El orgullo aleja a Dios de nuestra vida

Predicas Cristianas

Predica de Hoy: El orgullo aleja a Dios de nuestra vida

Predicas Cristianas Lectura Bíblica:Salmo 147:6

Introducción:

El orgullo le hace mucho daño no solo a quien lo padece sino también a quienes están a su alrededor. El orgullo nos priva de vivir una vida llena de armonía con los demás y de disfrutar a nuestros seres queridos; y lo peor de todo, no nos permite acercarnos a Dios. Casi a nadie le gusta estar al lado de alguien que sea altivo y considere inferiores a los demás.

Vamos a ver en estos estudios bíblicos algunas características del orgullo, sus consecuencias y cuál es el mejor camino para tomar.

I. ¿Qué es y cómo es el orgullo?

El orgullo es un defecto inherente a todos los seres humanos. Todos tenemos orgullo en diferentes niveles. Estas son algunas de las cosas que la Biblia habla con respecto al orgullo:

A. Es contencioso. Proverbios 13:10.
B. Precede a la deshonra y a la humillación. Proverbios 11:2; 16:18
C. Es presumido y escarnecedor. Proverbios 21:24

II. Dios y el orgullo

A. Dios aborrece el orgullo. Proverbios 8:13
B. Dios castiga al orgulloso. Daniel 4.

Daniel capítulo 4 es un extraordinario pasaje que habla acerca de cómo el rey Nabucodonosor prácticamente se creía un dios. El relato cuenta que él tuvo un sueño y el profeta Daniel lo interpretó.

Luego de interpretarlo y revelarle al rey Nabucodonosor que debía reconocer que sólo Jehová es Dios, este rey siguió con su soberbia y sufrió un castigo muy humillante:se volvió como una bestia y se fue a comer pasto con los otros animales.

Hasta que un día finalmente reconoció que él no era nadie y que sólo Jehová era el único Dios. Luego de eso Dios en su misericordia lo restauró.

En el versículo 37 el rey Nabucodonosor exclamó que solo “él puede humillar a los que andan con soberbia.

Acerca Gabriel González

Gabriel González

También Revise

Si Dios es por nosotros

Lo que es de Dios permanece

Predicas Cristianas .. Luchar contra Dios es perder el tiempo. Es una derrota segura, porque es imposible doblegar a Dios. Nunca podremos ganarle. Es pura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.