a quien se la gana y mi respeto a quien se lo merece”. En un término general, nos preguntamos: ¿Cuál es la verdadera intención de esta sentencia? Las respuestas las iremos señalando en nuestro estudio, el cual lo desarrollaremos, tomando en cuenta cada una de las palabras centrales que serán:“Amor”, “Confianza” y “Respeto”.

Le doy mi amor a quien me transmite amor”. Esta afirmación señala que mi amor no le pertenece a cualquier persona, sino solo a aquellos que me dan su amor. Esta clase de amor, es un amor asalariado (amor con amor se paga), compensatorio o condicionado, ya que si no se recibe, tampoco se debe dar. En esta primera parte del pensamiento, se deja ver la mezquindad, la mediocridad y gran falta de sensibilidad, en cuanto a los alcances del amor. Además, en un pensamiento como este, el amor estará siempre limitado para ambas partes, ya que según la medida de amor que se dé, es la misma medida de amor que transmitirá el que lo recibe. Esto viene a significar que, ninguna persona, nunca podrá experimentar lo excelente del verdadero amor, del amor óptimo, del amor incondicional, ya que cuando damos nuestro amor, siempre lo damos con muchas reservas, y con mezquindad y mediocridad. Si no, solo traiga a la memoria la sentencia que dice: “a la mujer ni todo el amor, ni todo el dinero”.

Anuncios

¿Se debe dar amor solo al que lo transmite? El amor se debe transmitir a todos los seres humanos, sin importarnos cual sea la condición moral de cada uno de ellos: incluso, nuestro señor Jesucristo nos enseña que, debemos amar aun a nuestros enemigos (Mateo 5:46-47), sin esperan nada de ellos a cambio, pues el amor no es una condición, sino un deber, cuyo deber debe ser practicado por cada uno de los seres humanos. Además, el amor se debe dar u ofrecer sin cuestionar la calidad del individuo, sea buena o sea mala, sea santa o pecaminosa, o incluso que no te amen, o te odien. Claro está que, este mandamiento de nuestro señor Jesucristo, el mundo lo rechaza, pues, que no afina con el de ellos.

La transmisión del verdadero amor, prescinde del merito. Lo excelente, o lo óptimo de la verdadera transmisión del amor consiste en Prescindir del mérito para dar nuestro amor. Esto significa que, el amor que sea transmitido a las personas no debe ser movido por el amor, cariño o estimación que ellos pudieran habernos ofrecido de ante mano. Significa que, no debe esperar de ellos algo bueno, para demostrarles nuestro amor. Y significa que, no tenemos que esperar nada de ellos a cambio. El amor transmitido que verdaderamente cuenta delante de Dios, es el que transmites tú, él, y ellos, a los demás, pero que no exige en reciprocidad o por obligación, el mismo amor, aunque el receptor no está en amor contigo.

Mi confianza a quien se la gana”. Por más que se obligue, por más que se forcé, o por más que se intente pedir a las personas que se ganen nuestra confianza, siempre será un misterio saber cuál será la condición del ser humano. ¿Qué es la confianza y como se define? La confianza es, la esperanza firme que se tiene de alguien o de algo, o la seguridad que alguien tiene de sí mismo. DRAE. De acuerdo a esta definición académica, la confianza y la seguridad está en uno mismo, y no en la persona a la que se le va a confiar el secreto. Confiar, simplemente, no garantiza que la persona a la que se le ha confiado algo, mantenga firme su promesa, pues esta puede fallar en cualquier momento, como ha sucedido en muchos casos. Jeremías 9:4-6.La confianza no es un producto de una competencia al que se lo deba ganar. Tampoco se le puede exigir a nadie le tenga confianza a alguien. La confianza no se exige ni se obliga, sino que es un acto de fe muy propio del individuo hacia su confidente. Hebreos 10:34-35.

Acerca de Dan Jimenez

Ver también

Predicas Cristianas.. Hasta donde llegue tu fe

Hasta donde llegue tu fe

Predicas Cristianas.. Quiero decirte que en cualquier área de tu vida, sea la económica, salud, familia, o cualquier otra, llegarás hasta donde llega tu fe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *