Inicio / Predicas cristianas / El arca de Salvación

El arca de Salvación

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas… Texto Biblico: Génesis 6

Introducción

¿Han examinado alguna vez la historia de Noé? En el día de hoy quiero que examinemos lo que aconteció con Noé, porque existen varias cosas que nos demuestran cómo vivir vidas cristianas victoriosas.

Porque el tiempo es corto no leeremos el capítulo completo, pero si no han leído la historia de Noé, les recomiendo que la lean en su tiempo de meditación. Cuando leemos el principio del capítulo seis de Génesis vemos que las cosas en ese entonces no eran muy diferentes a hoy en día.

Los mensajes cristianos y estudios bíblicos nos revelan que el hombre de ese entonces, tal como el hombre hoy en día, se había rebelado en contra de Dios. Los estudios bíblicos y mensajes cristianos nos permiten que era una generación tan perversa y rebelde, que causó que Dios se arrepintiera de haberles creado.

Anuncios

Dios sintió un dolor tan grande que decidió eliminar todo lo que con tanto amor había creado. Pero algo grande sucedió, y es aquí donde comienza nuestra lección. De todas las personas en el mundo, Dios encontró a una persona que le amaba, y le honraba. Dios encontró a Noé.

Aquí encontramos lo esencial en nuestro caminar Cristiano. En este mundo en que vivimos es fácil perder la esperanza, es fácil caer en la tentación, es fácil descorazonarnos, es fácil perder la fe. Hermanos estas cosas son muy fáciles, pero como cristianos, como el pueblo de Dios que somos, tenemos que asegurarnos que las circunstancias de este mundo no nos desvíen de nuestros caminos. ¿Cómo podemos hacer esto? La respuesta a esta pregunta la encontramos en las cualidades de Noé. Examinemos las cualidades cuales causaron que él hallara gracia en los ojos de Jehová.

Los mensajes cristianos nos revelan que la primera cualidad de Noé fue que era un hombre justo.

Pero, ¿qué quiere decir esto? ¿Qué significa ser un hombre justo? Aquí en este versículo encontramos la definición de un hombre justo, la Palabra nos dice: «con Dios caminó Noé

Aunque Noé vivía en un mundo corrupto, aunque Noé vivía completamente rodeado de maldad, Noé no se apartó de Dios. Noé se apartó de todas esas cosas que desagradaban a Dios. Esto es lo que Dios espera de su pueblo. Esto es lo que Dios requiere de su pueblo.

Los mensajes cristianos nos enseñan que si queremos hallar gracia en los ojos de nuestro Dios, lo primero que tenemos que hacer es separarnos de las cosas de este mundo.

El primer paso ha dar para ser hombres justos es caminar con Dios en todo lo que hacemos.

Cuando leemos lo acontecido en el tiempo de Noé, vemos que Dios le dio una misión a cumplir. Dios le instruyó a que construyera un arca porque Él iba a destruir todo lo que habitaba en la tierra con un diluvio. ¿Qué hizo Noé?

Noé no titubeó, él no dudo. Esta es la segunda cualidad de Noé, él estaba atento a la voz de Dios.

Esto es algo que todos tenemos que aprender, tenemos que aprender a escuchar la voz de Dios. Tenemos que aprender que lo que Dios nos dice, que lo que Dios nos instruye es de suma importancia.

Anuncios

Les digo esto porque si no estamos atentos a la voz de Dios, si no estamos prestando atención a lo que él nos dice y advierte a través de los mensajes cristianos y estudios bíblicos, entonces no recibiremos las bendiciones que Dios tiene para nosotros. Si no estamos dispuestos a escuchar, entonces no seremos justos en los ojos de Dios.

Cuando estamos atentos a la voz de Dios, cuando somos obedientes, cuando estamos dispuestos a caminar con Dios, entonces Dios se glorifica en nuestra vida.

La tercera cualidad de Noé es que él era un hombre obediente.

Cuando Dios le dijo a Noé que construyera el arca, todavía no había comenzado a llover. Imagínense cómo esto le pudo lucir al mundo. Estoy seguro que por obedecer a Dios muchos pensaron que Noé estaba loco.

Estoy seguro que Noé fue juzgado y criticado. Pero a Noé no le importo nada de esto, él se mantuvo fiel. Los mensajes cristianos nos enseñan que Noé se mantuvo obediente a lo que Dios le había dicho. No existe mucha diferencia entre Noé y el pueblo de Dios hoy en día.

Nosotros recibimos la promesa que nuestro Señor Jesucristo vendrá por su pueblo, recibimos la promesa que el justo estará para siempre con Dios. Pero, en muchas ocasiones el pueblo de Dios sufre por desobediencia. En muchas ocasiones el pueblo de Dios sufre porque tal como el hombre en el tiempo de Noé, ignoran las señales, ignoran las advertencias, y le dan más importancia a las cosas del mundo que a las cosas de Dios.

Los estudios bíblicos y mensajes cristianos nos animan a seguir el ejemplo de Noé en nuestro vivir Cristiano. Noé no permitió que las cosas de este mundo interrumpieran su obediencia a Dios. Noé no permitió que las cosas de este mundo influenciaran de la manera que actuaba y se comportaba.

Anuncios

Noé persistió en un mundo de maldad.

Noé no se desanimó sino hizo la voluntad de Dios, hizo tal como Dios le había instruido. No había comenzado a llover, no estaba cerca de un puerto o del océano, pero Noé construyó el arca sin dudar ni un segundo. Noé se mantuvo justo ante los ojos de Dios.

Mantengámonos justos ante los ojos de Dios, enseñemos el camino a la salvación a todos esos que no la conocen. Enseñémosle el camino al arca a todos aquellos que puedan haber perdido su camino, a todos aquellos que se puedan encontrar fuera del arca.

Tenemos mucho que aprender de Noé, tenemos que poseer las tres cualidades que él tuvo. Tenemos que ser justos para hallar gracia en los ojos de Jehová, y para poder obtener este privilegio, para poder alcanzar esta bendición, tenemos que estar atentos a Su palabra y más que todo obedientes de ella.

Acordémonos que no importa cuán grande la tormenta pueda ser, Dios tiene un arco iris preparado para todo aquel que halle gracia en sus ojos.

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas... Predicas Cristianas

Acerca de Jose Hernandez

Ver también

Predicas Cristianas - La importancia de la perseverancia

Ser perseverantes

Predicaciones Cristianas... El hombre debe perseverar fielmente en lo que el Señor le pide día tras día con todas sus fuerzas y aunque parezca que nada...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *