Inicio / Predicas cristianas / Estrategia divina

Estrategia divina

Predicas Cristianas… Predicaciones Cristianas

Creo que todos aquí estaremos de acuerdo cuando digo que si queremos tener éxito en ésta vida, lo primero que debemos tener es una buena estrategia.

En otras palabras, para tener el éxito que tantos de nosotros deseamos es necesario establecer metas y objetivos que necesitamos cumplir. Tenemos que establecer a donde queremos ir, pero más importante de todo como lograr nuestra meta.

Cuando tomamos el tiempo de meditar en la Palabra de Dios no es difícil encontrar que Jesús tenía un plan y una estrategia divina para llegar al mundo. Él tenía en mente mucho más que Su vida y ministerio.

Debido a esto podemos hoy nosotros decir que Su estrategia continúa manifestándose en nuestros días. Debido a Su estrategia divina, nosotros hoy tenemos el privilegio de ser llamados hijos de Dios. ¿De qué estrategia les hablo? Pasemos ahora a la Palabra de Dios y exploremos éste tema.

Anuncios

Marcos 13:31El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

Éste pequeño versículo forma parte de la enseñanza acerca de la segunda venida el Señor, pero en él podemos encontrar la estrategia divina de nuestro Dios.

Permítanme compartir con ustedes ahora una reflexión que me envió una hermana el otro día que servirá para ilustrar mejor el tema que hemos de compartir hoy. La reflexión se llama “El teléfono celular vs. La Biblia.”

Me pregunto, ¿qué sucedería si tratáramos nuestra Biblia de la misma forma que tratamos el teléfono celular? ¿Qué si la cargáramos en nuestros bolsos y bolsillos? ¿Qué si la abriéramos con frecuencia durante el día? ¿Qué si regresáramos a buscarla cuando se nos olvida? ¿Qué si la usáramos para recibir mensajes de texto? ¿Qué si la tratáramos como el que no puede vivir sin ella? ¿Qué si se la regaláramos a nuestros hijos? ¿Qué si la usáramos cuando nos vamos de viaje? ¿Qué si la usáramos en casos de emergencias?

Estas son cosas que te hacen reflexionar, y preguntarte, ¿dónde está mi Biblia? No como nuestro teléfono celular, nunca tenemos que preocuparnos que nuestra Biblia será desconectada, Jesús ya pagó la conexión por adelantado. Esto te hace parar y pensar, ¿cuáles son mis prioridades?

Otra cosa más, toda llamada será contestada con claridad y sin que se caiga la comunicación. Qué bonita reflexión, ¿verdad? Manteniendo ésta pequeña reflexión en mente continuemos ahora con nuestro estudio, y les advierto desde ahora que estaré haciendo varias referencias a las preguntas que expone esta bella reflexión.

En éste punto de la historia que estamos explorando hoy encontramos que nuestro Señor había cumplido la mayor parte de Su ministerio. Es decir, Él había sanado a numerosos enfermos; esto es algo que queda bien ilustrado en Mateo 15:30 cuando leemos, “Y se le acercó mucha gente que traía consigo a cojos, ciegos, mudos, mancos, y otros muchos enfermos; y los pusieron a los pies de Jesús, y los sanó.”

Anuncios

Él había dado de comer a las multitudes hambrientas; esto es algo que queda bien ilustrado en Mateo 14:19-20 cuando leemos, “Entonces mandó a la gente recostarse sobre la hierba; y tomando los cinco panes y los dos peces, y levantando los ojos al cielo, bendijo, y partió y dio los panes a los discípulos, y los discípulos a la multitud. 20 Y comieron todos, y se saciaron; y recogieron lo que sobró de los pedazos, doce cestas llenas.”

Él había liberado a los endemoniados; esto es algo que queda bien ilustrado en Mateo 8:16 cuando leemos, “Y cuando llegó la noche, trajeron a él muchos endemoniados; y con la palabra echó fuera a los demonios, y sanó a todos los enfermos.”

Y Sus enseñanzas eran sin reproche, aun por aquellos que buscaban desacreditarle; esto es algo que queda bien reflejado en Mateo 7:28-29 cuando leemos, “Y cuando terminó Jesús estas palabras, la gente se admiraba de su doctrina; 29porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas.”

Pero todas estas cosas solo fueron señales que formaban parte de la estrategia divina de nuestro Redentor.

La estrategia de nuestro Dios no era que solo aquellos de ese entonces recibieran la salvación, sino que la salvación estuviera al alcance de toda persona en todo tiempo.

Pero el Señor conoce el corazón del hombre, y Él sabía que si no demostraba señales de Su autoridad y potestad, es decir, si no les demostraba Su verdadera identidad, entonces Sus enseñanzas solo serian vistas como las de un buen maestro o Rabí y nada más.

Sus enseñanzas hubiesen pasado a la historia al igual que las de numerosas sectas o grupos religiosos que se habían levantado antes de Su llegada, y que se han levantado después de su partida. Él hizo grandes señales para que no cupiese duda alguna en la mente de toda persona que “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.”

Anuncios

Ahora pregunto, ¿qué sucedería si tratáramos nuestra Biblia de la misma forma que tratamos el teléfono celular? La mayoría de nosotros aquí tenemos por lo menos un teléfono celular, y muchas familias tienen dos, uno para el esposo y uno para la esposa. Aquellos que tienen hijos adolescentes tienen uno para ellos igual.

La gran realidad es que el teléfono celular ha pasado a ser algo indispensable en la vida de muchos. Lo llevamos en el bolsillo, lo llevamos enganchado del cinto, lo llevamos en los bolsos, y si se nos olvida no demoramos en regresar para buscarlo.

Hemos formado un tipo de dependencia en un pequeño dispositivo electrónico sin igual a otra cosa, desdichadamente esto incluye nuestra Biblia, es decir la Palabra de Dios.

Voy a hacer una pregunta, pero no quiero que nadie me la conteste. Mi intención no es de abochornar a nadie, pero ahora pregunto, ¿a cuantos se les ha quedado la Biblia en la casa alguna vez? ¿Cuántos se han dado cuenta que se les ha quedado la Biblia encima de la mesa cuando decimos que abramos nuestra Biblia para la lectura del día?

Si somos honestos con nosotros mismos, todos encontraremos que en ocasiones se nos ha olvidado cargar nuestra Biblia; pero lo más triste de todo es que en ocasiones no solo se nos olvida cargar la Biblia, sino que se nos olvida vivir la Palabra de Dios. ¿Por qué sucede esto?

Esto sucede porque a todos nosotros nos gusta ser aceptados por aquellos que nos rodean, y andar con un libro grande a diario leyendo de él durante el día, causara que muchos de los que nos rodean comiencen a hablar mal de nosotros.

Entonces lo que sucede es que para evitar que algún demonio nos haga pasar una vergüenza, acusándonos de ser un religioso fanático, o usando cualquier otro de esos términos derogatorios que existen, dejamos la Palabra de Dios tirada a un lado recogiendo polvo hasta el próximo día de servicio.

Pero si encuentras que éste es el caso en tu vida, recuerda lo que te dice el Señor en Marcos 8:38 cuando leemos, “Porque el que se avergonzare de mí y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, el Hijo del Hombre se avergonzará también de él, cuando venga en la gloria de su Padre con los santos ángeles.”

Acerca de Jose Hernandez

Ver también

Predicas Cristianas.. Cuando un santo es restaurado

Cuando un santo es restaurado

Predicas Cristianas, ¿qué sucedió con Elías? Ahora vemos a “santo restaurado” y dotado con nuevas fuerzas y con nuevos propósitos. Toda restauración espiritual tiene..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *