Inicio / Predicas cristianas / ¿Por qué a mí?

¿Por qué a mí?

Predicas Cristianas… Predicaciones Cristianas

Si se acuerdan, la semana pasada les mencione que en ocasiones el creyente tiende a caer en la trampa del enemigo; en ocasiones el creyente tiende a caer enredado en la trampa de la compasión o lástima propia, lo que causa que en casi toda ocasión nos desviemos de los caminos de Dios.

Ciertamente eso fue lo que le sucedió al profeta Elías durante la etapa de su vida que exploramos la semana pasada, y definitivamente es algo que el enemigo continúa usando para desviar al pueblo de Dios de hoy. Ahora la pregunta que debemos hacernos es: ¿por qué podemos ser desviados de los caminos de Dios con tanta frecuencia?

La respuesta es porque en la mayoría de los casos, al encontramos en situaciones difíciles, nosotros tendemos a olvidarnos de quienes somos. Es decir, al confrontar situaciones difíciles, primero buscamos solucionar las cosas por nuestra propia fuerza, y cuando esto no resulta entonces comenzamos a ahogarnos en el ¿por qué a mí?

Así que para aprender a como no permitir ser desviados de los caminos de Dios, hoy vamos a explorar acerca de ¿quiénes somos? y ¿por qué a mí? Pasemos ahora a la Palabra de Dios.

Anuncios

1 Corintios 1:2-5A la iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro: 3 Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo. Acción de gracias por dones espirituales 4 Gracias doy a mi Dios siempre por vosotros, por la gracia de Dios que os fue dada en Cristo Jesús; 5 porque en todas las cosas fuisteis enriquecidos en él, en toda palabra y en toda ciencia

Como acostumbro a decir, para tener un mejor entendimiento del mensaje que Dios tiene para nosotros en el día de hoy, nos será necesario hacer un breve repaso de historia. Corintios era la ciudad más importante de Grecia en el tiempo de Pablo. Corintios era un centro bien ocupado de comercio mundial, pero tenía una cultura degradada, y religión idólatra.

Corintios llegó a ser tan notorio por sus males que decir “actuar como un corintio” se convirtió en un sinónimo para la corrupción e inmoralidad. Lo que estaba sucediendo es que ésta inmoralidad y corrupción estaban afectando a la iglesia.

La inmoralidad y corrupción causo problemas dentro de la iglesia, y es algo que queda muy evidente en 1 Corintios 1:11 cuando leemos: “Porque he sido informado acerca de vosotros, hermanos míos, por los de Cloé, que hay entre vosotros contiendas.”

Así que como podemos ver, Pablo escribió ésta carta como respuesta correctiva a las noticias de problemas y desórdenes entre ellos. En otras palabras, ésta carta fue diseñada para corregir actitudes inapropiadas y para promover un espíritu de unidad entre los hermanos, sus relaciones y la adoración. ¿Por qué es necesario que sepamos éstas cosas?

Es necesario saber éstas pequeñeces porque a través de ellas nos damos cuenta que aunque ésta carta fue escrita alrededor del 56 d.C., en realidad las personas no han cambiado mucho, y el mundo se encuentra más o menos en la misma situación. En otras palabras la mayoría de las personas en éste mundo se pasan la vida entera en búsqueda de placeres, títulos, y lo material en vez de buscar más de Dios.

La mayoría de las personas en éste mundo están tan conectadas a la corriente de maldad que corre por éste mundo que se han completamente desconectado de Dios.

Esto es la verdad acerca de todo aquel que aun no conoce a Cristo como su Rey y Salvador, es decir a los no creyentes; pero desdichadamente, existe un buen grupo de personas dentro del cuerpo de Cristo, que tal como en ese entonces están tan envueltos en las cosas de éste mundo que lo único que hacen es causar divisiones, contiendas, y desacuerdos. Así que manteniendo estos breves detalles en mente, continuemos ahora con nuestro estudio de hoy.

Anuncios

En los versículos que estamos estudiando en el día de hoy encontramos tres palabras claves que nos ayudan a establecer nuestra identidad, para de ésta manera poder detener ser desviado de los caminos de Dios. La primera palabra clave es “iglesia”, la segunda es “santificados”, y la tercera es “enriquecidos”. Examinemos ahora estas palabras detalladamente para descubrir el poder tan grande que existe en nuestra verdadera identidad.

La primera palabra es: “iglesia.” Para poder entender bien el significado tan poderoso de ésta palabra, nos será necesario detenernos aquí por un breve momento y examinar el origen de ella.

La palabra “iglesia” es la traducción de la palabra griega “ekklēsia”, la cual tiene doble definición ya que puede ser definida como: “1. reunión o asamblea de un grupo de ciudadanos llamados fuera de sus hogares a un lugar publico”; “2. reunión o asamblea de cristianos reunidos para adorar en un centro; el cuerpo de Cristo dispersado en toda la tierra.” Así que usando éstas definiciones encontramos dos cosas de suma importancia.

Número uno; Él nos ha llamado por nombre y apellido para que salgamos del mundo y entremos en Su Reino. Esto es algo que el apóstol deja muy bien declarado en 1 Corintios 1:9 cuando leemos: “Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor.”

Número dos; nosotros formamos parte del cuerpo de Cristo. Esto es algo que el apóstol también deja extremadamente claro en Romanos 12:4-5 cuando leemos: “Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función, 5 así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros.”

Esto significa que nosotros no somos una pequeña congregación, sino que somos un poderoso frente de liberación. Así que formar parte de la iglesia significa que nuestra ciudadanía fue transferida de la tierra a los cielos. Formar parte de la iglesia significa que fuimos liberados de las asechanzas del diablo.

Anuncios

Es como nos dice el Señor en Juan 8:32 cuando leemos: “…y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.”

No fuimos liberados por nuestra propia fuerza o voluntad, sino por la sangre de Cristo Jesús y la divina Palabra de Dios. Dile a la persona que tienes a tu lado: somos la iglesia.

La segunda palabra aquí es: “santificados.” Para poder entender bien el significado tan poderoso de ésta palabra, nos será necesario detenernos aquí nuevamente por un breve instante y examinar el origen de ella.

La palabra “santificados” viene de la palabra griega “hagiazō” que significa: “purificar; limpiar externamente; purificar por expiación: libre de culpabilidad o pecado; purificar internamente por el renovar del alma”.

Así que la palabra santificar es usada como un acto de purificación, y esto era algo muy bien entendido por los Judíos y el pueblo de ese entonces. Ellos entendían esto muy bien porque durante el tiempo que Jesús estuvo aquí en la tierra, las personas que quisieran entrar al templo para adorar a Dios tenían que primero purificarse en uno de los “Mikvehs”; (“Mikvehs” un baño ritual que los judíos usan para purificarse antes de cualquier acto de adoración).

En otras palabras, las personas tenían que sumergirse en las aguas de un ritual antes de poder acercarse a Dios. Y con el sacrificio de Cristo en la cruz, Dios hizo esto exactamente con cada uno de nosotros.

Nosotros fuimos purificados y lavados no con agua; fuimos purificados por la sangre de Jesús. Es como nos dice la Palabra en Juan 3:16 cuando leemos: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”. Esto significa que se nos ha dado una nueva vida.

La tercera palabra es: “enriquecidos.” Para poder entender bien el significado de ésta palabra, nos será necesario detenernos aquí nuevamente por un breve instante y examinar el origen de ella. La palabra “enriquecidos” viene de la palabra griega “ploutizō” que significa: “hacer rico; riquezas espiritual.”

Así que esto significa que nosotros no hemos recibido poco, nosotros hemos recibido mucho. Dile a la persona que tienes a tu lado, somos ricos. Muchos en el mundo quisieran tener lo que tenemos nosotros. ¿Qué tenemos nosotros que muchos en el mundo buscan, pero nunca encuentran?

Acerca de Jose Hernandez

Ver también

Encontrar lo perdido

Predicas Cristianas, somos débiles y pecamos, pero siempre tenemos la certeza de que Jesús irá por nosotros a buscarnos, y al regresar podemos contar con ..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *