Héroes de Dios

Predicas Cristianas… Predicaciones Cristianas

Escuché una vez decir que no se es valiente porque nunca tengas miedo, sino porque a pesar del miedo que sientes, aun así te atreves y no te detienes.

La persona que tiene fe no es la que jamás duda sino la que elige creer a pesar de las muchas dudas, y es así como se gana el desprecio y la burla de quienes le rodean.

Es cuando vamos en contra de la sensatez humana que nos convertimos en temerarios, en seres extraordinarios.

La biblia está llena de personajes que una vez estuvieron en la misma posición que nosotros podemos estarlo hoy en día. Estaban perseguidos, atribulados de todas las formas posibles, pasando apuros y muchas veces, también fueron derrotados.

No encontraremos a un personaje que trascendiendo la historia jamás haya sufrido una pérdida o una derrota, o por lo menos haya sentido la necesidad desgarradora de llorar.

Pero, ¿por qué se volvieron inolvidables? ¿Por qué conocemos sus historias? ¿Por qué si lo tenían todo en contra son nuestros héroes hoy en día?

El libro de Hebreos capítulo 11 nos relata el salón de la fama de los hombres y mujeres de fe que recoge la historia hebrea en el Antiguo Testamento. No eran diferentes de nosotros en oportunidades ni tampoco tenían superpoderes como los que les dibujan hoy en día a los héroes de historietas. Tenían debilidades, temores, luchas igual que nosotros.

Noé construyó un arca por mandato de Dios para salvarse a sí mismo y a su familia del diluvio aunque jamás había llovido. Seguramente, fue el hombre más popular de su época debido a lo loco que debía parecer durante la construcción de una estructura que simplemente no tenía sentido o propósito alguno; sin embargo, de no haberla construido, habría muerto como el resto de la humanidad.

Moisés dirigió al pueblo de Israel hacia su libertad de la esclavitud egipcia a través del desierto; pero era tartamudo, y no estaba convencido de que podía serle a útil a Dios frente a Faraón, por lo cual Dios tuvo que inquirirle en tres (3) oportunidades seguidas para convencerle (Éxodo 3 y 4:1–17). Se enfrentó a una emboscada entre el desierto, las montañas, el Mar Rojo y el ejército egipcio cuando el pueblo fue liberado (Éxodo 14), y no pasó mucho tiempo antes de que el pueblo comenzara a murmurar en su contra por considerarle incompetente y propiciador de su muerte (Éxodo 14:10–14), no obstante, se atrevió a decirle al pueblo que No temiera y estuviese firme (versos 13 y 14), tras lo cual hasta Dios le increpó por su clamor y le ordenó que diera marcha al pueblo y dividiera al Mar con su vara (verso 15). Finalmente, el pueblo pasó en seco por el mar dividido y el ejército de Faraón pereció ahogado.

Josué, sucedió a Moisés en el liderazgo de Israel y tal sería la tarea que debía llevar a cabo que el mismo Dios tuvo que decirle en tres oportunidades seguidas que se Esforzara y fuera Valiente (Josué 1). Así que, encontramos a este líder israelita encabezando la conquista de la tierra prometida (Josué 6), repartiéndola por heredad a cada tribu y enfrentándose a batallas tan despiadadas que tuvo que orar a Dios para detener al sol y a la luna, pero no por ser un líder guerrero evitó la desobediencia y pecado de Acán o la derrota de Israel en Hai.

Gedeón, tenía severos problemas de autoestima, además de una cruz constante sobre sí y su familia por el acoso de los madianitas contra su tierra que no les dejaba en paz y a duras penas si podían comer, pero le hizo caso a Dios cuando le guió a la batalla contra ellos, no sin antes ser criticado y juzgado duramente por sus coterráneos, quienes pensaban que Gedeón conspiraba en su contra y los guiaba a una muerte segura.

David, pastor de ovejas y segundo rey de Israel. Guerrero sin igual que derrotó al gigante Goliat pero que se permitió caer en la tentación del adulterio y el homicidio por causa de una mujer; lo cual le trajo como consecuencia la muerte del hijo que esperaba con ella. Uno de sus hijos, Amnón violó a otra de sus hijas (Tamar).

Absalón, otro de sus hijos mató a Amnón y fue exiliado; cuando se le concedió el perdón se levantó contra su padre y trató de derrocarlo. El hijo de su mejor amigo, a quien le ofreció ayuda incondicional y socorro cuando su padre murió y David ascendió al trono, le dio la espalda en el momento en que David huía de Absalón.

Muchos amigos de David le abandonaron cuando huía de quienes buscaban su vida para matarle, incluso su primera esposa (Mical), lo cambió por otro y lo despreció cuando danzó frente al arca. Pero a pesar de todo eso, David no dejó de alabar a Dios ni de componerle cántico, o de preparar todo lo que se necesitaría para construir el templo que luego edificaría su hijo Salomón.

Elías el profeta de fuego. Poderosas hazañas ejecutó Dios por su mano. Siete milagros en total relata el libro de 1 Reyes entre los capítulos 17 y 22 que incluyen la sequía, el desafío a los profetas de Baal y de Asera, la multiplicación de la harina y el aceite en casa de la viuda, su encuentro con Dios en el monte Horeb, sin embargo, cuando supo que Jezabel, esposa del rey de Israel quería matarlo no se lo pensó dos veces en echar a correr.

Jeremías el profeta de Dios. Fue constantemente atacado por predicar el mensaje divino de destrucción en contra de Jerusalén y Judá. Cuando no estaba en un pozo, estaba en el patio de la cárcel o bajo custodia de algún oficial, sin embargo, no desistió de anunciar la palabra porque para él era como un fuego ardiendo en sus huesos que no podía apagar si se callaba (Jeremías 20:9–11)

La lista sigue con muchos otros héroes bíblicos, pero lo que todos ellos tienen en común es que todos fueron probados bajo circunstancias nada envidiables que les llevaron al límite de sus propias fuerzas y tolerancia, y fue justo en esos momentos cuando eligieron creerle a Dios y a Su Palabra, cuando antepusieron su fe en él a pesar de las adversidades.

No fueron fuertes porque nacieron así, fueron fuertes porque se apoyaron en Dios.

No vencieron porque fueran invencibles sino porque dejaron que Dios peleara por ellos. El libro de Romanos el capítulo 8 verso 28 dice: “si Dios por nosotros, ¿quién contra nosotros?” nótese que dice POR nosotros, no con nosotros, como si Dios fuera un espectador distante de lo que sucede en nuestras vidas; cuando nos subimos al cuadrilátero de las batallas personales y comenzamos a recibir tantos golpes que estamos a punto de tirar la toalla, Dios nos dice: “Este es mi turno. Déjame a mí pelear POR ti”. Dios tomará nuestro lugar en la pelea, y por eso recibiremos la victoria, pero si no entregamos nuestra fe en él antes, jamás podrá relevarnos en nuestra contienda. Las luchas o el enemigo seguirán haciendo de las suyas en nosotros y si nos parece que Dios sólo nos mira con angustia sin hacer nada es porque efectivamente, AÚN no le hemos dejado hacer nada.

Para hablar de superación y de tener el control, no se requiere ser una máquina insensible que jamás se equivoque sino un ser honesto que admite que aún y cuando tiene defectos puede dar la pelea y vencer porque su guía es Dios. Recuerda a Filipenses capítulo 4 verso 13: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”.

Cuando el evangelio de Lucas en el capítulo 2 verso 17 dice: “…Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. No he venido a llamar a justos sino a pecadores” Nos deja ver la clara intención de Dios por acercarse a los que tienen menos.

Dios no está llamado héroes a sus filas. No busca entre los valles y montañas personajes de leyenda. Él busca gente como tú y como yo que tiene necesidad y que por lo tanto, lo necesita.

Deja de fingir que lo puedes todo o que eres de hierro y nada te afecta. Cuanta más dureza y arrogancia demuestres, menos podrá manifestarse en ti el gran poder de Dios.

Los héroes de Dios no fueron máquinas letales que esquivaban balas o volaban por el aire usando una capa, fueron hombres y mujeres con debilidades que en el momento de la aflicción clamaron a Dios y esperaron en él.

No sientas vergüenza de ser humano y ser frágil o vulnerable, antes bien di como está escrito en Joel capítulo 3 verso 10:

“…diga el débil: Fuerte soy”

Dios le bendiga…

Redactado por: Emily Sánchez

© Predicas Biblicas. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Predicaciones Cristianas

Acerca de Predicas Biblicas

Predicas Biblicas un central de sermones cristianos dedicado a evangelizar a las naciones a través de predicas cristianas, estudios biblicos, y mensajes cristianos.

Ver también

Predicas Cristianas.. ¿A quien busca Dios?

¿A quien busca Dios?

Predicas cristianas, Dios no tolera la desobediencia. Un ejemplo de las consecuencias de la desobediencia de un hombre la encontramos en el primer libro de..

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *