Inicio / Predicas cristianas / Si a la fe, no a la incredulidad

Si a la fe, no a la incredulidad

Predicas Cristianas… Predicaciones Cristianas

Uno de los más grandes y graves problemas de la Iglesia actual y probablemente de todos los tiempos es la limitante que el ser humano da al poder de Dios en su vida, nos pasamos la vida “creyendo” y “confiando” en Dios cuando la verdad es que no nos atrevemos a creer y a confiar como en verdad es y como él demanda.

Si está escandalizado con este primer hilo de ideas, probablemente usted sea como solía ser yo, que se escandaliza con algunas predicas y afirmaciones sin darse el tiempo y la oportunidad de considerar lo que la otra persona con un punto diferente quiere decirle solo porque no tiene cabida en su sistema de creencias esquematizadas, sin embargo le pido que no lo haga, pues lo que leerá no será una herejía ni una atrocidad, son verdades con base bíblica.

Primero aclaremos que Dios es infinito en poder, y él puede actuar y hacer según su voluntad porque Él es Soberano en todos sus designios y lo que él ordena se ejecuta, nadie ni nada en este mundo, ni en el cielo ni debajo de la tierra puede detener una orden de Dios, pero si puede pasar que Dios de o no una orden movida por la fe o la incredulidad de sus hijos “…Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible…” Marcos 9:23.

En esta oportunidad veremos tres (03) ocasiones en que esto sucede en las sagradas escrituras, en una veremos como la Fe pudo rescatar a algunas personas del juicio que Dios iba a ejecutar, en otra cómo esta condición imposibilita las obras que Dios quiere hacer y por último el corazón contristo de Jesús por la incredulidad de sus seres amados.

Anuncios

Moisés Intercede por el Pueblo de Israel Deuteronomio 9:7-29, en par de ocasiones que menciona este relato, vemos a la nación de Israel provocando a Ira a Dios, yéndose primeramente en pos de dioses ajenos (vers. 12), y segundo al desobedecer la orden que Dios había dado de ir en contra de sus enemigos dudando de que Él iba a darle la victoria (vers. 22).

El furor de Dios se había encendido en contra de esta nación, a tal punto de que el Creador había determinado exterminarlos y destruirlos, pero fue la intersección de Moisés que durante cuarenta días y noches oró postrado, ¿Pero lo hizo con fe?, claro que lo hizo, aunque el texto no indica textualmente que Moisés oró con fe, podemos concluir por tres razones que si lo hizo,

  • 1) Moisés era un hombre de fe
  • 2) Oró en ayuno por cuarenta (40) días y noches (de no creer que funcionaría no lo hubiese hecho)
  • 3) El resultado de esta oración tuvo el resultado deseado.

Dios no obra si no hay fe y vemos como la intersección de Moisés logró hacer que Dios diera la palabra que ejecutara este juicio, sino que el juicio no fuese destrucción total sino menos drástica.

En segunda instancia veremos esta otra verdad en Marcos capítulo seis, la Incredulidad bloquea la bendiciones de Dios, estaba Jesús predicando en otra ocasión en Nazareth (la tierra de dónde provenía) pero las personas cuestionaban a Jesús porque le conocían a él y a sus familiares desde que era pequeño, preguntándose ¿cómo es que este, siendo hijo de carpintero que creció entre nosotros tiene toda esta sabiduría?, sencillamente no creían en Él.

Y Dios creo al ser humano para que creyesen, confiaran y dependiesen de Él, Dios ha usado la Fe como requisito para que el hombre pueda tener una relación con Él, la Biblia dice: “…Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan…” (Hebreos 11:6)

Dios no obrará si el hombre no cree en Él.

Vemos entonces en este pasaje de lo acontecido en Nazareth: “…Y no pudo hacer allí ningún milagro, salvo que sanó a unos pocos enfermos, poniendo sobre ellos las manos. Y estaba asombrado de la incredulidad de ellos. Y recorría las aldeas de alrededor, enseñando…Marco 6:5

De igual manera siendo Jesús el Cristo, el Verbo de Dios, no obró para con este pueblo de Nazareth porque su incredulidad hacia él, así que vemos allí un principio práctico y sencillo, si no hay fe entonces no habrá actuar de Dios en nuestras vidas.

El último caso del día de hoy también lo veremos en la vida de Jesús, específicamente cuando Jesús lloró, es el versículo más corto de la Biblia, pero ¿Cuál fue la razón?, pongámonos en contexto, en Juan once se relata que el gran amigo de Jesús Lázaro estaba muy enfermo y este (Jesús) se encontraba en una aldea alejada de Judea, a pesar de que le habían dado el mensaje no volvió de inmediato a que sus amigos, duró dos días más, él sabía lo que estaba haciendo, llegado el momento de ir a donde sus amigos (María, Marta y Lázaro) le dice a sus discípulos vamos que Lázaro ha muerto.

Anuncios

La tranquilidad del Mesías es sorprendente, un gran amigo había muerto y el no muestra tristeza al contrario indica estar alegre de no haber estado allí (Juan 11:14-15), alegre porque esto lograría que sus discípulos y mucha otras personas vieran el gran milagro que iba a realizar y que esto glorificaría a Dios.

Cuando Jesús va llegando al lugar se encuentra con María y las palabras de ella causan en Jesús molestia y profunda tristeza “…María, cuando llegó a donde estaba Jesús, al verle, se postró a sus pies, diciéndole: Señor, si hubieses estado aquí, no habría muerto mi hermano…” Juan 11:32,

María, Marta y Lázaro eran amigos de Jesús, no podemos asegurar que tanto compartieron, pero ellos si eran creyentes de Jesús como el Mesías, seguramente compartieron tiempo de calidad y bonitas experiencias, pues eso es lo que hacen los amigos, y fue precisamente la amiga de Jesús quien le pone “limite” al poder de Cristo, como si para él existiera algo imposible, como si el tiempo y oportunidad de hacer milagro hubiese pasado, en otras palabras dijo (quizás sin intención): Ya se murió ya no puedes hacer más nada.

Las actitudes de incredulidad al pensar que ya no se podrá hacer más nada molesta y le duele al Señor

“…Jesús entonces, al verla llorando, y a los judíos que la acompañaban, también llorando, se estremeció en espíritu y se conmovió…” Juan 11:33, no era por la muerte de su amigo que Jesús lloró, ni por el llanto de la multitud, él sabía perfectamente que la muerte de Lázaro serviría para glorificar a Dios, lo que le dolió es la incredulidad de su amiga, de aquellos cercanos que creen en Él pero sin embargo le “limitan” creyendo que no podrá hacer más nada.

La Fe en Dios, puede traer grandes bendiciones para el ser humano, desde la salvación hasta grande milagros, la fe nos permite acercarnos a Dios.

La fe ve donde no hay, confía ciegamente, no duda, una vida de fe en Dios permite que Dios obre inmensamente en la vida, caso contrario vemos como la incredulidad puede detener el actuar de Dios en la vida y entristece el corazón de Él.

El autor de los Hebreos dice: “…Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo…” (Hebreos 3:12)

Anuncios

Cuidemos nuestro corazones de este terrible mal que habita en el corazón de los seres humanos y seamos llenos cada día de Fe, creyendo y confiando en aquel que es Dueño de Todo, digamos si a la fe y no a la incredulidad.

Redactado por: Erick Principal

© 2016. Predicas Biblicas. Todos los derechos reservados.

Acerca de Predicas Biblicas

Predicas Biblicas. Portal cristiano dedicado a evangelizar a las naciones a través de predicas cristianas, estudios biblicos, y mensajes cristianos. Para incluir tu material en nuestro portal, crea una cuenta, ingresa a ella, y comienza publicar sermones cristianos, bosquejos para predicar, y cualquier otro material cristiano que edifique el Cuerpo de Cristo.

Ver también

Predicas Cristianas.. No te dejes engañar

No te dejes engañar… Parte II

Predicas Cristianas... Es tiempo de cambiar nuestra forma de pensar y comprender que, como cristianos, sufriremos persecución, pero Dios no nos abandonará...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *