Inicio / Predicas cristianas / Un simple milagro

Un simple milagro

Predicas Cristianas… Predicaciones Cristianas

Texto Bíblico: 2 Reyes 5:1-14

Introducción:

Muchos de nosotros esperamos que los milagros sucedan de cierta manera. El mundo considera que para que suceda un milagro tiene que venir un rayo de luz del cielo e iluminar a la persona o cosa semejante, o que tiene que ser una persona en particular para que suceda el milagro.

Los estudios bíblicos y predicas cristianas nos enseñan que ningún hombre puede hacer un milagro. Los milagros solamente pueden ser hechos por Dios, y como nuestro Dios es soberano Él puede utilizar a cualquier persona, o situación para glorificarse. Y es en este principio que basaremos nuestro estudio bíblico de hoy; hoy usaremos el ejemplo de Naamán y el profeta Eliseo.

Anuncios

Antes de poder entender lo que aconteció en este momento en la historia, y completamente entender el estudio bíblico de hoy, será necesario que nos transportemos brevemente a ese periodo de tiempo, y saber las costumbres y formas de actuar de las personas.

Los estudios bíblicos nos revelan que Siria era el vecino de Israel al noroeste, pero las dos naciones rara vez estuvieron en términos amigables.

Durante el reinado de David, Siria le pago tributo a Israel. Los estudios bíblicos también nos enseñan que en los días de Eliseo, Siria estaba creciendo en poder, y frecuentemente atacaban a Israel; ellos trataban de frustrar al pueblo de Dios y de traerle confusión política.

Manteniendo esto en mente, otra cosa que los estudios bíblicos también nos enseñan claramente es que la lepra en ese entonces, era igual que el SIDA hoy en día, en el sentido que es una enfermedad extremadamente temida.

Los estudios bíblicos nos enseñan que la lepra era una de las enfermedades más temidas; decir que una persona tenía lepra, era igual que decir que esa persona estaba sentenciada a una muerte lenta y agonizante, y debido a ese temor, los leprosos eran apartados y rechazados.

Naamán, general del ejército del rey de Siria, era varón grande delante de su señor, y lo tenía en alta estima, porque por medio de é1 había dado Jehová salvación a Siria. Era este hombre valeroso en extremo, pero leproso.” (Vers. 1)

Entonces aquí vemos un hombre de suma importancia, un general del ejército de Siria, que a pesar de todos sus títulos y poderes, tenía lepra. Estaba sentenciado a una muerte lenta y agonizante.

Pero algo muy grande sucedió, un milagro no esperado, algo no merecido, sino que fue por obra y gracia de Dios. En esos tiempos cuando el ejército de Siria hacia incursiones en Israel era costumbre que se llevaran con ellos cautivos para que les sirvieren de esclavos.

Anuncios

Y de Siria habían salido bandas armadas, y habían llevado cautiva de la tierra de Israel a una muchacha, la cual servía a la mujer de Naamán.” (Vers. 2)

Ahora bien, la sierva de Naamán era una Israelita quien fue secuestrada de su casa. Ella fue arrancada de los brazos de sus padres, para nunca más volverles a ver. En si no sabemos cuan grande fue el sufrimiento de esta sierva de Dios, pero solo nos podemos imaginar.

Dada las circunstancias, me imagino que debe haber sido horrible. Pero que cosa tan irónica esta sucediendo aquí, la esclava de Naamán, la sierva de Dios quien él había hecho sufrir, era la única esperanza que él tenia de ser sanado.

La única esperanza que él tenía venia de Israel, el pueblo de su enemigo.

Como cristianos nosotros tenemos que reconocer que el mundo hoy en día esta en la misma situación. Aquellos que son rápidos de criticarnos, humillarnos, atacarnos, y hacernos pasar esos mal ratos, solo tienen una sola salvación y su nombre es Jesús.

Esta sierva a pesar de que sufría lejos de su familia tenía a Dios en su corazón. A pesar de que en realidad los Sirios eran su enemigo, ella no flaqueo y les dio la respuesta de como se podía sanar.

Esta dijo a su señora: Si rogase mi señor al profeta que está en Samaria, él l lo sanaría de su lepra.” (Vers. 3)

Anuncios

Aquí vemos algo muy importante, vemos que la fe de esta sierva y el amor por Dios en su corazón fueron reflejadas en sus acciones.

Como dije anteriormente, no se conoce mucho acerca de esta sierva, pero su fe en Dios trajo sanidad a un gran líder de Siria. Imaginasen eso, un gran líder de Siria buscando el Dios de Israel. ¿Cómo puede ser esto posible?

Lo que sucede es que Dios había colocado a esta sierva en esa casa con un propósito, y ella le fue fiel. Dios permite que las cosas sucedan, que estemos en situaciones específicas, porque Él tiene un propósito con nuestra vida.

No importa las circunstancias, Dios tiene un propósito con cada uno de nosotros, no importa cuan humilde o pequeña sea la posición, Dios tiene un propósito con nosotros. En este caso el rey de Israel no vio lo que Dios estaba haciendo; no quiso reconocer que Dios se glorifica de muchas maneras en nuestra vida. Su reacción fue:

Luego que el rey de Israel leyó las cartas, rasgó sus vestios, y dijo: ¿Soy yo Dios, que mate y dé vida, para que éste envíe a mí a que sane un hombre de su lepra? Considerad ahora, y ved cómo busca ocasión contra mí.” (Vers. 7)

Esto no es una reacción de una persona con fe, sino que es la reacción de una persona temerosa. El rey de Israel temía que si Naamán no se sanaba, el rey de Siria le declararía guerra. El rey de Israel no vio lo que Dios estaba haciendo, no pudo ver el poder de nuestro Dios porque estaba lleno de temor, y no de fe.

Los cristianos debemos tener mucho cuidado de no caer en la misma situación.

Los estudios bíblicos y predicas cristianas, claramente nos enseñan, que Dios quiere usarnos para que llevemos las buenas nuevas al mundo.

Acerca de Jose Hernandez

Ver también

Como un río que fluye

Predicas Cristianas... Vivir como un río que fluye significa aceptación. Es dejar llegar lo que viene de Dios, y dejar ir lo que el Señor se lleva...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *