Inicio / Predicas cristianas / Atrévete a ser diferente

Atrévete a ser diferente

Predicas Cristianas… Predicaciones Cristianas

Algo que he repetido en numerosas ocasiones es que si decimos que somos cristianos, entonces tenemos que ser muy diferentes de quien una vez fuimos.  Cuando decimos que somos cristianos nuestra vida tiene que cambiar por completo, pero esto en ocasiones puede producir sufrimientos y adversidades.

La mayor razón por esto es porque nosotros formamos parte de una sociedad conformista.  En otras palabras, la mayoría de las personas se conforman a lo que sucede a su alrededor y esperan que nosotros también así lo hagamos, pero nosotros no estamos llamados a conformarnos a las cosas del mundo, nosotros estamos llamados a seguir a Cristo.

Nosotros no fuimos creados para permanecer en la presencia del pecado, nosotros fuimos creados para permanecer ante la presencia de nuestro Dios.  Pero no obstante esto, existen muchos que se rinden ante la presión que ejercita éste mundo.  Existen muchos que no se atreven a ser diferente.

Éste es el tema que estaremos estudiando en el día de hoy; hoy estaremos explorando las consecuencias de ser diferentes en éste mundo de maldad.  Pasemos ahora a la Palabra de Dios.

Anuncios

Daniel 1:8-15Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía; pidió, por tanto, al jefe de los eunucos que no se le obligase a contaminarse. Y puso Dios a Daniel en gracia y en buena voluntad con el jefe de los eunucos; 10 y dijo el jefe de los eunucos a Daniel: Temo a mi señor el rey, que señaló vuestra comida y vuestra bebida; pues luego que él vea vuestros rostros más pálidos que los de los muchachos que son semejantes a vosotros, condenaréis para con el rey mi cabeza. 11 Entonces dijo Daniel a Melsar, que estaba puesto por el jefe de los eunucos sobre Daniel, Ananías, Misael y Azarías: 12 Te ruego que hagas la prueba con tus siervos por diez días, y nos den legumbres a comer, y agua a beber. 13 Compara luego nuestros rostros con los rostros de los muchachos que comen de la ración de la comida del rey, y haz después con tus siervos según veas. 14 Consintió, pues, con ellos en esto, y probó con ellos diez días. 15 Y al cabo de los diez días pareció el rostro de ellos mejor y más robusto que el de los otros muchachos que comían de la porción de la comida del rey.

Como acostumbro a decir, para tener un mejor entendimiento del mensaje que Dios tiene para nosotros en el día de hoy, nos será necesario conocer algunos detalles de lo que estaba sucediendo en estos versículos, y conocer algunas de las costumbres del pueblo de ese entonces.  Lo primero que debemos saber es que la vida y ministerio de Daniel cubrió el periodo completo de los setenta años de la cautividad de Israel por Babilonia.

Daniel fue deportado a Babilonia a la edad de los 16 años, y fue escogido para servir al rey Nabucodonosor; pero antes tuvo que pasar por tres años de entrenamiento. Esto es algo que queda claramente expresado en Daniel 1:3-4 cuando leemos, “Y dijo el rey a Aspenaz, jefe de sus eunucos, que trajese de los hijos de Israel, del linaje real de los príncipes, muchachos en quienes no hubiese tacha alguna, de buen parecer, enseñados en toda sabiduría, sabios en ciencia y de buen entendimiento, e idóneos para estar en el palacio del rey; y que les enseñase las letras y la lengua de los caldeos.”

Pero éste entrenamiento estaba diseñado con un gran propósito; su dieta cambiaria, sus nombres cambiarían, y todo lo que ellos eran quedaría eliminado.  Esto es algo que queda bien expresado en Daniel 1:5-7 cuando leemos, “Y les señaló el rey ración para cada día, de la provisión de la comida del rey, y del vino que él bebía; y que los criase tres años, para que al fin de ellos se presentasen delante del rey. 6Entre éstos estaban Daniel, Ananías, Misael y Azarías, de los hijos de Judá. 7A éstos el jefe de los eunucos puso nombres: puso a Daniel, Beltsasar; a Ananías, Sadrac; a Misael, Mesac; y a Azarías, Abed-nego.”

Ahora bien, sé que algunos de ustedes pueden estar pensando que ésta información no es necesaria; sin embargo, estos breves detalles nos revelan el propósito del rey.

Estos breves detalles nos ayudan a entender que el propósito del rey era que ellos se conformaran a las leyes babilónicas; ésta conformidad entonces les conduciría a que ellos perdieran su identidad Judía.  Manteniendo estos breves en mente, continuemos ahora con nuestro estudio de hoy.

Lo primero que encontramos aquí es que se nos dice, “Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía; pidió, por tanto, al jefe de los eunucos que no se le obligase a contaminarse.” ¿Se pueden imaginar esto?  Un joven después de ser capturado y llevado como esclavo, ahora estaba tratando de desafiar al rey del imperio.  Dile a la persona que tienes a tu lado, Daniel era un atrevido.

Anuncios

Pero la razón por la que Daniel pudo hacer esto, es decir, la razón por la que él se propuso esto en su corazón fue porque él no se olvido y no estaba dispuesto a olvidarse de quien él era.  Daniel no se olvido ni estaba dispuesto a olvidar las palabras de Jehová como encontramos en Deuteronomio 7:6 cuando leemos, “Porque tú eres pueblo santo para Jehová tu Dios; Jehová tu Dios te ha escogido para serle un pueblo especial, más que todos los pueblos que están sobre la tierra.”  De aquí nosotros tenemos mucho que aprender.  Digo esto porque la gran realidad es que en ocasiones a muchos se les olvida su verdadera identidad.

En ocasiones nos envolvemos tanto en las cosas de éste mundo, y nos atormentamos tanto con las circunstancias que nos rodean que se nos olvida lo que encontramos en 1 Pedro 2:9 cuando leemos, “Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable.”

Y cuando esto se nos olvida o no le damos el valor y la importancia tan grande que significa, entonces comenzamos a conformarnos a las cosas de éste mundo lo que causa que automáticamente comencemos a alejarnos de Dios.   Es por eso que en el día de hoy les digo que como cristianos tenemos que ser más atrevidos.

Tenemos que estar dispuestos a pararnos firmemente en nuestra creencia y fe, y no permitir que ninguna influencia de éste mundo nos separe de la presencia de Dios.  Antes de proceder debemos examinar lo que Daniel le dijo al jefe de los eunucos con más detalle.  Aquí vemos que él le dijo que no quería “contaminarse”, pero, ¿qué quiere decir esto?  ¿Estaba la comida del rey contaminada?  ¿Era la comida que le ofrecía algo que lo iba a envenenar?  La respuesta es no.

La razón por la que Daniel dijo que él no deseaba contaminarse es porque la mayoría de los judíos ortodoxos de ese entonces y aun hoy, eran vegetarianos.

Ellos basan su creencia en lo que encontramos en Génesis 1:29 cuando leemos, “Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer.”

Anuncios

Según la tradición ortodoxa judía ésta es la dieta perfecta; ellos basan ésta opinión en el hecho que una vez que Dios le dice al hombre lo que le había proveído para que comiera en Génesis 1:31 encontramos que dice, “Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto.”

Así que la razón por la que Daniel declara que él no deseaba contaminarse no es porque la comida estaba mala o le haría un daño físico, sino fue porque compartir de esos alimentos iba directamente en contra de su fe y creencia.  Pero les advierto desde ahora que hacer esto puede producir consecuencias negativas en nuestra vida.  Continuemos examinando estos versículos para que entiendan bien lo que les digo.

Continuando con nuestro estudio encontramos dos puntos de suma importancia.  Primero encontramos que Dios está atento a nuestras circunstancias, y que Él justo y nos ayuda y provee de Su gracia y poder cuando nos mantenemos fiel.

Esto es algo que queda bien claro para todos cuando leemos, “Y puso Dios a Daniel en gracia y en buena voluntad con el jefe de los eunucos.”

Segundo encontramos lo que les dije hace un breve momento; encontramos que cuando disponemos en nuestro corazón no comprometer o contaminar nuestra fe y creencia, en ocasiones vamos a experimentar consecuencias negativas.

Esto es algo que queda muy bien ilustrado cuando leemos, “y dijo el jefe de los eunucos a Daniel: Temo a mi señor el rey, que señaló vuestra comida y vuestra bebida; pues luego que él vea vuestros rostros más pálidos que los de los muchachos que son semejantes a vosotros, condenaréis para con el rey mi cabeza.

Como podemos apreciar, no cumplir las leyes del rey podía producir la muerte de éste hombre, y seguramente la muerte de Daniel también.  Pero nada de esto le importo a éste joven, y la razón por la que nada de esto le importo fue porque él estaba completamente confiando en Dios.

Acerca de Jose Hernandez

Ver también

Predicas Cristianas.. Hasta donde llegue tu fe

Hasta donde llegue tu fe

Predicas Cristianas.. Quiero decirte que en cualquier área de tu vida, sea la económica, salud, familia, o cualquier otra, llegarás hasta donde llega tu fe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *