La fe que precede a la ciencia

Un científico antes de ser un pragmático hombre de postulados, teorías y leyes debe ser ante todo, un hombre de fe; porque tiene que ser capaz de ver lo que desea revelar al mundo antes que nadie más lo haya visto o siquiera considerado.

El hombre y la mujer de ciencia debe ser aquella persona que puede ver lo que busca antes de haberlo encontrado. Que puede percibir el sabor antes de haberlo probado. Que puede sentir la textura antes de haberlo tocado. Que puede escuchar el sonido antes de haberse provocado. Que puede mirar antes de haberse materializado.

¿De dónde surgieron todas las sinfonías de Beethoven si era sordo? ¿Quién le dijo a Thomas Alva Edison que fabricara una bombilla que retuviera por largo tiempo la luz eléctrica si para entonces sólo había lámpara de gas? ¿Cómo es posible que los llamados teléfonos inteligentes que conocemos hoy en día y cuyo primer modelo fue vendido apenas en el año 2000, fuera predicho por el inventor Nikola Tesla en el año 1926?

¿Quién le sugirió a Henry Ford la producción en masa de vehículos si en aquel momento sólo se elaboraban modelos artesanales? ¿Cómo Alexander Graham Bell, un profesor de fisiología vocal que educaba a sordos tuvo la idea de crear el teléfono?

¿Quién diría que el hombre que predijo con total acierto la existencia de ondas gravitacionales, Albert Einstein, sería también considerado por sus maestros de escuela como una persona que no llegaría a nada en la vida?

La ciencia no es ajena a le fe ni viceversa. La palabra de Dios continúa diciendo en Hebreos 11 verso 3: “Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía”.

Lo que conocemos hoy en día como innovaciones tecnológicas son el resultado de alguien que se atrevió a imaginarlo antes de su creación, y aunque eso implicara ser considerado un tonto o un loco, lo cierto es que sólo los que tomaron el riesgo y no se dejaron amedrentar emocional ni psicológicamente por el desprecio y la incomprensión de quienes le rodeaban, fueron los que lograron quitar el velo de ignorancia que separaba al mundo de recibir el beneficio de dicho invento.

Los creyentes somos considerados Locos, porque afirmamos como ciertas verdades invisibles. Sin embargo, los científicos han demostrado en más de una oportunidad que existe mucho más de lo que conocemos que aún no ha sido revelado ni descubierto, o ¿alguno de nosotros ha podido ver un átomo sin necesidad de usar el microscopio? ¿Cómo se puede medir la velocidad del viento si no se ve? ¿Por qué estamos seguros de la cantidad que llueve sobre un determinado lugar si son millones de gotas las que caen al mismo tiempo?

Si no fuera porque alguien se ocupó de pensar en estos asuntos, hoy por hoy no existiría el barómetro ni tampoco el anemómetro, por ejemplo. ¿Existiría la internet si alguien no hubiese pensado en ella antes?

La fe no debe pues, ser vista como un motivo de vergüenza para aquel que la posea, sino todo lo contrario. La fe debe ser vista como el privilegio de los ciegos para reconocer el mundo tal y como verdaderamente es. La fe es el lente con el que podemos mirar a lo que no se ve.

El libro de Eclesiastés capítulo 1 verso 9 deja en claro que la ciencia es preexistente a la inquietud humana y que sólo se necesita de curiosidad y muchísima fe para acceder a ella, del mismo modo que el intrépido buzo se arroja al mar para encontrar y descubrir el tesoro.

“¿Qué es lo que fue? Lo mismo que será. ¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo mismo que se hará; y nada nuevo hay debajo del sol”

La ciencia está ahí, esperando que le echemos mano. El único requisito necesario para acceder a ella es la fe.

Piensa en esto que dijo el más importante científico físico del siglo XX, Albert Einstein:

“La imaginación es más importante que el conocimiento. Porque el conocimiento es limitado, mientras que la imaginación abarca todo el mundo, estimulando el progreso y dando a luz la evolución”.

Dios te bendiga.

Redactado por: Emily Sánchez

© Predicas Biblicas. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Predicaciones Cristianas

Acerca Predicas Biblicas

Predicas Biblicas
Predicas Biblicas un central de sermones cristianos dedicado a evangelizar a las naciones a través de predicas cristianas, estudios biblicos, y mensajes cristianos.

También Revise

Ser hijos obedientes

Ser hijos obedientes

Predicas Cristianas.. Los discípulos de Jesús aprendieron a ser obedientes. Se maravillaban de las obras que él hacía. Su fe aumentaba y pudieron convertirse..

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *