Inicio / Predicas cristianas / Cristianos de la segunda milla

Cristianos de la segunda milla

Predicas Cristianas… Predicaciones Cristianas

¿Cuánto han escuchado esa frase que dice: tienes que estar dispuesto a caminar la segunda milla?  Esto es algo que se dice cuando existe algo que queremos lograr, pero que tendremos que dar pasos adicionales a lo que estamos acostumbrados si verdaderamente deseamos llegar a nuestra meta.

En el día de hoy vamos a explorar una de las enseñanzas de nuestro Señor que no es completamente entendida, y que en ocasiones es muy difícil de aceptar y poner en práctica.  Sin embargo, no deja de ser una enseñanza de extrema importancia ya que en ella encontramos la respuesta a como debemos actuar si verdaderamente somos seguidores de Cristo.

Digo que es una enseñanza de suma importancia porque el mundo, y todos aquellos que nos rodean están atentos a nuestras acciones y comportamiento, y los versículos que estaremos explorando hoy son tirados en la cara del creyente con facilidad, para de esa manera tratar de abochornarle o  avergonzarle delante de otros.  Ya se que les debo tener un poco intrigados, así que sin más demora pasemos ahora a la Palabra de Dios.

Mateo 5:38-41Oísteis que fue dicho: Ojo por ojo, y diente por diente. 39Pero yo os digo: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra; 40y al que quiera ponerte a pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa; 41y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos.

Anuncios

Ahora, como acostumbro a decir, para tener un mejor entendimiento del mensaje que Dios tiene para nosotros en el día de hoy, nos será necesario hacer un breve repaso de historia.

Estos versículos que estamos estudiando en el día de hoy forman parte del sermón del monte, el cual tiene su inicio en el capitulo 5 de Mateo y concluye en el capítulo siete con la parábola de los dos cimientos.  Antes de llegar a este punto, Jesús ya había sido tentado por el diablo para que no cumpliese la voluntad del Padre, pero el Señor pudo derrotar toda tentación porque se mantuvo firme en la Palabra de Dios.

Esto es algo que queda bien declarado en Mateo 4:10-11 cuando leemos: “Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás. 11El diablo entonces le dejó; y he aquí vinieron ángeles y le servían.”  Una vez que venció al diablo, Jesús entonces inicio Su ministerio aquí en la tierra predicando el Reino de Dios a todos.

Esto es algo que podemos encontrar bien declarado en Mateo 4:17 cuando leemos: “Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.”  Así que en este punto de la historia Jesús estaba revelándose al pueblo enseñando en las sinagogas, y haciendo milagros de sanidad.

Demás esta decir que su fama estaba creciendo, que ya tenia un buen número de seguidores incluyendo a sus primeros discípulos.

Esto es algo que queda muy bien ilustrado en Mateo 4:23-24 cuando leemos: “Y recorrió Jesús toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. 24Y se difundió su fama por toda Siria; y le trajeron todos los que tenían dolencias, los afligidos por diversas enfermedades y tormentos, los endemoniados, lunáticos y paralíticos; y los sanó.”

Ahora bien, ¿por qué es necesario saber estos detalles? Es necesario saber estos detalles porque estos detalles nos revelan tres cosas de suma importancia: 

Anuncios

Número uno; el sermón del monte contiene los principios fundamentales necesarios que nos enseñan a conducir una vida en santidad.

Número dos; nos demuestra que Jesús siendo hombre fue tentado, y más importante aun, pudo vencer toda tentación porque se mantuvo firme en la Palabra de Dios.

Número tres; es que debemos estar dispuestos a predicar la palabra de Dios en todo lugar y en toda ocasión.  Así que manteniendo estos breves detalles en mente, continuemos ahora con nuestro estudio de hoy.

Lo primero que leemos aquí, y algo que el mundo tira en cara del creyente en toda ocasión posible es: “Oísteis que fue dicho: Ojo por ojo, y diente por diente.”  En esta primera porción del versículo Jesús estaba citando la ley mosaica como que encontramos en Éxodo 21:24-25 cuando leemos: “ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie, 25quemadura por quemadura, herida por herida, golpe por golpe.” Y también reflejada en Levítico 24:19-20 que nos dice: “Y el que causare lesión en su prójimo, según hizo, así le sea hecho: 20rotura por rotura, ojo por ojo, diente por diente; según la lesión que haya hecho a otro, tal se hará a él.”

Así que el pueblo judío estaba muy consciente de esta ley, ya que ellas estaban diseñadas para guiar a los sacerdotes en cuanto a las sentencias judiciales, para que de esa forma pudieran pronunciar la sentencia apropiada.  Pero el problema estaba en que los escribas, en otras palabras los que pretendían enseñar la ley, y los fariseos, los que pretendían cumplirla, evidentemente habían interpretado estas leyes para justificar las retribuciones personales, y en muchos casos la venganza.

Pero la gran realidad es que Jesús en estos pasajes no estaba enseñándoles nada nuevo en esta ocasión; Él simplemente estaba recordándoles lo que decía la lay acerca de este tema.  Fíjense bien lo que encontramos en Levítico 19:18 cuando leemos: “No te vengarás, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo Jehová.  Así que con esto podemos claramente ver que no existía diferencia alguna entre lo que la ley declaraba, y lo que Jesús les estaba diciendo.

Anuncios

Hermanos la realidad de todo es que no puede existir lugar alguno de venganza en la vida de un creyente fiel.  Sin embargo, existen muchos que aun continúan cultivando este tipo de sentimiento, y esperan ansiosamente el momento cuando podrán saltar como una víbora para vengarse de una mala acción u obra.

También existen todos aquellos que dejaran pasar el tiempo sin retribución alguna porque se someten a la filosofía de que “la venganza es un plato mejor servido frío”; en otras palabras, se obtendrá mejor satisfacción cuando una mala acción es devuelta cuando la persona ni se acuerde ya de lo que nos ha hecho.

Pero un verdadero creyente no puede someterse a este tipo de pensamiento. Un verdadero cristiano tiene que ser muy diferente. ¿Qué tan diferentes debemos ser?

Continuando con nuestro estudio encontramos que el Señor nos dice: “antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra; 40y al que quiera ponerte a pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa.”   Pero, ¿qué quiere decir esto?

¿Nos está diciendo Jesús que nos dejemos golpear y que regalemos todo lo que tenemos?  Les puedo decir que éste no es el caso, éstas no son palabras para ser tomadas literalmente.  Puedo decir esto confiadamente porque Dios solo quiere lo mejor para nosotros.

Fíjense como esto queda muy bien declarado en Jeremías 29:11 cuando leemos “Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.”

Así que basado en esto podemos decir confiadamente que Dios no desea nada malo para Su pueblo.  Dios no desea que Su pueblo viva en sufrimiento, llenos de morados, golpeados y derrotados.  Dile a la persona que tienes a tu lado, Dios quiere lo mejor para ti.

Pero entonces la pregunta que queda es, ¿qué significa esto que Jesús nos ha declarado aquí?  Para poder entender esto correctamente debemos detenernos por un breve momento y analizar lo que hemos leído con más detalle.

Acerca de Jose Hernandez

Ver también

Predicas Cristianas.. La tarea de apacentar ovejas

La tarea de apacentar ovejas

Predicas Cristianas.. En esta predica el apóstol comparte algunas indicaciones sobre cómo debe realizarse la tarea pastoral, y como no debe realizarse...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *